PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: abril 22, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, abril 22, 2024
Ecuador Continental: 05:04
Ecuador Insular: 05:04
No data was found

Presidente Lasso rendirá cuentas al país este 24 de Mayo en la Plataforma Social, en el sur de Quito

Picture of Por: streaming streaming

Por: streaming streaming

Ultima actualización: 2023-05-22 08:29:59

La Hora .- Para el ministro de Gobierno, Henry Cucalón, se ha garantizado “la democracia y la seguridad jurídica de los ecuatorianos».

 

El Presidente Guillermo Lasso presentará su segundo informe de rendición de cuentas a la nación este 24 de mayo. En esta ocasión, luego de la disolución de la Asamblea Nacional, el acto se realizará en el auditorio de la Plataforma Social, en el sector de Quitumbe, en el Sur de Quito.

 

La Secretaria de Comunicación de la Presidencia confirmó el lugar y la hora del informe presidencial, situación que había generado desinformaciones en las redes sociales del Ecuador.

Está previsto que el informe a la Nación del segundo año de mandato de Lasso sea el 24 de Mayo, fecha en la que se conmemora la Batalla de Pichincha de 1822, que selló la Independencia del país.

 

Para ese mismo día se espera que el Consejo Nacional Electoral (CNE) comunique al país el cronograma definitivo para las elecciones anticipadas presidenciales y legislativas.

 

Al respecto, Lasso habría adelantado al Washington Post que no postularía su nombre a la reelección, aunque el Ministro de Gobierno, Henry Cucalón, señaló a los medios de comunicación que acompañará la decisión del mandatario si decide optar por la candidatura.

 

Crisis sin conmoción

El pasado 17 de mayo, Lasso aplicó la llamada ‘muerte cruzada’, un mecanismo constitucional que resultó ‘suave’ para superar una crisis política y que no generó el estallido o conmoción social, que muchos analistas presagiaban.

 

La inédita medida le permitió al Presidente disolver el Parlamento, y pedir a las autoridades electorales que convoquen a elecciones anticipadas, mientras él podrá gobernar por decreto hasta que lo reemplace su sucesor.

 

Todo ello, sorprendentemente, sin un solo disturbio y con la aceptación de una amplia oposición política y social a su administración, que está a días de cumplir dos de los cuatro años para los que fue elegido en 2021.

 

Para varios analistas, la situación en Ecuador difiere en mucho con la que en su momento se registró en Perú, cuando una crisis política derivó en la destitución del expresidente Pedro Castillo por el Parlamento, que designó en su lugar a Dina Boluarte, en medio de una oleada de protestas sociales duramente reprimidas por policías y militares.

 

En Ecuador apenas se han anunciado amenazas de protesta si  Lasso llegara a usar algún decreto para aplicar reformas neoliberales.

 

El mandatario, que con la ‘muerte cruzada’ también recortó su mandato, logró con esa medida evitar un juicio político en su contra en la Asamblea Nacional, donde la oposición tenía una amplia posibilidad de censurarlo bajo la acusación de peculado (malversación de fondos públicos) en el caso de la empresa pública Flopec y Amazonas Tanker.

 

Cucalón ha sido claro al afirmar que la decisión tomada por Lasso permitió «garantizar la democracia, la seguridad jurídica» y sorteó los «duros momentos» por la tensión constante con el Legislativo, que tenía una mayoría opositora.

 

Crisis política sin aire

Cucalón consideró que la medida también desinfló una crisis política en un momento en que el Estado se enfrentaba cara a cara con la delincuencia y el crimen, que han recrudecido en los últimos dos años.

 

Por su parte, el analista político Ramiro Aguilar, considera que la aplicación del mecanismo previsto en el artículo 148 de la Constitución resultó ser una alternativa ‘suave’ que salvó de la censura al presidente Lasso.

 

El hecho de que la aplicación de ese mecanismo, avalado por la Corte Constitucional, no haya generado la reacción en las calles supone que la gente aceptó esa salida como una forma de castigo, tanto a Lasso como a la desprestigiada Asamblea Nacional, cuya aceptación social rozaba los niveles más bajos que el propio Ejecutivo.

 

Sin la Asamblea en funciones, Lasso podrá solo emitir decretos en materia económica considerados urgentes, que serán sometidos al dictamen de la Corte Constitucional.

 

Además, para Aguilar, el hecho de que la gente confíe en ir a las elecciones anticipadas sugiere que el pueblo ha preferido aceptar que Lasso recorte su periodo y no se diera paso a la sucesión por dos años del vicepresidente Alfredo Borrero, quien hubiese sido designado tras la eventual destitución del mandatario. (EFE- ILS)

 

El escenario de las elecciones anticipadas

El adelanto de las elecciones también abre la oportunidad para que resurja el progresismo, opinó el analista político Ramiro Aguilar al considerar que tendrá una buena oportunidad de repetir el «correísmo», el movimiento afín al expresidente Rafael Correa (2007-17), que aparece como una tendencia fuerte de cara a las futuras elecciones.

 

Para el catedrático Pablo Dávalos, la coyuntura abierta por la ‘muerte cruzada’ centra el debate político en la discusión de candidatos y las opciones que tendrían para ocupar las vacantes generadas por la medida..

 

El nuevo Gobierno «durará algo más de un año» y no tendrá «mayor margen de maniobra para cambiar aquello que Lasso construyó durante su mandato», opinó Dávalos al señalar que con la ‘muerte cruzada’ el mandatario eludió el escrutinio a su gestión, salpicada desde un principio por frecuentes escándalos de corrupción.

 

Dávalos aseguró que Lasso, quien tiene muy baja aceptación popular según varias encuestas, sufrió también una «derrota estratégica» en las elecciones de gobiernos locales de febrero pasado, cuando trató de aplicar polémicas reformas a través de un plebiscito.

 

Y es que esa consulta popular se había convertido en un «referéndum sobre el propio Gobierno y su legitimidad», y perdió, añadió Dávalos.

 

El proceso también es visto por diversos voceros de la Sociedad Civil como un “momento estelar” para que estos sectores asuman un rol preponderante, no solo en la fiscalización del Gobierno de Lasso, sino en el desarrollo de un plan de gobierno consensuado que permita hacer frente a los problemas fundamentales que afectan a los ecuatorianos.

 

Desde hace varias semanas, sectores como la Iglesia, empresarios, oenegés, la academia y los grupos sociales han reiterado su llamado a un gran acuerdo nacional para sentar las bases que permitan dar respuesta a la crisis de seguridad, desempleo, inversión, educación y salud que afecta a los sectores más vulnerables del país.

 

Ahora, las elecciones anticipadas parecen ser una válvula política de escape que, no obstante, volverá a poner en el tapete de la discusión los principales problemas que afectaban al país desde que Lasso asumió el poder en 2021, como la inseguridad, el auge de la delincuencia, la emigración ilegal, la crisis económica, la pobreza, el desempleo y la corrupción.

Compartir este articulo

Facebook
Twitter
Scroll al inicio