PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 18, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 18, 2024
Ecuador Continental: 09:11
Ecuador Insular: 09:11

JPMorgan compra el First Republic Bank tras ser intervenido por las autoridades de EE UU

El País .- Es la tercera entidad intervenida en el país en menos de dos meses, después de los colapsos del Silicon Valley Bank y el Signature Bank. Un nuevo banco regional desaparece en Estados Unidos. El First Republic Bank se ha convertido en la madrugada de este lunes en la última víctima de la crisis financiera que golpea al país, que ya dejó por el camino el mes pasado al Silicon Valley Bank y al Signature Bank. Pasadas las tres de la madrugada hora de Washington, más de las 9 de la mañana en la España peninsular, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) ha anunciado la intervención de la entidad y un acuerdo de venta a JPMorgan, el primer banco de Estados Unidos, que asumirá todos sus depósitos y prácticamente todos los activos. “Los depositantes del First Republic Bank se convertirán en depositantes de JPMorgan”, señala el texto. “Nuestro Gobierno nos invitó a nosotros y a otros a dar un paso adelante, y lo hemos hecho”, ha dicho a través de un comunicado Jamie Dimon, presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase, una entidad que lleva en su ADN salir al rescate de competidores. “Nuestra solidez financiera, nuestras capacidades y nuestro modelo de negocio nos han permitido preparar una oferta para ejecutar la operación de forma que se minimizaran los costes para la FDIC”, ha añadido. Unos 800 empleados del banco han trabajado en la preparación de la oferta y la revisión de los datos de First Republic. JP Morgan paga 10.600 millones de dólares por la entidad, pero después de que se haya saneado su balance. La FDIC ha admitido que la operación de rescate supondrá un coste de aproximadamente 13.000 millones de dólares para el Fondo de Seguro de Depósitos, y la FDIC y JPMorgan se repartirán las pérdidas del First Republic en los préstamos residenciales y comerciales que tiene pendientes. JPMorgan, en cambio, se apuntará una ganancia extraordinaria inicial de aproximadamente 2.600 millones de dólares después de impuestos, aunque esa cifra no refleja los aproximadamente 2.000 millones de dólares de costes de reestructuración después de impuestos previstos para los próximos 18 meses. Dimon confía en que sea una operación rentable a medio y lago plazo. Espera que la operación aumente modestamente los beneficios por acción y genere más de 500 millones de dólares de beneficios netos adicionales al año, sin incluir las cifras anteriores. A todo eso se une el beneficio intangible de contener la propagación de la crisis para el conjunto del sistema. Las 84 sucursales que el First Republic tiene repartidas por ocho Estados del país operan ya desde este mismo lunes como parte de JPMorgan. El comprador ha dicho a los analistas que se compromete a “tratar a los empleados [de First Republic] con respeto, atención y transparencia”, pero no a mantener sus empleos. Sí ha dicho que intentará “minimizar” los despidos. La entidad regional estaba en el ojo del huracán, y la semana pasada sufrió importantes desplomes en Bolsa tras informar de que en marzo vivió una masiva fuga de depósitos. Su intervención parecía así cuestión de tiempo, y se ha confirmado tras un fin de semana de intensas negociaciones en el que las autoridades han tratado de sellar la grieta que representaba para el sistema financiero. El objetivo, como en los rescates anteriores, también orquestados en fin de semana, era evitar que continuase la sangría de salidas de depósitos, retroalimentada por la espiral de noticias negativas y caídas de la cotización, que amenazaba la viabilidad del banco y podía provocar una quiebra incontrolada y caótica. Fundado en 1985, con sede en San Francisco y sucursales principalmente en California y zonas urbanas de la Costa Este, de alto poder adquisitivo, First Republic era el 14º banco del país por tamaño de activos a finales de 2022 y el segundo mayor que cae en la historia de Estados Unidos, solo por detrás del Washington Mutual, adquirido también por JP Morgan en 2008. Los problemas de First Republic eran en parte de solvencia y en parte de liquidez. Tenía abundantes minusvalías latentes en una cartera de hipotecas concedidas a tipos de interés fijos muy bajos. El banco reconoció que el valor de mercado de esos activos era 27.000 millones de dólares inferior a su valor en libros, pero como eran pérdidas latentes, la entidad cumplía en teoría con los requisitos de capital regulatorio y hasta seguía publicando resultados con beneficios. Esa buena salud era, sin embargo, ficticia. Sus clientes sacaron 102.000 millones de dólares de sus cuentas en el primer trimestre, pese a que JP Morgan y otras entidades le inyectaron 30.000 millones de dólares en depósitos, y el banco tuvo que recurrir a financiación de la Reserva Federal. De esos 30.000 millones, 5.000 millones eran de JP Morgan. Dimon ha indicado en una presentación a analistas e inversores que el banco devolverá los otros 25.000 millones a las grandes entidades que participaron en ese primer intento de apuntalar la entidad. En plena crisis de confianza, el First Republic trató de salir adelante y recomponer su balance y su cuenta de resultados cancelando el dividendo y suprimiendo el pago de la retribución a las participaciones preferentes, pero todos los esfuerzos han sido finalmente en vano, y JPMorgan se ha impuesto en la puja abierta por las autoridades. Según ha informado la FDIC, la entidad contaba a fecha de 13 de abril con uno 229.100 millones de dólares en activos y 103.900 millones en depósitos. De ellos, JPMorgan se quedará con 173.000 millones en préstamos y 92.000 millones en depósitos. Los clientes que no se mudaron a otra entidad, podrán seguir utilizando sus actuales sucursales, aunque para usar las oficinas de JPMorgan deberán esperar a que el nuevo propietario les envíe un aviso. Con el rescate del que llevaba varias semanas apareciendo como el eslabón más débil del sistema financiero estadounidense, las autoridades esperan haber atajado la crisis y puesto fin al contagio iniciado con el colapso del Silicon Valley Bank. Habrá que ver, sin embargo, si entre

JPMorgan compra el First Republic Bank tras ser intervenido por las autoridades de EE UU Leer más »

Rebotan las acciones de Credit Suisse tras el millonario rescate del banco central de Suiza

INFOBAE .- Los papeles del banco en problemas llegaron a subir hasta 40% en los primeros minutos de operaciones de Zurich.   La acción de Credit Suisse saltó con fuerza en el inicio de las operaciones en el Swiss Exchange de Zurich, el principal mercado de Suiza. El papel del atribulado banco llegó a subir hasta 40% antes de estabilizarse. Las subas llegan luego de días de especulaciones que llevaron a la acción a tocar mínimos históricos este último miércoles y de que la entidad anunciara que el Banco Nacional de Suiza le extenderá un salvavidas de hasta USD 54.000 millones para disipar la inquitud de ahorristas e inversores. Credit Suisse, en el ojo de la tormenta de la crisis bancaria europea, se recuperaba un 19,50% tras anunciar que pediría un préstamo de hasta 54.000 millones de dólares al banco central suizo para reforzar la liquidez y la confianza de los inversores. Las acciones de la entidad, con sede en Zúrich, habían caído un 24% el miércoles hasta un mínimo histórico. El banco se había transformado en el foco de los temores inversores luego de los resonantes derrumbes de Silicon Valley Bank y Signature Bank en los Estados Unidos y había empujado a la baja a los principales mercados del mundo. A Flourish chart Credit Suisse dijo el jueves que estaba tomando “medidas decisivas” para reforzar su liquidez pidiendo prestados hasta USD 54.000 millones al banco central suizo, después de que la caída de sus acciones intensificara los temores sobre una crisis más amplia de los depósitos bancarios. Los problemas de la entidad helvética han desplazado el foco de atención de los inversores y reguladores de Estados Unidos a Europa, donde Credit Suisse lideró una liquidación de acciones bancarias después de que su mayor inversor dijera que no podía proporcionar más ayuda financiera debido a las restricciones regulatorias. El anuncio del banco suizo a primera hora de la mañana europea ayudó a recortar algunas de esas pérdidas, aunque el comercio era volátil. En su comunicado de la madrugada del jueves, Credit Suisse dijo que ejercía su opción de pedir prestado al Banco Nacional Suizo hasta 50.000 millones de francos suizos (USD 54.000 millones). La atención de los inversores se centra ahora en las medidas que adopten los bancos centrales y otros reguladores asiáticos para restablecer la confianza en el sistema bancario, así como en la exposición de las empresas regionales al Credit Suisse. En una declaración conjunta el miércoles, el regulador financiero suizo FINMA y el banco central del país trataron de aliviar los temores de los inversores en torno a Credit Suisse, afirmando que “cumple los requisitos de capital y liquidez impuestos a los bancos de importancia sistémica”. Según indicaron, la entidad podría acceder a la liquidez del banco central en caso necesario. Credit Suisse acogió con satisfacción la declaración de apoyo del Banco Nacional Suizo y la FINMA. El Banco Nacional de Suiza apuntaló a Credit Suisse y el mercado finalmente respiró (Reuters) Credit Suisse sería el primer gran banco mundial al que se le concede un salvavidas de este tipo desde la crisis financiera de 2008, aunque los bancos centrales han concedido liquidez de forma más general a las entidades en momentos de tensión en los mercados, incluida la pandemia del coronavirus. La quiebra de SVB la semana pasada, seguida de la de Signature Bank dos días más tarde, provocó una montaña rusa para las acciones y bonos bancarios mundiales esta semana, en la que los inversores descontaron las garantías ofrecidas por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y las medidas de emergencia que daban a los bancos acceso a más financiación. La FINMA y el banco central suizo dijeron que no había indicios de riesgo directo de contagio para las instituciones suizas de las turbulencias del mercado bancario estadounidense. Con anterioridad, las acciones de Credit Suisse lideraron una caída del 7% en el índice bancario europeo .SX7P, mientras que los swaps de incumplimiento crediticio (CADS) a cinco años de la emblemática institución financiera suizo alcanzaron un nuevo máximo histórico. Las rápidas subas de las tasas de interés han dificultado a algunas empresas la devolución o el servicio de los préstamos, aumentando las posibilidades de pérdidas para los prestamistas, preocupados también por una recesión. Los operadores apuestan ahora a que la Reserva Federal, de la que se esperaba la semana pasada que acelerara su campaña de alzas de tasas ante la persistencia de la inflación, se vea obligada a hacer una pausa e, incluso, a dar marcha atrás.

Rebotan las acciones de Credit Suisse tras el millonario rescate del banco central de Suiza Leer más »

La acción de Credit Suisse se derrumba mientras los temores por el sector bancario ahora se focalizan en Europa

INFOBAE .- El principal accionista del banco suizo dijo que no tiene planes de brindar asistencia a la empresa que arrastre pérdidas hace cinco trimestres. La entidad es el foco de los vaivenes de las acciones financieras europeas tras el colapso de Silicon Valley Bank   Las acciones de Credit Suisse cayeron un 18% hasta un nuevo mínimo histórico tras los comentarios de su principal accionista de que no le aportaría más capital. Con la firma suiza a la cabeza, los papeles de bancos europeos mostraban al mismo tiempo bajas generalizadas al resurgir los temores de los inversores sobre la salud de las carteras de bonos del sector tras la quiebra de Silicon Valley Bank. Credit Suisse había revelado el martes que su auditor, la empresa PwC, identificó “debilidades materiales” en sus controles de información financiera. El miércoles, sus acciones se hundieron a un nuevo mínimo de 1,99 francos suizos después de que el presidente del Banco Nacional Saudí (SNB), que compró una participación del 10% en Credit Suisse el año pasado, descartara proporcionar más ayuda financiera a la entidad financiera suiza. A Flourish chart “No podemos porque superaríamos el 10%. Es una cuestión regulatoria”, dijo el presidente del SNB, Ammar Al Khudairy, en una entrevista con Reuters. El banco saudí posee una participación del 9,88% en Credit Suisse, según datos de Refinitiv. La cotización de las acciones del banco suizo se interrumpió a última hora de la mañana, cuando cayeron una quinta parte y alcanzaron nuevos mínimos históricos, tras haber sido golpeadas a principios de semana por las repercusiones en el mercado de la quiebra del Silicon Valley Bank. El segundo mayor banco suizo intenta recuperarse de una serie de escándalos que han minado la confianza de inversores y clientes. Las salidas de clientes en el cuarto trimestre ascendieron a más de 110.000 millones de francos suizos (USD 120.000 millones). Los seguros contra un default de Credit Suisse saltaron a 565 puntos básicos luego de haber empezado marzo debajo de las 350 unidades. Pero aunque el banco suizo es el principal exponente de las dudas de los inversores, todo el sector financiero europeo está sufriendo castigo en las bolsas del viejo continente. El índice Euro Stoxx Bank cayó el miércoles un 5,6% debido al desplome ya mencionado de Creddit Suisse, a que Société Générale perdió un 9,6%, el Bank of Ireland cedió un 9,2% y BNP Paribas cayó un 8,8%. La sala de operaciones de la Bolsa de Frankfurt. REUTERS/Staff Las acciones de los bancos se enfrentaron a ventas masivas en los últimos días y los rendimientos de la deuda soberana cayeron, mientras los operadores evaluaban la quiebra de Silicon Valley Bank y sopesaban un posible cambio en la política de tasas de interés de algunos de los mayores bancos centrales. El índice de referencia Stoxx 600 bajaba casi un 2%, mientras que el FTSE 100, con un elevado peso de la banca, perdió un 1,8% y el CAC40 francés, un 2,5%, al prolongarse por tercer día el nerviosismo de los inversores. En EEUU continúa la vigilancia Aunque las acciones de bancos regionales golpeados por el colapso de Silicon Valley Bank ensayaron un repunte en la rueda del martes, en los Estados Unidos no dan por terminado el episodio. La Casa Blanca sigue de cerca la evolución de First Republic y otros bancos más pequeños tras las medidas adoptadas el domingo para proteger a los depositantes después de la quiebra de Silicon Valley Bank y Signature Bank la semana pasada, declaró el martes un alto funcionario de la Casa Blanca. Al preguntársele si seguía existiendo el peligro de que se produjeran retiradas masivas de depósitos en otros bancos, el funcionario afirmó que el sistema bancario estadounidense se encontraba en “una posición mucho mejor en estos momentos” que si no se hubieran tomado las medidas, y que los depositantes debían tener confianza en que sus fondos estarían protegidos. La Casa Blanca también está vigilando de cerca cualquier salida de dinero hacia los bancos más grandes, y sigue comprometida a garantizar una competencia robusta en el sector bancario, añadió el funcionario.

La acción de Credit Suisse se derrumba mientras los temores por el sector bancario ahora se focalizan en Europa Leer más »

Las acciones de bancos europeos sufren grandes bajas por miedo a un contagio del colapso de Silicon Valley Bank

INFOBAE .- Credit Suisse se desplomó más del 14%, después de meses de debilidad, pero muy pocos papeles financieros se salvaron de los números rojos. El temor llega después de que el domingo el Gobierno de EEUU anunciara que rescataría a los depositantes de dos bancos   Las acciones de bancos europeos recibieron un duro castigo este lunes, a la espera de la apertura de Wall Street, como resultado del colapso de Silicon Valley Bank (SVB) en Estados Unidos. Credit Suisse encabeza las bajas con un desplome que llegó al 14%, después de varios trimestres de malos resultados, pero también entidades consideradas más sólidas sintieron el golpe. El domingo, el Departamento del Tesoro en conjunto con la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió garantizar la totalidad de los depósitos de SVB y de otro banco, Signature de Nueva York, que fue cerrado. También se deecidió una fuerte inyección de en First Republic Bank, otra entidad contagiada por la crisis financiera, que por ahora se mantiene en pie. La entrada del Gobierno de los Estados Unidos en escena busca garantizar que no se genere un efecto dominó en el mercado que genere una serie de quiebras bancarias que genere una crisis sistémica como la que ocurrió en 2008 con la crisis de las hipotecas sub prime. Pero los inversores todavía quieren ver cómo se desarrollan los acontencimientos antes de quedar invertidos en entidades financieras. A Flourish chart Las acciones de Credit Suisse se desplomaron más de un 14% el lunes, alcanzando un nuevo mínimo histórico, ante la preocupación de los mercados por los bancos europeos tras la quiebra del prestamista estadounidense SVB. El alemán Commerzbank se desplomó un 11,3%, el francés Societe Generale y el español Sabadell cayeron un 6,2% y un 9,4%, respectivamente. Otro español, el Santander perdió un 7,4% y el holandés ING un 8,3%. Credit Suisse lleva perdido el 81% de su valor desde que se vio sacudido por la quiebra de la firma financiera británica Greensill en marzo de 2021, el primero de una serie de escándalos que han debilitado al banco con sede en Zúrich. Esas sacudidas obligaron a Credit Suisse a lanzar un importante esfuerzo de reestructuración, pero el banco nunca recuperó su valor en la bolsa. Credit Suisse lleva perdido el 81% de su valor desde que se vio sacudido por la quiebra de la firma financiera británica Greensill en marzo de 2021 Bajo el peso de esos costos de reestructuración, el banco declaró a principios de febrero una pérdida neta de 7.300 millones de francos suizos (USD 7.760 millones) en el ejercicio de 2022. Ello se produjo en un contexto de retirada masiva de fondos por parte de sus clientes, incluso en el sector de la gestión de patrimonios, una de las actividades en las que el banco pretende volver a centrarse. Los valores bancarios europeos cayeron un 5,7%, camino de registrar su peor caída en dos días desde que estalló la guerra entre Rusia y Ucrania a principios del año pasado. Las bolsas europeas cayeron el lunes y se encaminaban a su peor jornada en casi tres meses, ya que los valores bancarios de la región siguieron desplomándose incluso después de que las autoridades intervinieran para frenar las consecuencias de la repentina quiebra de Silicon Valley Bank (SVB). El índice paneuropeo STOXX 600 cayó un 2,4% y registró su mayor descenso porcentual desde diciembre de 2022. Los bancos, los fabricantes de automóviles y las aseguradoras fueron los principales bajistas. Surgieron preocupaciones en torno a la resistencia del balance del sector ante el colapso de SVB. Sin embargo, el Banco Central Europeo (BCE) no tiene prevista una reunión de urgencia de su consejo de supervisión bancaria el lunes, según dijo a Reuters una fuente de alto nivel. Mientras tanto, los inversores ven ahora casi un 90% de probabilidades de que la Fed suba los tipos de interés en 25 puntos básicos (pb) la semana que viene, un cambio drástico respecto a la subida de 50 pb que habían descontado anteriormente tras los sólidos datos económicos.

Las acciones de bancos europeos sufren grandes bajas por miedo a un contagio del colapso de Silicon Valley Bank Leer más »

Tras la quiebra del Silicon Valley Bank, Estados Unidos incautó los bienes de la entidad y hay temor en las tecnológicas

INFOBAE.- “Este es un evento de nivel de extinción para las startups”, dijo Garry Tan, el director general de Y Combinator, que ayudó a lanzar empresas como Airbnb, DoorDash y Dropbox   Reguladores de Estados Unidos incautaron el viernes los activos del banco Silicon Valley después de que se produjera una corrida bancaria, la mayor quiebra de una entidad financiera en el país desde la de Washington Mutual en plena crisis financiera hace más de una década. Silicon Valley, el decimosexto mayor banco de Estados Unidos, quebró después de que los depositantes, en su mayoría trabajadores del sector tecnológico y empresas respaldadas por capital riesgo, se apresuraran a retirar su dinero esta semana a medida que se extendía la ansiedad con respecto a la salud financiera del banco. Es la segunda mayor quiebra bancaria en la historia de Estados Unidos. El banco tenía profundos vínculos con industrias y startups de Silicon Valley. Y Combinator, una startup incubadora que ha lanzado empresas como Airbnb, DoorDash y Dropbox, ha remitido a cientos de emprendedores al banco. Una sede con tapias en California (REUTERS/Krystal Hu) “Este es un evento de nivel de extinción para las startups”, dijo el director general de Y Combinator, Garry Tan. “Literalmente, he estado escuchando a cientos de nuestros fundadores pidiendo ayuda para determinar cómo pueden superar esto. Me preguntan: ‘¿tengo que despedir temporalmente a mis trabajadores?’” Tan estimó que casi un tercio de las startups de Y Combinator no podrán pagar sus nóminas en algún momento del próximo mes si no pueden tener acceso a su dinero. Dijo que está preguntando a los reguladores y a los legisladores si las startups pueden ser elegibles para recibir ayudas financieras. El banco Silicon Valley estaba muy expuesto a la industria tecnológica, pero hay pocas posibilidades de que el caos se extienda al sector bancario más amplio en forma similar a lo que ocurrió en los meses previos a la Gran Recesión de hace más de una década. Los bancos más grandes —los que tienen más probabilidades de causar una debacle económica generalizada— tienen estados financieros saneados y abundante capital. En 2007, la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión se extendió por todo el mundo después de que se desplomara el precio de los valores respaldados por hipotecas vinculados a préstamos inmobiliarios imprudentes. El pánico en Wall Street provocó la desaparición de Lehman Brothers, una empresa fundada en 1847. Debido a que los grandes bancos estaban muy expuestos entre sí, se produjo un colapso en cascada del sistema financiero mundial que dejó a millones de personas sin trabajo. El logo del Silicon Valley Bank (REUTERS/Dado Ruvic/Illustration) Ha habido malestar en el sector bancario durante toda la semana, y la noticia de la quiebra del banco Silicon Valley hizo bajar el viernes las acciones de casi todas las instituciones financieras, títulos que ya habían caído dos dígitos desde el lunes. El derrumbe del banco Silicon Valley llegó con una rapidez increíble. De todas formas, algunos analistas del sector insinuaron el viernes que se trataba de una buena empresa y que probablemente seguía siendo una inversión acertada. Los ejecutivos del banco Silicon Valley intentaban recabar capital a primera hora del viernes y de encontrar inversores adicionales. Sin embargo, la comercialización de las acciones del banco fue interrumpida antes de que sonara la campana de apertura del mercado bursátil debido a su extrema volatilidad. Poco antes del mediodía, la Corporación Federal de Seguro de Depósitos de Estados Unidos (FDIC por sus siglas en inglés) procedió al cierre del banco. En particular, la FDIC no se esperó hasta que concluyera el horario laboral para embargar al banco, como es típico en una liquidación bien organizada de una institución financiera. La FDIC no pudo encontrar inmediatamente un comprador para los activos del banco, un indicio de la rapidez con la que los depositantes habían retirado su dinero.

Tras la quiebra del Silicon Valley Bank, Estados Unidos incautó los bienes de la entidad y hay temor en las tecnológicas Leer más »

Scroll al inicio