PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 18, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 18, 2024
Ecuador Continental: 09:10
Ecuador Insular: 09:10

Nadal: «Espero ser competitivo y dar lo mejor. Pero es imposible pensar en ganar torneos»

ABC .- El balear, que ya se entrena en Brisbane para debutar el día 31 en dobles, admite las dificultades que se encontrará en estos primeros días de su vuelta tras casi un año de ausencia. Vuelve Rafael Nadal a las pistas y la repercusión es mundial. No acudía a Brisbane desde 2017, pero ya ha revolucionado a los australianos, conscientes de que viven un regreso deportivo único. Pero rebaja el balear la euforia porque es casi un año sin tenis, desde aquel 18 de enero de 2023 en el que el cuerpo volvió a dejarlo fuera de juego. Y así, Nadal despeja presiones mientras también influye ilusión. Se siente «mucho mejor» de lo que esperaba «hace un mes», golpea la pelota con fuerza y aunque se le ven las costuras de la falta de rodaje, este torneo preparatorio (del 31 de diciembre al 7 de enero) le dará alas y medida de las cosas. Para empezar, debutará el 31 de diciembre, con horario y rivales aún por confirmar, en el cuadro de dobles, de pareja con su amigo y entrenador Marc López. En individual será el 2 de enero, sin rival ni horario todavía, cuando salte a la pista después de 344 días en la enfermería. De ahí que se muestre más realista que nunca: «Espero sentirme competitivo y dar lo mejor. Pero es imposible pensar en ganar torneos. Estar ya en Brisbane es una victoria«, admitió en su llegada a tierras australianas. «Me siento bien, no me puedo quejar. Hoy me siento mucho mejor de lo que esperaba hace un mes. Pero lo realmente posible es intentar disfrutar de la vuelta a las pistas. No espero mucho, sinceramente, lo único que espero es poder salir a la pista, sentirme competitivo y dar lo mejor de mí», advirtió el balear, en el puesto 663 del ranking. De ahí que pueda enfrentarse a las mejores raquetas de la clasificación desde primeras rondas. Aunque sí tendrá asegurada su presencia en los cuadros finales de los torneos al jugar con ranking protegido. «Va a ser un proceso difícil al principio. Al final, es un año sin estar en una pista de tenis y solo llevo el último mes entrenando con muy buena intensidad. No digo que nada sea imposible, pero estar aquí es una victoria», recalcó Nadal. Por el momento, no hay objetivos a muy largo plazo, aunque ya tiene segura su participación en el Conde de Godó. «No me veo jugando durante mucho tiempo. Quiero intentar darme la oportunidad de ser cada vez más competitivo a medida que avanza la temporada. No soy el jugador que intenta predecir qué tipo de cosas pueden pasar en el corto plazo, y es aún más difícil en un período de tiempo mediano», aseguró. «La forma en la que necesito abordar este proceso es aceptando la adversidad y que las cosas no van a ser perfectas al principio. Sólo tengo que mantener la actitud correcta y el espíritu de trabajo todos los días», añadió. «Creo que en los momentos en que las cosas no van bien, por supuesto que el apoyo de la gente ayuda a seguir adelante. Me siento muy afortunado de haber recibido un gran apoyo en todos lados y Australia siempre ha sido un lugar muy especial para mí», recordó y agradeció a los aficionados. «Por supuesto, cuando no estás en la pista, te pierdes algunas cosas. Al final, esto es algo que hice casi toda mi vida y cuando no puedes competir, por supuesto que extrañas la competición, a los aficionados, jugar en los mejores estadios, el salir y ver la pista llena, pero lo que más eché de menos probablemente fue la sensación de que estás listo para competir, que te sientes listo para disfrutar e intentarlo», sentenció.

Nadal: «Espero ser competitivo y dar lo mejor. Pero es imposible pensar en ganar torneos» Leer más »

Alcaraz se convierte en uno de los tenistas más completos del mundo: arrebata otro récord a Djokovic, Federer y Nadal

Infobae .- Con su título en Queen’s, el tenista murciano ya ha ganado un torneo en todas las superficies. Supera en precocidad al ‘Big Three’ y se convierte en el quinto más joven de la historia que lo consigue Carlos Alcaraz llegó, vio y venció en el torneo de Queen’s. Su debut en la competición preparatoria para el tercer Grand Slams de la temporada, Wimbledon, fue inmejorable. Sin precedentes a los que agarrarse puesto que no había competido nunca en Queen’s, Alcaraz demostró que su tenis también es letal sobre el pasto. Superó a un combativo Álex de Miñaur, recuperó el número uno del ranking y se convirtió en el cuarto tenista español después de Rafa Nadal, Feliciano López y Andrés Gimeno capaz de ganar al menos un torneo en las tres superficioes posibles: tierra batida, hierba y pista dura. “Estoy mostrando un gran nivel en hierba”, aseguraba el propio Alcaraz con el gigantesco trofeo de Queen’s entre sus manos. Es el undécimo título de su carrera después de siete en tierra (Madrid y Barcelona en dos ocasiones cada uno, Río de Janeiro, Umag y Buenos Aires) y tres en dura (US Open, Indian Wells y Miami). El primero sobre la hierba que le permite entrar en el selecto club de tenistas formado por Djokovic, Nadal y Murray que lo han conseguido en torneos 500 o superior. Atrás quedan Nadal, Federer y Djokovic A sus 20 años y un mes, tan sólo cuatro tenistas fueron capaces de conquistar todas las superficies siendo más jóvenes que él. Björn Borg, con 17 años y 11 meses, le siguen Mats Wilander (19 años y tres meses) y Lleyton Hewitt (19 años y tres meses también), y Jimmy Connors (19 años y 11 meses). No verán ni rastro de Djokovic, Feder y Nadal porque los integrantes del Big Three lo consiguieron siendo más mayores que Alcaraz. El serbio con 24 años y dos meses por los 21 y diez meses del suizo y 22 años del español. Federer consiguió ese hito en 2002, Alcaraz ni si quiera había nacido, cuando logró el título en el ATP Masters 1000 de Hamburgo disputado en tierra batida. En esa final doblegó al mítico Marat Safin por 6-1, 6-3 y 6-4. Nadal lo consiguió en Wimbledon del año 2008. Esa final fue histórica y es para muchos el partido del siglo, ya que el español superó a Roger Federer por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7. Mientras que el serbio, actual tenista con más Grand Slams, tardó mucho más en despegar. El de Belgrado lo consiguió en el 2011, uno de sus mejores años como profesional, cuando con 24 años conquistó Wimbledon. Lanzado a Wimbledon Ganar en Queen’s permite a Carlitos llegar como número al tercer Grand Slam del año. Será cabeza de serie y, pese a su poco bagaje sobre hierba, nadie se atreve a retirarle de las apuestas. “No tengo tanta experiencia y en los partidos que he jugado me ha costado un poquito. Djokovic junto con Federer son de lo mejor que ha pisado una pista de hierba, así que va a ser complicado. Kyrgios ya hizo una final de Wimbledon, tiene un juego muy bueno aquí. No voy a decir que no estoy capacitado de ganar a Djokovic, pero en esta superficie tengo menos posibilidades”, explicó Alcaraz antes de llevarse el torneo de Queen’s. Ahora, con su undécimo título y el liderato mundial del tenis bajo el brazo, promete batallar con Djokovic, principal favorito, por Wimbledon. La catedral del tenis le espera.

Alcaraz se convierte en uno de los tenistas más completos del mundo: arrebata otro récord a Djokovic, Federer y Nadal Leer más »

Alcaraz vuela hasta la final del Conde de Godó

ABC .– El murciano se impone a Daniel Evans por un doble 6-2 y jugará por el título ante Stefanos Tsitsipas   No es un secreto que Carlos Alcaraz pretende convertir el Conde de Godó en uno de sus torneos fetiche, como en su día hizo Rafa Nadal, y de momento no lo lleva mal. El murciano avanza a toda velocidad hacia ese objetivo y ya tiene ante si la posibilidad de conquistar su segundo entorchado en Barcelona tras despachar en la semifinal al británico Daniel Evans con mucha solvencia, cada vez más cómodo sobre la arcilla y repitiendo los mismos ciertos que le llevaron a derrotar, sin ceder un solo set, a Borges, Bautista y Davidovich. Sin molestias físicas de por medio es, de nuevo, el Alcaraz de las grandes ocasiones, el que deslumbró la temporada pasada, el que brinda a partes iguales contundencia y espectáculo.   La pista recibe a los protagonistas con un calor inusitado, pero con menos viento que en jornadas precedentes. El de El Palmar arranca como un tiro, con un juego en blanco al servicio en el que suma dos saques directos. Será la tónica del resto de la manga, que solventa en apenas 36 minutos. Enfrente soporta el chaparrón un Daniel Evans más que satisfecho con su presencia en la semifinal. El británico, 32 años, 26 del ranking, afronta el duelo sin complejos y se juega golpes ganadores sin pudor alguno. Pero le falta precisión. Tampoco acierta al entrar en el juego de pícaros en el que tan bien se desenvuelve Alcaraz. Su juego es vistoso, pero no da para poner en aprietos al número dos mundial. Apenas cuenta con una bola de break en todo el set y no la aprovecha. Alcaraz, en cambio, gana las dos de las que dispone. Ahí está la diferencia. El guión no cambia demasiado en la segunda manga, en la que Alcaraz se pone 4-0 arriba en cuestión de pocos minutos. Evans consigue alargar el partido por un arrebato de coraje. Asume riesgos y pone en apuros por primera vez al español. Pero la alternancia de errores y aciertos tampoco le vale para virar el rumbo del partido. Alcaraz acaba venciendo en una hora y veinte minutos sin gastar un gramo de energía de más y saca el billete para una final en donde le espera Stefanos Tsitsipas, que antes había dejado en el camino al italiano Lorenzo Musetti en tres sets (6-4, 5-7 y 6-3). Será el cuarto enfrentamiento entre ambos, y el español siempre salió victorioso en los tres anteriores, el último de ellos en estas mismas pistas del Real Tenis Club de Barcelona, aunque en los cuartos de final (6-4, 5-7 y 6-2 para el murciano). Las dos anteriores fueron sobre superficie dura: en los dieciseisavos del US Open 2021 (6-3, 4-6, 7-6(2), 0-6 y 7-6 (5)), y en los octavos del Masters 1.000 de Miami de 2022 (7-5, 6-3). «Vamos a intentar ver algo de los partidos que he jugado contra él, es bueno mirar lo que hice bien», decía Alcaraz sobre el duelo ante Tsitsipas. «Vamos a pensar lo que no hizo para ganarme, ponernos en su piel y pensar qué haría para ganarme». De ganar, será el noveno título para el murciano, que este año ya ha levantado dos (Buenos Aires e Indian Wells). En el horizonte asoma Madrid, donde también defiende título y en el que todo se le ha puesto un poco más de cara tras las bajas de Nadal y Djokovic. Y después, a expensas de si va o no a Roma, la meta de la temporada de arcilla colocada como siempre en Roland Garros. Mucha tela aún que cortar. Para Tsitsipas, que acumula ya dos finales perdidas en el Godó, ambas ante Rafa Nadal (2018 y 2021) sería el décimo. Admite que vuelve a no ser el favorito, pero no saldrá derrotado de antemano: «Nunca tengo miedo cuando salgo a pista. Hay dar un paso hacia delante, no tengo otra opción».

Alcaraz vuela hasta la final del Conde de Godó Leer más »

Scroll al inicio