PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: mayo 25, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, mayo 25, 2024
Ecuador Continental: 14:53
Ecuador Insular: 14:53
BANNER-SEGURIDAD-970x250

Roberto Izurieta analiza su paso por el gobierno, y el vínculo que creó con el presidente Noboa como su vocero

Picture of Por: Fernando Castilla Fassio

Por: Fernando Castilla Fassio

Ultima actualización: 2024-05-01 22:18:15

Cuando Daniel Noboa subió al poder, el 23 de noviembre del año pasado, una cara nueva se presentó como secretario de Comunicación del naciente gobierno. Más que nueva, casi inédita en un país tan cerrado, donde a nivel político todos conocen a todos. O creen conocerlos.

Se trata de Roberto Augusto Izurieta Cánova, ahora de 61 años. Un catedrático, estratega político y diplomático de larga trayectoria, pero ejecutada casi toda fuera del país. Nacido en Uruguay de padres ecuatorianos, de quienes tomó la nacionalidad, llevaba muchos años en diversas funciones, más tiempo fuera que dentro del Ecuador, hasta que lo sedujo el proyecto político de Noboa.

En estricto derecho, no fue la primera vez que ocupaba la Secretaría de Comunicación. Ya lo hizo en el gobierno de Jamil Mahuad, entre 1998 y el 2000. Adicionalmente fue embajador de Ecuador en Chile, catedrático universitario y analista oficial de la CNN durante 22 años. Casi nada.

Dentro de un gabinete en que predomina la juventud, Izurieta dejó con rapidez su impronta, su experiencia y sus buenas vibras. Y sobre todo su capacidad de conjugar los mismos verbos que el presidente, pese a que los separa 25 años de diferencia.

Lo que sí quedó claro desde el principio es que, al menos esta vez, su presencia tenía fecha de expiración. El tiempo transcurrió y el secretario decidió dejar su puesto, casi a los 5 meses de ocuparlo.

En “Vera a su Manera”, abordó con Carlos Vera este y muchos otros temas. Y como siempre, conseguimos las respuestas que el país quería escuchar.

Metas y no tiempos

Como parte del gobierno, más que tiempos Izurieta se estableció metas. Y reconoce que la Consulta Popular, el gran objetivo trazado desde el principio del mandato, se convirtió en el punto de inflexión. En la marca que señalaba el fin de su particular periodo. Tal vez el primero bajo el mando de Daniel Noboa.

Su tarea –nos dice- consistía en explicarle al país las decisiones que tomaba el Ejecutivo. El por qué de aquellas. En los motivos. En los beneficios. En los objetivos. Un trabajo muy intenso, pero que supo ejecutar de buena manera. Y el país se acostumbró a verlo en reportes y entrevistas, dando la cara y respondiendo, siempre de forma mesurada y clara.

Su visión a corto plazo estaba puesta en la Consulta, pero nadie se esperaba que el ataque despiadado del crimen organizado, y que se agudizó en enero, movería los planes. A las decisiones cotidianas se sumaron tantas otras, que su labor pasaba por hablar con el presidente Noboa 20 veces al día.

En ese ámbito, recuerda el atentado contra TC Televisión –“horroroso”, es su calificativo- que tanto trastocó todo. En esas circunstancias, señala, los países deben afrontar el mal. O pelean o sucumben.

Su experiencia como consultor externo y estratega, siempre se basó en establecer objetivos claros, para luego priorizarlos. Y con eso en mente, buscó siempre la forma de aportar. De ser una ayuda. Como si de un partido de fútbol se tratase, salía a la cancha a dar el todo por el todo. Podían ganar o perder, pero el esfuerzo no es escatimaba.

Como resultado, termina agotado pero sin arrepentimientos. Feliz con el compromiso adoptado con el país, y como mencionaba Guayasamín, “se va para volver”. Una alusión común al Quito que siente suyo, pese a su vida cosmopolita. Tanto así, que su mayor admiración siempre será para el legendario comediante Evaristo.

“Saldremos adelante”

El panorama actual del país no lo aterra. Tiene la firme certeza de que saldremos adelante, gracias a la riqueza única del Ecuador. Un país privilegiado, y posiblemente el más megadiverso del planeta. Izurieta lo resume así: todo es recuperable.

Y como prueba menciona la Consulta Popular del 21 de abril. Un proceso en el cual los ecuatorianos votaron por un cambio. Como antes votaron por un cambio en la persona de Daniel Noboa, a pesar del terror que inspiró el asesinato de Fernando Villavicencio.

Es la muestra, puntualiza, de una madurez como sociedad. Los ecuatorianos saben lo que desean y lo que necesitan. No quieren regresar al correísmo, e incluso en la Consulta, escogieron de forma libre e independiente en cada una de las preguntas. No fue una posición “en bloque” ni homogénea.

A su criterio, lo del 21 de abril deja varias lecturas interesantes. Deja un mensaje claro de avanzar en todos los frentes, y de que la gente demanda seguridad, justicia y bienestar político y económico. Algo que debemos conseguir, porque Ecuador es un país rico, pero lamentablemente con gente pobre.

Maestro y alumno

Su relación con el presidente Noboa ha sido y es más que cordial. Izurieta reconoce que ha aprendido muchísimo de él –pese a su mayor edad y experiencia- por la enorme capacidad que tiene de adaptación. Según dice, el mandatario sabe leer tiempos y situaciones, y es capaz de procesar los sucesos con mucha rapidez. Haciendo una analogía, tiene una memoria RAM muy poderosa.

Él, en cambio, es “de la vieja escuela”. Es decir, más lento y analítico. Pero no tiene nada de malo. Fue una buena experiencia “complementar” ambos estilos. ¿Y de qué manera? Más que cuestionar o confrontar sus ideas, se encargaba de analizarlas, confirmarlas, compararlas y comentarlas.

Esa fue parte de su responsabilidad como vocero del gobierno. Construir los relatos y darles el significado adecuado. Algo de lo cual se siente muy orgullo, y más aún por la calidad de otros miembros del equipo, y por una característica común: nadie tiene rabo de paja.

Su mayor logro como secretario de Comunicación: interpretar y adaptarse a la mentalidad del presidente Noboa. Y su mayor revés, verse envuelto a veces, aunque sea de forma involuntaria, en confrontaciones políticas y partidistas. Aunque “partidista” –acota- debe leerse como “grupos de interés”, disfrazados de partidos.

Una vez fuera del cargo, aspira que la vocería quede en buenas manos. Que lo superen, incluso. Porque se va con el orgullo de saber que nunca lo llamaron de la Presidencia, para quejarse de sus declaraciones como representante del gobierno.

La crisis con México

¿Qué significó el episodio de la embajada de México? Un momento tenso. Todos en el gobierno sabían lo que pasaba con el exvicepresidente Jorge Glas, y los planes mexicanos de sacarlo del país, para que no sea atrapado por la justicia ecuatoriana. Además, estaban las declaraciones desafortunadas –por decirlo con suavidad- del presidente López Obrador, haciendo acusaciones tan graves como falsas.

La situación de Glas recordaba demasiado a la de María de los Ángeles Duarte, y su fuga desde la embajada de Argentina. Si bien no participó en las reuniones previas a la irrupción en la sede mexicana, entiende, defiende y justifica la decisión que tomó el presidente Noboa. Sí, se hizo lo correcto, y lo exclamará en todos lados.

Y claro, muchos de los palos de México recayeron en Mónica Palencia, la entonces ministra de Gobierno. Izurieta no solo protege su labor, sino que la considera una de las más extraordinarias, inteligentes y honorables personas con quienes ha trabajado. Y ha trabajado con mucha gente durante su vida, en muchas partes y en las más prestigiosas instituciones de América.

Su experiencia como analista le enseñó a no tomar posiciones. Todos los ecuatorianos están a favor o en contra de alguien, pero no es propio de su carácter asumir una bandera, más allá de la que sí esgrime con orgullo –la del gobierno en el cual participó-.

¿Volverá a ese gobierno más adelante, si Noboa es reelecto? Muy posiblemente. El tiempo lo dirá.

Por ahora se concentrará en su trabajo en el Banco Interamericano de Desarrollo, como representante de Ecuador y Chile. Tal vez tenga el tiempo suficiente de escribir sus memorias. Sí, después de todo hay mucho que contar.

Entrevista completa:

 

Compartir este articulo

Facebook
Twitter
Scroll al inicio