PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: abril 22, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, abril 22, 2024
Ecuador Continental: 04:39
Ecuador Insular: 04:39
No data was found

Debate sobre el acceso a las vacunas contra COVID-19: aumentan los viajeros mayores de 65 años que buscan recibirla en Estados Unidos

Picture of Por: Victor Gonzalez

Por: Victor Gonzalez

Ultima actualización: 2021-01-11 11:15:12

Cada vez son más las personas que desde diferentes países organizan viajes para vacunarse contra el COVID-19 y se acentúa vertiginosamente el debate sobre el acceso a la inmunización y la desigualdad a la hora de llegar a la tan esperada vacuna desde lo particular en contraposición a las dificultades con las que se topan los diferentes gobiernos para lograr la ansiada inmunidad de rebaño.

El contexto global es complejo. Según denunciaron desde Amnistía Internacional, Frontline AIDS, Global Justice Now y Oxfam, los países ricos se aseguraron vacunas contra el nuevo coronavirus para abastecer 3 veces su población. La ecuación inclina la balanza del acceso a la vacuna en favor de pocas naciones, mientras que los países pobres “sólo podrán vacunar a una de cada diez personas contra la COVID-19 durante 2021 si los gobiernos y la industria farmacéutica no toman medidas urgentes para garantizar la producción de dosis suficientes”, advierten. La producción de las vacunas avanza lento, mientras que los diferentes gobiernos de las naciones en desarrollo intentan cerrar acuerdos que les permitan abastecer a sus poblaciones.

En un contexto en donde sólo el 14% de la población tendría acceso al 53% de las vacunas más prometedoras, y según un análisis de la Universidad de Duke publicado en la revista científica Nature, de las 6.800 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus producidas, 3.700 millones han sido compradas por países ricos, Estados Unidos recibe cada vez más solicitudes de viajeros mayores de 65 años que buscan acceder a las dos vacunas disponibles a nivel local, de Pfizer/BioNTech y Moderna, y en algunos casos llegaron a recibirla: turistas de Colombia, Venezuela y Argentina ya se la aplicaron. Incluso medios locales en Canadá hablan de un creciente número de vuelos en jets privados organizados por el “Canadian Snowbird Association”, una entidad de turismo para adultos mayores, jubilados canadienses.

Según cifras del rastreador de estadísticas en tiempo real Our World In Data en el mundo ya se aplicaron más de 17.74 millones de vacunas contra el COVID-19, 5.92 millones de ellas en los Estados Unidos, 4.5 millones en China y 1.69 millones de dosis en Israel. Es por esto que no sorprende que muchas personas con posibilidades de viajar se interesen en Norteamérica como oportunidad para un acceso temprano a la inoculación. El organismo People ‘s Vaccine conformado por Oxfam y Gavi denunció que los países pobres se quedan atrás porque los ricos les han aventajado tres veces más. Se estima que solo uno de cada 10 pobladores de naciones de bajos recursos podrá recibir la vacuna a finales de 2021.

En la Argentina, se conocieron dos casos locales: Ana Rosenfeld y la mamá de Yanina Latorre. Por el momento, se está aplicando en el país la vacuna desarrollada por el Centro Gamaleya, Sputnik V, las primeras 300 mil dosis adquiridas, mientras que el Ejecutivo anunció el envío de la segunda tanda a las provincias de esa tanda de dosis, busca adquirir inoculaciones de las vacunas chinas de Sinopharm y CanSino y ultima los detalles para avanzar en el proyecto de producción conjunta con México sobre la de AstraZeneca Oxford. En el caso de la vacuna rusa, las autoridades locales esperan la documentación correspondiente por parte de los desarrolladores de Sputnik V, es decir los resultados de su aplicación en la población mayor de 60 años que demuestre su eficacia, eficiencia y seguridad en esta franja etaria.

 

olviendo al caso local y según contó la abogada Ana Rosenfeld a Teleshow, su comienzo del año 2021 será inolvidable. Lo recibió junto a su hija Stefanía y su cuarto nieto, Ralph, que nació en marzo pasado en Miami en plena pandemia del coronavirus, y a quien recién conoció el 10 de diciembre cuando llegó de visita a los Estados Unidos. Por otro lado, y el más importante a nivel salud, el 2 de enero se aplicó la primera dosis de la Vacuna Moderna contra el COVID-19. Tanto ella como su marido cumplían los requisitos que el Gobierno estadounidense pide para aplicarla. Es gratuita y 28 días después deben darse la segunda dosis.

“Yo siempre quise darme la vacuna. Si hubiera tenido la posibilidad de hacerlo en la Argentina, lo hubiera hecho, pero las primeras llegaron para el personal esencial y esta oportunidad surgió porque estoy acá”, destacó la abogada, que llegó a Estados Unidos en diciembre para pasar las Fiestas junto a su familia.

Compartir este articulo

Facebook
Twitter
Scroll al inicio