PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 18, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 18, 2024
Ecuador Continental: 08:41
Ecuador Insular: 08:41

La carrera de Hollywood por contar la historia de los niños perdidos en la selva

El País .-Productoras de Los Ángeles y de todo el mundo negocian con los abogados de la familia grandes contratos para llevar a la pantalla el relato de los hermanos extraviados en la Amazonia.   La historia de los niños perdidos en la selva colombiana va camino de convertirse en una superproducción de Hollywood. Productores y agentes llegados desde todas partes del mundo están estos días en Bogotá tratando de cerrar un acuerdo con la familia que les permita llevar al cine la forma en la que sobrevivieron los cuatro hermanos que durante 40 días estuvieron extraviados en la Amazonia, solos. “Se ha convertido en una puja al mejor postor. Todo el mundo tiene prisa por quedarse con los derechos y poder venderle la historia en exclusiva a las plataformas”, dice una fuente al tanto de las negociaciones.   Las productoras buscan, sobre todo, el testimonio de Lesly, la hermana mayor, de 13 años, quien se las ingenió para mantener con vida a sus tres hermanos de 1, 5 y 9 años en un lugar repleto de animales salvajes y plantas venenosas. El relato tiene todos los ingredientes de una gran historia. Los grandes estudios quieren llevarla a la gran pantalla y por eso hacen todo lo posible por conseguir los derechos. Los abuelos han llegado a tener entre las manos un contrato con fuertes cantidades de dinero de una empresa de Estados Unidos, pero lo rechazaron al ver que incluía una cláusula que le otorgaba a la empresa los derechos a perpetuidad.   En total, 13 compañías audiovisuales, entre ellas Warner Bros, han hecho llegar sus propuestas por escrito. Los abogados de los abuelos de los niños les han pedido a las productoras que hagan ofertas compatibles con la jurisdicción indígena, que incluyan beneficios para la comunidad de donde son los menores, Araracuara, un pueblo de la Amazonia, y que de ser posible la dirección la lleve alguien de nacionalidad colombiana. Conseguir los derechos, según ha sabido este periódico, incluirá una visita al territorio con los protagonistas de esta historia y una inmersión en la cultura uitoto, la etnia indígena a la que pertenecen.   Los hay que ya se han lanzado a contar lo sucedido en tiempo récord. Un equipo de investigación de TMZ ha empezado a emitir en Hulu y Fox News la primera temporada de una serie titulada The miracle children of the Amazon. El documental está elaborado en base a testimonios de la familia y los militares e indígenas que participaron en el rescate. De acuerdo con fuentes del sector, Netflix y NatGeo ya tienen equipos de producción sobre el terreno. Eso ha echado para atrás a pequeñas y medianas productoras que estaban preparando un pitch para las plataformas de streaming. Cunde la sensación de que el que golpee primero golpeará dos veces.   El presidente Gustavo Petro se ha visto involucrado en esta carrera alocada. El 22 de junio anunció en Twitter que el documentalista Simon Chinn, dos veces ganador del Oscar, llevará a cabo la producción del documental Operación Esperanza, en referencia al nombre con el que fue bautizada la misión. Petro subió una foto acompañado por Chinn y por el subgerente de la televisión pública, Hollman Morris, quien coproducirá el documental. A la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana, la Opiac, no le gustó nada la premura de Petro. “Expresamos nuestro rechazo al anuncio de esta producción documental, pues la decisión sobre su realización es tomada de una manera unilateral por el Gobierno nacional, desconociendo que la labor de búsqueda fue desarrollada por los equipos de los pueblos indígenas de la zona y familiares en un principio, y posteriormente por las fuerzas militares”, escribió la organización en un comunicado que hizo público.   A su forma de ver, el Estado no puede tomar decisiones sobre la realización de un documental a espaldas de los familiares, la guardia indígena y las distintas organizaciones y comunidades que participaron en la búsqueda, “pasando por encima de la autonomía, sistema de conocimiento y gobierno propio de nuestros territorios, la región amazónica y todas las personas que allí habitamos”. La Opiac pide que no se adelante ninguna producción hasta que no se lleve a cabo un espacio en el que todas las organizaciones y personas involucradas puedan participar de la decisión. La decisión parece firme y deja de manifiesto que cualquier estudio que pretenda contar lo ocurrido en la selva deberá llegar a un acuerdo con todas estas organizaciones, lo que seguramente no será nada sencillo.   Esto ocurre a pesar de que la custodia de los niños todavía está en el aire. Mientras se recuperan en un hospital militar, los niños están bajo el resguardo de Bienestar Familiar, el instituto del menor. Las autoridades deben decidir si se quedan a cargo de los abuelos maternos, los padres de la madre que murió en el accidente de avioneta que desencadenó toda la odisea, o en manos del padre, Manuel Ranoque, sobre el que pesan denuncias de malos tratos hacia sus hijos y su esposa. Una tercera opción es que los niños queden bajo la tutela del Estado y sean institucionalizados. En ese caso el desarrollo de todas estas superproducciones quedaría en el aire.   Aún así, las productoras y las plataformas le apuestan todo a ser las primeras. La aventura de los niños de la Amazonia se ha convertido en un fenómeno como en su día fue ¡Viven!, la historia del equipo de rugby perdido en los Andes tras un accidente de avión y que tuvo que recurrir a la antropofagia para sobrevivir; o, más recientemente, el rescate de unos niños en Tailandia que estuvieron dos semanas atrapados en una cueva. Mientras, los niños ven la vida a través de las ventanas del hospital, sin saber lo que el mundo les tiene preparado.

La carrera de Hollywood por contar la historia de los niños perdidos en la selva Leer más »

Aviones canadienses detectan nuevos ruidos en la zona donde desapareció el submarino del ‘Titanic’

El País .- La Guardia Costera de EE UU informa de que el hallazgo ha reorientado las operaciones de búsqueda en un intento de averiguar el origen de los sonidos, perceptibles en los últimos dos días.   La Guardia Costera de EE UU ha informado este miércoles de que aviones canadienses que participan en la búsqueda del sumergible Titan, desaparecido con cinco personas a bordo, han detectado “ruidos submarinos”, incluidos sonidos de golpes, en los últimos dos días y también en lo que va de este miércoles. El aparato comenzó su descenso el domingo para visitar los restos del transatlántico Titanic, hundido en 1912 a 3.800 metros de profundidad en aguas del Atlántico norte, a más de 600 kilómetros al sur de Terranova (Canadá). Pero se le perdió la pista menos de dos horas después de iniciarse la inmersión. El tiempo juega en contra de las operaciones de rescate, ya que se calcula que la reserva de aire en el interior del batiscafo se agotará el jueves a las seis de la madrugada, hora local (mediodía en la España peninsular). “Esta es una misión de búsqueda y rescate, al 100%”, ha dicho en Boston el capitán Jamie Frederick, portavoz de la Guardia Costera de Estados Unidos. “Cuando estás en medio de un caso de búsqueda y rescate, siempre tienes esperanza”.   Los ruidos detectados han llevado a los equipos de búsqueda, en la que participan varios países, a reubicar las operaciones bajo el agua “en un intento de explorar el origen de los sonidos”, según ha explicado la Guardia Costera en una serie de tuits publicados a primera hora de este miércoles; las señales están siendo analizadas por los expertos. El portavoz de la Guardia Costera no ha querido especular acerca de cuándo podría terminar el operativo. “A veces estás en una posición en la que tienes que tomar una decisión difícil. Todavía no hemos llegado a ese punto”, ha dicho Frederik en rueda de prensa, apuntando que las horas “son solo un dato” de los muchos a tener en cuenta en el despliegue. La Guardia Costera no ha facilitado más detalles sobre la naturaleza o el alcance de los sonidos, ni cómo fueron recogidos, aunque varios medios estadounidenses han revelado que los ruidos fueron detectados por aviones canadienses a intervalos de 30 minutos. El responsable máximo de las operaciones de búsqueda, John Mauger, ha prometido en una entrevista a CBS News que seguirán buscando “mientras haya alguna oportunidad de supervivencia” de las cinco personas a bordo. Mauger ha explicado que hay muchos objetos metálicos en la zona donde se perdió el contacto con el Titan, buscado también por barcos desde la superficie por si hubiera podido salir a flote.   El Titan, operado por la empresa estadounidense OceanGate Expeditions, fue construido para permanecer bajo el agua un máximo de 96 horas. El domingo empezó el descenso con cinco personas dentro, pero perdió la comunicación con la superficie después de dos horas de inmersión. A bordo viajaban el multimillonario y explorador británico Hamish Harding, de 58 años, presidente de la empresa de aviación Action Aviation; el experimentado explorador francés Paul Henry Nargeolet, de 73 años, que ha dirigido media docena de expediciones al Titanic; Shazada Dawood, empresario británico de origen paquistaní y administrador de una organización sin ánimo de lucro con sede en California, y su hijo Suleman, de 19 años, y Stockton Rush, el responsable de OceanGate, que comandaba la nave. El coste de la expedición turística ronda los 250.000 dólares (unos 230.000 euros) por persona.   Aviones estadounidenses y canadienses, así como un buque dotado de un sumergible de aguas profundas, siguen rastreando la zona de la desaparición, más de 7.600 millas cuadradas de mar abierto, la superficie equivalente a todo el País Vasco. Tres buques de apoyo han llegado al lugar esta mañana, entre ellos el John Cabot, de la Guardia Costera de Canadá, con sonar de barrido lateral (un aparato que detecta la presencia de objetos sumergidos); el noruego Skandi Vinland, equipado con dos robots submarinos autónomos, y el también canadiense Atlantic Merlin, según ha tuiteado la Guardia Costera estadounidense. Se espera que en las próximas horas se incorpore a las tareas de búsqueda el buque Atalante enviado por el Gobierno francés, que también cuenta con un robot submarino capaz de exploraciones a gran profundidad. Desde San Juan de Terranova, el puerto canadiense del que partió el buque nodriza Polar Prince, que remolcó el Titan hasta la zona de inmersión, estaba previsto que zarpara esta mañana el Horizon Arctic, dotado de un sistema de cabrestante, un torno para levantar grandes pesos. Stockton Rush, director ejecutivo de OceanGate, fue advertido en 2018 por una treintena de representantes del sector de vehículos sumergibles de que el “enfoque experimental” de la compañía podría originar problemas “desde menores a catastróficos”, según ha revelado el diario The New York Times, que tuvo acceso a la carta dirigida a Rush.

Aviones canadienses detectan nuevos ruidos en la zona donde desapareció el submarino del ‘Titanic’ Leer más »

Los equipos de rescate del submarino del ‘Titanic’ detectan “ruidos” bajo el agua en la zona de búsqueda

El País .- La Guardia Costera de EE UU informa de que el hallazgo ha llevado a reubicar las operaciones de búsqueda en un intento de explorar el origen de los sonidos   La Guardia Costera de EE UU ha informado esta madrugada de que un avión canadiense que participa en la búsqueda del sumergible desaparecido Titan, con cinco personas a bordo, ha detectado “ruidos submarinos”. El aparato comenzó su descenso el domingo para visitar los restos del transatlántico Titanic, hundido en 1912 a 3.800 metros de profundidad a más de 600 kilómetros de Terranova, pero poco después se le perdió la pista. El tiempo juega en contra de las operaciones de rescate, ya que se calcula que la reserva de aire en el interior del batiscafo se agotará el jueves.   Los ruidos detectados han llevado a los equipos de búsqueda, en la que participan varios países, a reubicar las operaciones bajo el agua “en un intento de explorar el origen de los sonidos”, según ha explicado la Guardia Costera en una serie de tuits publicados a primera hora de este miércoles. La Guardia Costera no ha facilitado más detalles sobre la naturaleza o el alcance de los sonidos, ni cómo fueron recogidos, aunque varios medios estadounidenses han revelado que los ruidos fueron detectados por aviones canadienses a intervalos de 30 minutos.   El Titan, operado por la empresa estadounidense OceanGate Expeditions, fue construido para permanecer bajo el agua 96 horas. El domingo empezó el descenso con cinco pasajeros, pero perdió la comunicación con la superficie después de dos horas de inmersión. A bordo viajaban el multimillonario y explorador británico Hamish Harding, de 58 años, presidente de la empresa de aviación Action Aviation; el experimentado explorador francés Paul Henry Nargeolet, de 73 años, que ha dirigido media docena de expediciones al Titanic; Shazada Dawood, administrador de una organización sin ánimo de lucro con sede en California y ciudadano británico de origen paquistaní, y su hijo Suleman, y Stockton Rush, el responsable de OceanGate. El coste de la expedición turística ronda los 250.000 dólares por persona.   Aviones estadounidenses y canadienses, así como un buque dotado de un sumergible de aguas profundas, siguen rastreando la zona de la desaparición, más de 7.600 millas cuadradas de mar abierto. Se espera que más embarcaciones lleguen en las próximas horas, entre ellas el buque Atalante enviado por el Gobierno francés, que también cuenta con un robot submarino capaz de exploraciones a gran profundidad. Stockton Rush, director ejecutivo de OceanGate, fue advertido en 2018 por una treintena de representantes del sector de vehículos sumergibles de que el “enfoque experimental” de la compañía podría originar problemas “desde menores a catastróficos”, según ha revelado el diario The New York Times, que tuvo acceso a la carta. © OpenStreetMap contributors

Los equipos de rescate del submarino del ‘Titanic’ detectan “ruidos” bajo el agua en la zona de búsqueda Leer más »

Scroll al inicio