PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 24, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 24, 2024
Ecuador Continental: 12:32
Ecuador Insular: 12:32

La Fiscalía tailandesa concluye su informe y acusa a Daniel Sancho de asesinato premeditado

El País .- El español, que según el ministerio fiscal ocultó el cuerpo del cirujano Edwin Arrieta tras acabar con su vida, se enfrenta a una posible condena a muerte o cadena perpetua La Fiscalía de Samui (sur de Tailandia) entregó este miércoles el informe definitivo en el que acusa al español Daniel Sancho de asesinato premeditado y ocultación del cuerpo del colombiano Edwin Arrieta, los mismos cargos considerados por la Policía en su investigación. El informe ha sido entregado al tribunal de Samui, según confirman fuentes de la Fiscalía, que tenía de plazo hasta el 29 de octubre para concluirlo. El delito de asesinato premeditado puede conllevar la pena de muerte, aunque este castigo solo se aplica en Tailandia, por regla general, cuando las víctimas son miembros de las fuerzas de seguridad o altos cargos del Gobierno. En la mayoría de los casos no se ejecuta y se conmuta por cadena perpetua. Sancho ―hijo y nieto de los actores españoles Rodolfo Sancho y Sancho Gracia, respectivamente― está en prisión provisional en la cárcel de Koh Samui, al sur de Tailandia, desde el pasado 7 de agosto, tras confesar el asesinato de Arrieta. Los resultados de la autopsia indicaron que el cirujano colombiano Edwin Arrieta murió tras ser degollado por Sancho, según el número dos de la policía de Tailandia, Surachate Hakparn, a cargo de la investigación del crimen. Esta es la imagen de la llegada de Daniel Sancho a Koh Phangan (Tailandia), el pasado 31 de julio. La foto la ha mostrado esta mañana la policía local. El mando de la policía tailandesa explicó entonces que el “móvil del asesinato fue la aventura amorosa” que, según la Policía, mantenían Sancho, de 29 años, y Arrieta, de 44, quienes se conocieron hace un año a través de la red social Instagram. “Daniel quería empezar una nueva vida con su novia, pero el doctor Edwin (cirujano plástico de profesión) le amenazó con que, si rompían, compartiría fotos íntimas”, señaló Hakparn. El joven, chef de profesión, reconoció a Efe haber asesinado y desmembrado a Edwin Arrieta porque aseguraba que este lo tenía “en una jaula de cristal” y lo acosaba para que fuera su pareja. Sancho y Arrieta habían quedado el día 2 en Koh Phangan, una isla muy turística conocida por albergar la fiesta de la luna llena, en la que las playas se llenan de personas en una celebración que se prolonga hasta el amanecer. La policía no contempla que ninguna otra persona haya participado en el crimen, dado que no han encontrado ni restos de ADN ni imágenes en las cámaras de los alrededores. La legislación tailandesa, especialmente severa, castiga los asesinatos y homicidios con tres tipos de penas, en función de las circunstancias. La más grave es la condena a muerte, aunque también contempla la cadena perpetua o hasta 20 años de reclusión. Aunque no es extraño que la justicia tailandesa imponga la máxima pena, en la mayoría de los casos esta se conmuta por cadena perpetua. Fuentes conocedoras del sistema judicial del país asiático explican que la pena capital solo se aplica en casos en los que las víctimas son miembros de las fuerzas de seguridad o altos cargos de Gobierno, y no se conocen casos recientes en los que el ajusticiado haya sido un ciudadano extranjero. Hay precedentes, como el caso de Artur Segarra, condenado a pena de muerte por matar en 2016 al empresario David Bernat en Bangkok, y cuya condena fue conmutada en 2020 por la de cadena perpetua. En septiembre, la defensa de Daniel Sancho pidió en un juzgado de Madrid la extradición del cocinero desde Tailandia para que pudiera ser juzgado en España por otro caso en el que está acusado de un delito de lesiones, pero la Fiscalía se opuso. El ministerio público español destacó que no concurrían ninguna de las circunstancias contempladas en la ley para solicitar la extradición, ya que el acusado no se ha fugado a un país extranjero y el juicio por el delito de lesiones aún no tiene fecha fijada.

La Fiscalía tailandesa concluye su informe y acusa a Daniel Sancho de asesinato premeditado Leer más »

La policía tailandesa concluye que la muerte de Edwin Arrieta fue premeditada y señala que Daniel Sancho lo apuñaló antes de descuartizarlo

El País .– Los investigadores aseguran que las pruebas son “suficientemente consistentes” para acusarle de asesinato premeditado, un delito que conlleva la pena de muerte, y afirman que actuó solo.   La policía tailandesa ha concluido que la muerte del cirujano colombiano Edwin Arrieta fue premeditada y que el español Daniel Sancho le apuñaló antes de descuartizarlo. El subdirector de la Policía de Tailandia, Surachate Hakparm, ha anunciado este martes el fin de la investigación de este mediático crimen ocurrido en la isla de Koh Phangan el pasado 2 de agosto con una rueda de prensa en la que los investigadores han mostrado parte de las pruebas y de sus pesquisas. La policía descarta que la muerte fuera accidental, como había alegado el cocinero en un primer momento, y la intervención de terceras personas, ya que no han encontrado ni restos de ADN ni imágenes en las cámaras de los alrededores. “Hemos consultado el fiscal sobre algunas de las pruebas y son suficientemente consistentes para acusarle de asesinato premeditado, lo que conlleva la pena de muerte”, ha afirmado Hakparn, informa Efe. El mando policial ha añadido que ahora será el fiscal quien estudie el caso y establezca la petición de pena de cara al juicio. Daniel Sancho, hijo del actor Rodolfo Sancho, ingresó en prisión provisional en la isla de Samui el pasado 7 de agosto.   Los investigadores han explicado los motivos que Daniel Sancho, de 29 años, dio para acabar con la vida de Edwin Arrieta, de 44 años. “Daniel ha confesado que mató a Edwin porque quería dejar la relación y Edwin no lo quería así”, ha asegurado el mando policial, conocido en el país como Big Joke. Asediado por los periodistas españoles y con una traducción de escasa calidad ―hasta tres personas han hecho de intérpretes de Hakparn en apenas 45 minutos― el subdirector de la policía tailandesa ha descartado de forma tajante la hipótesis de que la muerte de Arrieta fuera accidental. “La policía está segura de que no fue un accidente, fue un asesinato premeditado porque antes había planeado comprar material, como un cuchillo y una navaja. Además, el asesinado tenía marcas de apuñalamiento en el lado derecho del pecho”, ha revelado, mostrando imágenes en una tablet de la camiseta de Arrieta con cortes del tamaño de la hoja de un cuchillo. Hakparn ha calificado el crimen como “asesinato con premeditación”. Sancho dio negativo en los exámenes que se le han practicado para encontrar restos de drogas o alcohol. Imagen mostrada por la policía tailandesa de la camisa de Edwin Arrieta con un orificio que atribuyen a un arma blanca. La reconstrucción policial contempla que Daniel Sancho apuñaló al Edwin Arrieta en el pecho y este, al caer, se golpeó en el lavabo del baño de la habitación de hotel que compartían en Koh Phangan. Esta secuencia ―junto a la compra previa de cuchillos, guantes, bolsas y útiles de limpieza― ha hecho que los investigadores tailandeses descarten la hipótesis de una muerte accidental. Lo que la policía no ha podido discernir es si la causa inmediata de la muerte fue el apuñalamiento, el golpe o el propio descuartizamiento. “La causa de la muerte se está investigando”, ha manifestado el mando policial. Según el relato aportado ante los medios, Daniel Sancho les confesó que había tardado unas tres horas en descuartizarlo y empleó un día más para limpiar la habitación del hotel. En la caja fuerte del cuarto del investigado intervinieron 9.000 dólares estadounidenses. “No sabemos la razón por la que trajo ese dinero”, ha manifestado el agente.   La policía no contempla que ninguna otra persona haya participado en el crimen, dado que no han encontrado ni restos de ADN ni imágenes en las cámaras de los alrededores. Preguntado por un periodista, Hakparn ha sido de nuevo tajante. “No puede haber otra persona, no hemos encontrado grabaciones [de otras personas] en las cámaras de seguridad ni restos de ADN de otras personas” en los escenarios del crimen. Los agentes también mantienen que los restos de ADN encontrados en una camiseta de la víctima refuerzan que Sancho sea el único sospechoso.   Sancho y Arrieta habían quedado el 2 de agosto en Koh Phangan, una isla mundialmente conocida por albergar la fiesta de la luna llena, en la que las playas se abarrotan de personas celebrando con música hasta el amanecer. Los restos del fallecido han sido encontrados en varias zonas de la isla, entre ellas, un vertedero o el mar.   A pesar de dar por cerrada la investigación, los investigadores han reconocido que les queda trabajo pendiente. El mando ha asegurado que están analizando los mensajes telefónicos que Sancho y Arrieta se enviaron, algo sobre lo que ha rehusado dar detalles, y también quedan por conocer resultados de la autopsia que pueden precisar la causa de la muerte. Hay diversos enseres que todavía no han sido hallados, como un cuchillo que consideran relevante para la investigación, el teléfono de la víctima, y algunos enseres de Arrieta que el investigado confesó que había tirado. Daniel Sancho escoltado por varios agentes de policía de Tailandia, el pasado 7 de agosto.STRINGER (REUTERS) Reconstrucción del crimen En la conferencia de prensa, celebrada en la comisaría local, se han expuesto una serie de paneles explicativos sobre la investigación del caso. En ellos aparecían fotogramas de cámaras de seguridad de supermercados de la zona en las que una persona con características similares a Daniel Sancho, y cuyo rostro había sido tapado en la imagen con una banda negra; también había fotografías de la reconstrucción policial del crimen tomadas en un baño. En una de ellas se aprecia, sentado en cuclillas y de espaldas, al único investigado, mientras otra persona, con camiseta roja, aparece tendida en el suelo, en posición inerte; en otra, el investigado está de pie, vestido y metido en una ducha. En los paneles también se apreciaba un collage de fotografías del equipo policial tailandés.   La Policía tailandesa tenía 84 días para terminar la investigación, pero la colaboración del autor confeso del crimen ha acelerado todo el

La policía tailandesa concluye que la muerte de Edwin Arrieta fue premeditada y señala que Daniel Sancho lo apuñaló antes de descuartizarlo Leer más »

Scroll al inicio