PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 14, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 14, 2024
Ecuador Continental: 23:33
Ecuador Insular: 23:33

DeSantis y Ramaswamy se lanzan contra Haley en el cuarto debate de las primarias republicanas

El País .– Los dos candidatos tratan de frenar el ascenso en las encuestas de la exembajadora en la ONU Nikki Haley se ha convertido este miércoles en el centro de atención del cuarto debate de los candidatos republicanos a las primarias para las elecciones presidenciales de 2024. El ascenso en las encuestas de la exembajadora estadounidense en la ONU la ha convertido en el objetivo de Ron DeSantis y Vivek Ramaswamy, que compiten con ella. Ambos se han lanzado a atacarla desde su intervención inicial, sin tiempo siquiera para entrar en calor. Haley ha bromeado: “Me encanta toda la atención, amigos. Gracias. y el cuarto candidato del debate, Chris Christie, exgobernador de Nueva Jersey, ha puesto el dedo en la llaga: “Estos tres están actuando como si la carrera fuera entre nosotros cuatro”, ha dicho, señalando que en realidad “el quinto tipo”, en referencia a Donald Trump, ausente una vez más, les lleva una ventaja enorme a todo el resto. No está claro si esos ataques hacen mella a Haley o la refuerzan como la alternativa a Trump. La mayor parte del tiempo ha estado tranquila y calmada, pero también apagada, y por momentos se la veía incómoda, sin tiempo de responder a todas las críticas. El emprendedor Ramaswamy, faltón y maleducado en ocasiones, se ha llevado unos cuantos abucheos del público con sus ataques personales a la candidata. DeSantis, gobernador de Florida, ha tenido más cuidado, pero también ha sido contundente. Ambos han presentado a la exgobernadora de Carolina del Sur, la única mujer candidata, como entregada a los intereses corporativos y no suficientemente conservadora. El cuarto debate se celebra en Tuscaloosa (Alabama) y por el momento no hay señalado un quinto debate. La carrera de las primarias empieza el 15 de enero con los caucus de Iowa. DeSantis no perdía ocasión de atacar a Haley a cuenta de casi cualquier asunto a debatir, lo cual llamaba especialmente la atención porque esa no había sido su estrategia en los anteriores debates. El gobernador de Florida ha ido cayendo sin parar en las encuestas y Haley le pisa los talones. La ha atacado en temas como las redes sociales, los transexuales y la inmigración, mostrándose con frecuencia algo tenso, gesticulante, como si fuera un ataque a la desesperada, pero por momentos puede haber resultado eficaz. DeSantis y Ramaswamy han criticado los contactos de Haley con firmas de inversión como BlackRock, que defiende principios de sostenibilidad. También la han atacado por haber formado parte del consejo de Boeing, del que dimitió tras oponerse a un rescate público. “En cuanto a los donantes que me apoyan, simplemente están celosos. Desearían que les apoyasen a ellos”, ha contestado. Ramaswamy ha dicho que Haley estaba “en bancarrota” cuando dejó de ser embajadora ante las Naciones Unidas y luego pasó a formar parte del consejo del gigante aeroespacial Boeing. “No estábamos en bancarrota cuando dejé la ONU: somos gente de servicio público. Mi marido es militar, y yo serví a nuestro país como embajadora de la ONU”, ha contestado primero. Y también ha defendido sus 10 meses en el consejo de Boeing, señalando que lo abandonó durante una disputa sobre los fondos de rescate por la covid. “Me encanta Boeing. Me opuse a los rescates de Wall Street cuando muchos republicanos los apoyaron. Yo les digo a los donantes lo que creo. Ellos no me lo dicen a mí”, ha indicado también. Ramaswamy la ha atacado por el hecho de que el destacado donante demócrata Reid Hoffman había dado 250.000 dólares a un comité de acción política que la apoya. Hoffman “es efectivamente George Soros Jr”, ha dicho. Y ha habido un momento algo infantil en Ramaswamy que se ha llevado abundantes abucheos: ha sacado un cartel escrito a mano que ponía “Nikki=Corrupta”. La moderadora le ha dicho a Haley: “¿Desea contestar?” Y ella ha noqueado a su rival: “No, no merece la pena gastar el tiempo en responderle”. Haley ya tuvo un momento destacado en el tercer debate cuando le dijo: “No eres más que escoria”. Los ataques han sido tan evidentes que Christie ha salido en algún momento en defensa de Haley, especialmente frente a Ramaswamy. “Este es el cuarto debate en el que usted sería votado en los primeros 20 minutos como el fanfarrón más odioso de Estados Unidos. Así que cállese un rato”, le ha dicho. Christie ha afeado a su rival que cuestionase la inteligencia de Haley. En su opinión, Ramaswamy “tiene un problema con las mujeres”, una forma de decir que es un machista. Christie es el único que ha atacado abiertamente a Trump. “A menudo es muy difícil ser la única persona en el escenario que dice la verdad”, ha dicho. Se ha referido a Trump como un “dictador” y un “matón” y, ante el silencio de sus compañeros de debate, también ha hablado de él como “Voldemort”, el personaje de la saga de Harry Potter que no debía ser nombrado. Y ha dicho que quizá sus rivales evitaban criticar a Trump porque tenían “aspiraciones futuras”. “Quizá esas aspiraciones futuras sean ahora o quizá sean dentro de cuatro años. Pero lo cierto es que hay que decir la verdad”, ha continuado. “[Trump] no es apto. Es un tipo que acaba de decir la semana pasada que quiere usar el Departamento de Justicia para perseguir a sus enemigos cuando llegue allí. Tal vez el hecho es que no es apto para ser presidente. Y no hay mayor problema en esta carrera que Donald Trump”, ha añadido. El exgobernador de Nueva Jersey se ha enzarzado con DeSantis porque este no se mojaba sobre si Trump es apto para el cargo. Se limitaba a decir que habría que elegir a alguien que no sea tan mayor y que tenga la posibilidad de cumplir dos mandatos. “Si tienes miedo de ofender a Donald Trump, ¿qué vas a hacer cuando te sientes frente al presidente Xi y frente al ayatolá y frente a Putin? Tienes que estar dispuesto a ofender con la verdad y responder a la pregunta:

DeSantis y Ramaswamy se lanzan contra Haley en el cuarto debate de las primarias republicanas Leer más »

Trump pide retrasar el juicio de Mar-a-Lago hasta después de las elecciones

El País .- Los abogados del expresidente sostienen que la carrera electoral absorbe sus energías y le impediría preparar su defensa. Ni agosto, como proponía la jueza inicialmente, ni diciembre, como sugería el fiscal. Los abogados del expresidente Donald Trump quieren que el juicio por la supuesta retención ilegal de documentos clasificados se retrase hasta después de las elecciones presidenciales de 2024. Aunque sea de forma implícita, es la admisión de que Trump cree que su agenda judicial, y en particular el caso de Mar-a-Lago, puede complicarle sus planes de regreso triunfal a la Casa Blanca. En un escrito presentado ante la jueza Aileen Cannon, los abogados de Trump y de su asistente personal Walt Nauta, también imputado, señalan que “comenzar un juicio de esta magnitud solo seis meses después de la imputación no es razonable, es revelador y daría lugar a un error judicial”. Además de la supuesta complejidad del caso, los abogados de Trump apelan expresamente al argumento electoral: “El presidente Trump es candidato a la presidencia de los Estados Unidos y actualmente es el probable candidato del Partido Republicano. Esta empresa requiere una enorme cantidad de tiempo y energía, y ese esfuerzo continuará hasta las elecciones del 5 de noviembre de 2024. El trabajo del señor Nauta requiere que acompañe al presidente Trump durante la mayoría de los viajes de campaña por todo el país. Esta programación hace que la preparación del juicio con ambos imputados sea todo un reto. Dicha preparación requiere una planificación y un tiempo significativos, lo que hace que el calendario actual sea insostenible, lo que aconsejaría un aplazamiento”, dice el escrito. Los candidatos republicanos a las primarias ya están metidos en campaña en los primeros estados que celebran las primarias y también han empezado a hacer incursiones con su caravana electoral en algunos de los estados llamados a votar el supermartes, el próximo 5 de marzo, que es el día decisivo en las primarias, al votar un gran número de estados. La carrera republicana tiene marcada en la agenda el pistoletazo de salida el 15 de enero de 2024, cuando se celebran los caucus de Iowa, el primer Estado en que los votantes manifestarán sus preferencias. Ventaja de Trump Trump cuenta por ahora con una gran ventaja en las encuestas frente a todos sus rivales. La campaña de Ron DeSantis, su principal alternativa, no ha logrado tomar fuerza en ningún momento. A DeSantis le cuesta encontrar el tono con el que enfrentarse a Trump sin indisponer a las bases trumpistas y ha tenido varios patinazos que le mantienen muy alejado en intención de voto del expresidente. El resto de rivales, entre ellos Mike Pence, Nikki Haley o Tim Scott, tampoco avanzan. De la docena larga de candidatos, muchos no tienen garantizado ni siquiera acudir al primer debate, que se celebra en Milwaukee el 23 de agosto en Milwaukee (Wisconsin), pues se exige un mínimo de intención de voto y tener al menos 40.000 donantes. Rizando el rizo, uno de los candidatos, Doug Burgum, gobernador de Dakota del Norte, está ofreciendo tarjetas regalo de 20 dólares a 50.000 votantes que le donen un dólar. Así, gastando un millón de dólares alcanzaría esa cota. Mientras, Trump se resiste a asistir al debate. Su ventaja es tan contundente que quiere evitar cualquier margen de error y todo tipo de imprevistos. La mayor amenaza que se cierne contra él es la agenda judicial. Tener que sentarse en el banquillo quizá no le haga especial daño entre los votantes republicanos de las primarias, pero seguramente dificulta mucho su elección en noviembre de 2024 frente al presidente Joe Biden, más que probable candidato demócrata. El riesgo es que las bases republicanas perciban que sus opciones de éxito son muy bajas y opten por otro candidato. La jueza Cannon, nombrada en su día por Trump, había fijado como primera fecha tentativa para el comienzo del juicio el próximo 14 de agosto. El fiscal especial Jack Smith consideraba insuficiente el tiempo para resolver las cuestiones previas y preparar el caso, así que sugirió el 11 de diciembre como alternativa. Ahora Trump plantea un aplazamiento indefinido. “El tribunal debería, por tanto, retirar la orden actual que fija el juicio y posponer cualquier consideración sobre una nueva fecha para el juicio”, indican los abogados en su escrito. El caso presenta una complejidad especial porque parte de las pruebas siguen siendo información clasificada confidencial. El proceso se desarrollará bajo un estricto conjunto de normas prescritas por la Ley de Procedimientos de Información Clasificada, cuyo objetivo es proteger las pruebas clasificadas y gestionar la divulgación de las mismas. Trump hace frente a 37 cargos por violaciones de la ley de espionaje, obstrucción a la justicia, conspiración y falsedad que suman unas penas máximas teóricas de 400 años de cárcel. De todos los cargos, 31 lo son por retención ilegal de documentos sensibles para la defensa nacional. El expresidente se ha declarado inocente. En paralelo, ha comenzado en el condado de Fulton (donde está Atlanta, la capital de Georgia), la selección del gran jurado que podría tomar la decisión de imputar a Trump este verano por la interferencia electoral en las presidenciales de 2020 en Georgia. En lo que parecía un preanuncio de una posible imputación, Fani Willis, la fiscal del condado de Fulton, envió el mes pasado una carta al juez jefe del Tribunal Superior del condado. En ella, indicaba que planea que gran parte de su personal trabaje a distancia la mayoría de los días durante las tres primeras semanas de agosto y pedía que los jueces no programasen juicios y vistas en persona durante parte de ese tiempo. En paralelo, el fiscal especial Smith continúa investigando los intentos de Trump de aferrarse al poder y evitar la certificación de la clara victoria que logró Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020, en las que sacó al expresidente una diferencia de siete millones de votos populares y se impuso por 306 a 232 delegados o votos electorales. Ese caso también está avanzando con la toma de declaraciones en Washington. Cualquiera de ellos puede interponerse en la carrera presidencial de Trump. En cambio,

Trump pide retrasar el juicio de Mar-a-Lago hasta después de las elecciones Leer más »

Gobernador de Florida promete “fuerza letal” en la frontera (EE.UU. – México) y acabar con la ciudadanía por nacimiento

El País .- El gobernador de Florida, quien lucha con Donald Trump por la nominación republicana a la Casa Blanca, endurece su discurso en su segunda visita a la frontera en menos de un mes.   Ron DeSantis ha visitado este lunes la frontera de Estados Unidos y México para compartir su visión de política migratoria de llegar a la Casa Blanca en 2024. El gobernador de Florida busca remontar en las encuestas y recortar la distancia de quien va en cabeza, el expresidente Donald Trump. En plena campaña de conquista de los núcleos más duros de la derecha, el aspirante criticó por blanda la política del exmandatario en la frontera y prometió una estrategia más agresiva, que incluye la “fuerza letal” de las autoridades locales, para poner freno a la inmigración irregular que cruza desde México.   “Esta frontera está controlada por los cárteles de la droga”, aseguró DeSantis en una conferencia de prensa desde Eagle Pass, en Texas. Detrás de él tenía el río Bravo, el límite natural que separa a Estados Unidos de México y el último escollo para miles de personas que inician su viaje al norte desde decenas de países de América Latina.     El gobernador de Florida ha prometido este lunes detener “sin excusas” el flujo migratorio de llegar a Washington tras las presidenciales de noviembre del próximo año. Resume su estrategia en tres puntos: Asegurar la frontera, continuar la construcción del muro y “detener la invasión”. Lo primero que haría sería decretar una “emergencia nacional”, establecer una ley marcial en algunos puntos de los más de 3.000 kilómetros de línea y acabar con las “falsedad del asilo”.   El político ultraconservador se ha sumado a otros aspirantes republicanos, como el propio Trump, que han prometido eliminar incentivos para los inmigrantes que han llegado ilegalmente, como “empleo, beneficios sociales pagados por los impuestos” y la ciudadanía estadounidense por nacimiento. “Me refiero a esta idea de que puedes cruzar la frontera y dos días después tener un hijo que, de alguna manera, es un ciudadano estadounidense. Ese no fue el propósito original de la decimocuarta enmienda [el texto de 1868 sobre protección igualitaria]. Está mal que la gente utilice a nuestro país para turismo de partos”, ha dicho DeSantis.     El mandatario local llegó la noche del domingo a Texas. Ha prometido elevar el uso de la fuerza en el combate de la inmigración irregular. “Vamos a redefinir las reglas para un enfrentamiento. Si alguien se está metiendo a tu casa para hacer algo malo, responderías con fuerza. ¿Por qué no lo hacemos en la frontera sur? Si los carteles están haciendo huecos al muro, terminarán muertos tras esa decisión”, ha señalado el gobernador, quien dijo que la Administración de Trump no hizo nada por erradicar a las organizaciones criminales mexicanas.     El gobernador encabezó dos eventos en la comunidad fronteriza, una región que ha sufrido ante el incremento de inmigrantes que han arribado desde que inició la era de Joe Biden en Washington. Una encuesta de la agencia AP señala que el 60% de los estadounidenses reprueban la política migratoria del Ejecutivo. DeSantis, quien enfrenta problemas en Florida por su retórica anti inmigrante, se ha visto obligado a endurecer su discurso como estrategia de crecimiento en las encuestas.   Esta es su segunda visita a la frontera con México en menos de un mes. A principios de junio, DeSantis viajó a Arizona, un Estado vital para los intereses de los republicanos, para criticar las decisiones adoptadas por los demócratas. Se reunió con autoridades del condado de Cochise, quienes han mostrado preocupación por el aumento de persecuciones de alta velocidad a traficantes de personas.   DeSantis ha aprovechado sus eventos en Texas y Arizona para prometer una reforma legal que permitiría a las policías estatales y algunas oficinas del sheriff de entidades fronterizas deportar a quienes llegan por la línea, una tarea que hoy está en manos exclusivamente del Departamento de Seguridad Interior y la Patrulla Fronteriza.   Críticas a Trump Los periodistas que han cubierto el recorrido de DeSantis por la frontera le preguntaron qué lo hacía diferente de Trump, quien se popularizó gracias a su política de mano dura contra la inmigración. “Me sorprendí cuando me dijeron que hubo más deportaciones los primeros cuatro años de Obama que en la Administración de Trump, lo que me pareció increíble”, señaló el gobernador de Florida a manera de crítica de su principal rival.   “Se construyó algo del muro, pero ni siquiera se acerca a lo que se necesita”, continúo el político. DeSantis admitió que comparte mucho de la visión que Trump tiene de la frontera, pero ha asegurado que mucho de lo prometido por el expresidente en 2016 no se hizo. “Donde diferimos es que seremos más agresivos respecto a lo que él hizo en lo que se refiere a dar poder a las autoridades locales”, ha añadido.   Donald Trump no se quedó callado ante la visita de su rival a Texas. “El presidente Trump hizo más segura la frontera de Estados Unidos. Solo pregúntenle a Ron DeSantis”, afirmaba un comunicado enviado por su campaña. Trump dijo que le había parecido “muy aburrido” el evento de DeSantis en Eagle Pass, donde se reunió apenas con un centenar de personas.   El aspirante emprende una gira por la línea fronteriza en la que promete cerrar el grifo a la inmigración ilegal “sin excusas”. No obstante, no ha explicado cómo logrará mucho de lo que adelanta, acciones que necesitan del Legislativo e incluso reformas constitucionales, improbables en los tiempos de polarización en el Capitolio. “No vamos a tener una segunda oportunidad. O ganamos la elección o jamás vamos a poder arreglar esto”, dijo DeSantis mientras señalaba a sus espaldas, al caudaloso río Bravo.

Gobernador de Florida promete “fuerza letal” en la frontera (EE.UU. – México) y acabar con la ciudadanía por nacimiento Leer más »

Los fallos de Twitter arruinan el lanzamiento de la candidatura de Ron DeSantis con Elon Musk

El País .- El gobernador de Florida se presenta en un vídeo como el candidato del resurgimiento con un mensaje apocalíptico, pero sin citar a Trump.   Gran fiasco para empezar la campaña. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, había convocado a través de una funcionalidad de audio de Twitter para presentar su candidatura a las elecciones presidenciales de 2024 de la mano del magnate Elon Musk. Pero lo que iba a ser su gran momento resultó un patinazo. Por problemas técnicos, con cientos de miles de personas conectadas, la conexión se caía y cortaba todo el rato. Cuando se había rebasado en unos 25 minutos la hora fijada, apenas se habían oído unas cuantas frases entrecortadas.   Mientras el experimento naufragaba, Joe Biden le troleó con un tuit: “Este enlace funciona” y al pinchar llevaba a su campaña. El expresidente Donald Trump también se sumó a las burlas desde su propia red, Truth Social, donde subió un vídeo de un cohete de SpaceX, otra empresa de Elon Musk, derrumbándose y explotando con las letras Ron 2024 en pantalla. Luego puso otro mensaje: “¡Guau! ¡El lanzamiento de DeSanctus en TWITTER es un DESASTRE! Toda su campaña será un desastre”. El propio DeSantis se ha resignado a bromear: “Parece que hemos roto internet”.   Al principio, Musk lanzó el mensaje de Twitter Spaces desde su cuenta en la red, pero nunca llegó a funcionar bien. Pasados algo más de 21 minutos, la emisión se cortó. Quienes se habían quedado pendientes de ese enlace no pudieron escuchar al candidato. David Sacks, que actuaba de moderador, abrió otra emisión y al cabo de otros tres minutos, para quienes se enteraron de que el enlace inicial no valía y acudieron al nuevo, la retransmisión estuvo disponible.   Había pasado cerca de media hora con respecto al horario anunciado cuando DeSantis ha empezado: “Me presento a presidente de Estados Unidos para liderar el gran resurgimiento americano”, ha comenzado su intervención inicial, de unos siete minutos. Para cuando terminó el programa, una hora después, la retransmisión fallida seguía teniendo millones de visualizaciones más que la que sí funcionó.   Cuando De Santis concedió después una entrevista televisiva, hasta el presentador se mofó un poco: “Esté tranquilo, Fox News no se va a colgar”. Antes, la cadena ya había publicado una noticia diciendo que el lanzamiento en Twitter había sido un desastre y también había lanzado una alerta para mofarse: “¿Quiere ver y oír de verdad a Ron DeSantis? Sintonice Fox News a las 8 pm”. El magnate Rupert Murdoch parece marcar el terreno al magnate Elon Musk, que se ha alzado como nuevo referente de parte de la derecha estadounidense al dar pábulo a sus teorías de la conspiración.   Musk dijo luego que invitaba a todos los candidatos presidenciales a participar en un programa similar, pero visto el fiasco del estreno no está claro cuántos aceptarán la invitación. Los fallos de la red social han sido una constante durante su caótico liderazgo de la compañía que compró en octubre pasado.   Mensaje en vídeo Mientras Twitter estaba atascado, el político republicano presentó en paralelo su candidatura a través de un vídeo que dio en primicia el canal conservador Fox News, que también lo difundió en internet. DeSantis tuiteó el vídeo, que en este caso sí funcionó.   En esa primera tarjeta de presentación de su campaña, DeSantis se presenta como el candidato del resurgimiento tras un mensaje con comienzo apocalíptico en el que evita citar a Trump: “Nuestra frontera es un desastre. El Gobierno federal infesta de delincuencia nuestras ciudades y dificulta que las familias lleguen a fin de mes. Y el presidente se tambalea. Pero la decadencia es una opción. El éxito está al alcance. Y merece la pena luchar por la libertad. Rehacer este barco exige devolver la cordura a nuestra sociedad, la normalidad a nuestras comunidades y la integridad a nuestras instituciones. La verdad debe ser nuestra base. Y el sentido común no puede seguir siendo una virtud poco común. En Florida demostramos que es posible. Elegimos los hechos frente al miedo, la educación frente a una doctrina, la acción, la ley y el orden frente a los disturbios y el desorden. Mantuvimos la línea cuando la libertad pendía de un hilo, demostramos que podemos y debemos revitalizar América. Necesitamos el coraje para liderar y la fuerza para ganar. Soy Ron DeSantis. Y me presento a presidente para liderar nuestro gran resurgimiento americano”, reza su primera intervención como candidato. https://twitter.com/RonDeSantis/status/1661491799393964034?s=20   La intervención inicial de DeSantis en el programa de Twitter fue una versión larga de ese mismo mensaje del vídeo. Y la del programa de Fox, una versión intermedia, todas preparadas y con el mismo mensaje que sonaba algo a memorizado y poco natural: invasión de inmigrantes, crimen, drogas e inseguridad. Procuró poner a Florida como ejemplo de lugar donde las cosas funcionan mejor, aunque a veces con estadísticas algo engañosas. Su discurso ha sonado familiar. Defendió sus políticas durante la pandemia, criticó a Disney y a la Reserva Federal y arremetió contra la ideología progresista y los principios de inversión sostenible, conocidos como ESG.   Cultura de la derrota Ni Elon Musk ni el moderador David Sacks, donante republicano, amigo de Musk y apoyo de DeSantis, le preguntaron por Donald Trump. Participaron otros invitados que le elogiaron, pero ninguno le puso en aprietos. La entrevista televisiva, a cargo de un excongresista republicano, parecía también una alfombra roja, sin ninguna pregunta incómoda sobre el expresidente.   Sí hubo una crítica velada al trumpismo, la misma que ya ha repetido en otras ocasiones: “Debemos acabar con la cultura perdedora que ha infectado al Partido Republicano en los últimos años. Los cansinos dogmas del pasado son inadecuados para un futuro vibrante. Debemos mirar hacia delante, no hacia atrás. Necesitamos el coraje para liderar y debemos tener la fuerza para ganar”, afirmó sin citar al expresidente. La candidatura de DeSantis se venía anticipando desde su buen resultado electoral en las elecciones de noviembre del año pasado, cuando resultó reelegido gobernador de Florida con

Los fallos de Twitter arruinan el lanzamiento de la candidatura de Ron DeSantis con Elon Musk Leer más »

El pulso entre Disney y DeSantis tumba una inversión de 1.000 millones de dólares en Florida

El País .- El gigante del entretenimiento cancela sus planes para construir un complejo corporativo para 2.000 empleados en el estado controlado por el aspirante republicano a la presidencia El choque entre Disney y Ron DeSantis ha escalado. El gigante del entretenimiento ha informado este jueves de que ha cancelado sus planes para construir un nuevo complejo corporativo en el centro de Florida. Este campus, conocido como el poblado del Lago Nona, habría tenido un costo entre los 900 millones y los 1.300 millones de dólares, según las últimas estimaciones. La cancelación llega en un momento de alta tensión entre la compañía, que tiene su sede en el estado sureño, y el gobernador Ron DeSantis, quien ha usado la batalla contra la empresa y sus valores progresistas como lanzadera rumbo a su campaña presidencial.   DeSantis redobló su ofensiva contra Disney cuando esta se posicionó contra la norma que prohíbe la enseñanza de educación sexual y temas de género en los primeros años del sistema público y la extendió a todos los grados recientemente. La polémica ley, nombrada No digas gay por sus críticos, es una de las iniciativas estrella del republicano, quien busca competir con Donald Trump en las primarias. El círculo cercano del político, quien fue reelegido en noviembre para un segundo mandato, ha comunicado que la próxima semana se hará oficial la intención de competir por la Casa Blanca.   En otro golpe para restar fuerza a la compañía, DeSantis nombró a los cinco funcionarios que presiden el órgano de vigilancia en el distrito donde se encuentra Disney. La afrenta rompía el acuerdo tácito entre el poder político en Tallahassee, la capital de Florida, con el poder económico de Orlando, desde donde la empresa sirve como principal empleador para el estado de casi 22 millones de habitantes. Es la primera vez desde 1955 que Disney no designa a los miembros del organismo. En respuesta, Disney acudió a los tribunales a demandar a DeSantis por sus “represalias” y por instaurar un ambiente “antiempresarial” en la entidad.   Entre los temas que debía debatir el órgano que DeSantis tomó por asalto estaba el futuro de millonarias inversiones de la compañía. Entre estas estaba la construcción del pueblo Lago Nona, que iba a ser edificado a 30 kilómetros del parque de atracciones que la empresa opera en Orlando, el más visitado del país. Los ejecutivos habían pensado que el complejo albergaría a unos 2.000 empleados que iba a ser trasladados desde California, donde las rentas son mucho más altas. Uno de los departamentos que iba a ser trasplantado al este iba a ser Imagineering, el área que se encarga de desarrollar nuevas atracciones junto al estudio.   Un portavoz de DeSantis afirmó que no estaba claro que el conjunto fuera a convertirse en realidad a pesar de haberse anunciado hace dos años. “Debido a los aprietos financieros en los que se encuentra sumergido la empresa, su caída de valoración y la baja del precio de sus acciones, no sorprende que reestructuren sus operaciones y cancelen proyectos poco exitosos”, dijo Jeremy Redfern. Anna Eskamani, una congresista local, llamó a DeSantis un “imbécil mata empleos” que está más interesado en sus ambiciones políticas y “en la guerra cultural que en el futuro de Florida”.   Josh D’Amaro, el presidente de parques de atracciones en la compañía, aseguró en un correo electrónico a los empleados que la cancelación de los planes de Lago Nona fue por el cambio en las condiciones “del negocio y por el nuevo liderazgo”. En noviembre de 2022, el consejo de administración de la compañía tomó la decisión de traer de vuelta a Bob Iger, el carismático ejecutivo que guio a Disney durante años decisivos de crecimiento.   Iger, que estaba en el retiro, sustituyó a Bob Chapek como consejero delegado. En febrero, Iger anunció un severo plan de recortes que incluía el despido de 7.000 empleados y el freno a varias inversiones, entre estas muchas producciones que iban a servir para ampliar el catálogo de series y películas de Disney+. La compañía ha anunciado este jueves, como parte de estos ajustes, dejará de operar su crucero temático de Star Wars. El Galactic Starcruiser, que cobraba 2.500 dólares por noche, hará su último viaje el 28 de septiembre.   A pesar de los tiempos que se viven en el reino de Mickey Mouse, D’Amaro se ha mostrado optimista en el futuro de la empresa. “Tenemos planes de invertir 17.000 millones de dólares y crear 13.000 puestos de trabajo en los próximos diez años. Espero que podamos hacerlo”, escribió el encargado de los parques a los empleados.

El pulso entre Disney y DeSantis tumba una inversión de 1.000 millones de dólares en Florida Leer más »

Biden anuncia su candidatura a la reelección en 2024

El País .– El presidente de Estados Unidos confirma a través de un vídeo titulado ‘Acabemos el trabajo’ su candidatura para un segundo mandato que finalizaría con 86 años   Joe Biden quiere ser presidente de Estados Unidos hasta los 86 años. Ese secreto a voces es ya un anuncio oficial. Biden ha proclamado este martes a través de un vídeo de tres minutos, bajo el título Let’s Finish the Job (Acabemos el trabajo) que se presentará a la reelección el 5 de noviembre de 2024. El anuncio, en el que llama a defender la libertad y la democracia frente al intento de los extremistas de cercenarlas ―identifica a estos radicales con la corriente trumpista MAGA, Make America First Again (Hagamos que América vuelva a ser grande)― ha llegado el 25 de abril, el mismo día en que hace cuatro años entró en la carrera por la nominación del Partido Demócrata para desalojar a Donald Trump de la Casa Blanca. En la campaña de 2020 recitó su poema favorito del irlandés Seamus Heaney, en el que “la esperanza y la historia riman”. Ahora, la historia rima consigo misma y la hipótesis más probable es que Biden se enfrente de nuevo a Trump.   Con imágenes del asalto al Capitolio, Biden empieza su mensaje apelando a la “libertad”. “Ese ha sido el trabajo de mi primer mandato: luchar por nuestra democracia, proteger nuestros derechos, asegurarnos de que todo el mundo en este país recibe el mismo trato y de que todo el mundo tiene una oportunidad justa”, explica con imágenes de su actividad y de la vicepresidenta, Kamala Harris, que repite como pareja electoral, para pasar de nuevo al ataque.   “Por todo el país, los extremistas MAGA se están alineando para acabar con esas libertades fundamentales, recortando la Seguridad Social, que pagas durante toda tu vida, recortando los impuestos de los más ricos, dictando qué decisiones sanitarias pueden tomar las mujeres, prohibiendo libros y diciéndole a la gente a quién puede amar, todo ello mientras hacen más difícil que puedas votar”, proclama. En el vídeo vuelven las imágenes del asalto al Capitolio, las protestas en favor del aborto y las fotografías de algunos de los republicanos más extremistas: Donald Trump, Ron DeSantis y Marjorie Taylor Greene.   El presidente llevaba meses avisando de que su plan era presentarse a la reelección, pero sin dar el paso oficialmente. Con los presidentes en ejercicio se da prácticamente por descontado que concurrirán de nuevo, pero en el caso de Biden, que cumplirá 82 años poco después de las elecciones de 2024, la duda era razonable. La mayoría de los estadounidenses, e incluso de los votantes demócratas, creen que no debería optar a un segundo mandato, según las encuestas.   En los peores momentos de su presidencia, con la popularidad por los suelos por la inflación, la caótica retirada de Afganistán, la delincuencia y la presión migratoria, muchos demócratas pensaban que era mejor que se apartase. Sin embargo, Biden supo manejar la campaña de las elecciones de mitad de su mandato y los demócratas lograron el mejor resultado en 20 años para el partido del inquilino de la Casa Blanca. Las dudas se disiparon. En la rueda de prensa posterior a aquellas elecciones, le preguntaron si pensaba presentarse a la reelección. Señaló a la primera dama, Jill Biden, y contestó en plural: “Nuestra intención es presentarnos de nuevo”. Ya entonces le dijeron que dos tercios de los estadounidenses preferían que no se presentase y respondió que eso no era algo que fuese a pesar en su decisión. Y al ser preguntado sobre si querría enfrentarse a Trump o Ron DeSantis, bromeó: “Será divertido ver cómo se enfrentan entre sí”.   Más allá de anuncios oficiales, Biden siempre ha insistido en que su plan era optar a la reelección. Con eso disuadía a potenciales rivales de su partido a hacerlo. A diferencia de 2020, el camino de las primarias está expedito para el presidente. No hay rivales de peso y los demócratas han cerrado filas con él. Sí ha anunciado su candidatura el activista antivacunas Robert F. Kennedy Jr., de 69 años, cuyo principal activo es el apellido de su padre, senador por Nueva York, fiscal general de Estados Unidos y candidato presidencial Robert F. Kennedy, asesinado en 1968, y de su tío, el presidente John F. Kennedy, asesinado cinco años antes. También lo ha hecho Marianne Williamson, cuya presencia es igualmente anecdótica.   Por si la falta de rivales de peso fuera poco, el Partido Demócrata ha redibujado el calendario de primarias a medida de Biden. Comenzarán el 3 de febrero en Carolina del Sur, el primer Estado donde Biden ganó en 2020, tras sus derrotas en Iowa y New Hampshire. Seguirán New Hampshire y Nevada el 6 de febrero; Georgia, el 13 de febrero, y Michigan el 27 de febrero. La convención demócrata que debería proclamar su candidatura a las presidenciales está prevista para los días 19 a 22 de agosto de 2024 en Chicago.   La pareja electoral de Biden vuelve a ser Kamala Harris, la vicepresidenta. Es lo habitual repetir y aunque Harris no es muy popular, complementa al presidente. Ella aparece en numerosas escenas del vídeo de lanzamiento, que concluye con el logo: Biden Harris. La página web de la campaña de Biden lo dice expresamente: “Ya es oficial: Joe Biden y Kamala Harris se presentan a la reelección”.   Según han informado medios locales, Biden ha decidido poner al frente de su campaña a Julie Chavez Rodríguez, muy cercana a la vicepresidenta. Si Biden logra la nominación demócrata, la nieta del histórico líder sindicalista y de derechos civiles Cesar Chavez se convertiría en la primera latina en dirigir una campaña presidencial.   El presidente apeló en el último discurso sobre el estado de la Unión, en febrero, a la necesidad de “terminar el trabajo”, algo que se podía interpretar como una invitación al Congreso para aprovechar la segunda mitad de su mandato, pero también como un anuncio subliminal sobre su voluntad de volver a presentarse, como ahora ha confirmado el

Biden anuncia su candidatura a la reelección en 2024 Leer más »

Scroll al inicio