PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 22, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 22, 2024
Ecuador Continental: 00:33
Ecuador Insular: 00:33

Secretaria de Comunicación insiste: lo de Olón es una campaña política

La campaña contra el presidente Daniel Noboa y su esposa, Lavinia Valbonesi, por el proyecto inmobiliario en una supuesta zona protegida de Olón, provincia de Santa Elena, tiene tintes exclusivamente políticos. Consultada por “Punto de Orden”, la secretaria de Comunicación, Irene Vélez, hizo notar que los principales denunciantes, curiosamente, no están ni pertenecen a Olón. Son activistas que generan ruido en redes sociales y distorsionan la verdad. Vélez precisó que el proyecto en cuestión cuenta con el registro ambiental, al amparo de la ley, entregado por la anterior administración, que ahora pretende negarlo. Además, y lo más importante, no es una zona protegida, ni se está talando un solo manglar. Colinda con un bosque, cierto, pero en ese caso la única obligación es no levantar proyectos relacionados con hidrocarburos o minería. Sobre este punto, anotó que el presidente Noboa dará vía libre para que la Fiscalía General, de la forma en que lo considere conveniente, investigue cada detalle del caso. Por lo pronto la ministra de Ambiente, Sade Fritschi, confirmará que no se trata de un sector protegido, y por tanto, no existe ilegalidad alguna. Además, fue diseñado mucho antes que Noboa fuera siquiera candidato a la Presidencia de la República. Vélez lamentó que, por el afán de dañar al gobierno, ciertos sectores pongan en duda el valor de personas como Mónica Palencia, que ha puesto su vida en primera línea, y Roberto Luque, el incansable ministro de Energía encargado, que no descansa que solucionar la crisis eléctrica.

Secretaria de Comunicación insiste: lo de Olón es una campaña política Leer más »

Roberto Izurieta analiza su paso por el gobierno, y el vínculo que creó con el presidente Noboa como su vocero

Cuando Daniel Noboa subió al poder, el 23 de noviembre del año pasado, una cara nueva se presentó como secretario de Comunicación del naciente gobierno. Más que nueva, casi inédita en un país tan cerrado, donde a nivel político todos conocen a todos. O creen conocerlos. Se trata de Roberto Augusto Izurieta Cánova, ahora de 61 años. Un catedrático, estratega político y diplomático de larga trayectoria, pero ejecutada casi toda fuera del país. Nacido en Uruguay de padres ecuatorianos, de quienes tomó la nacionalidad, llevaba muchos años en diversas funciones, más tiempo fuera que dentro del Ecuador, hasta que lo sedujo el proyecto político de Noboa. En estricto derecho, no fue la primera vez que ocupaba la Secretaría de Comunicación. Ya lo hizo en el gobierno de Jamil Mahuad, entre 1998 y el 2000. Adicionalmente fue embajador de Ecuador en Chile, catedrático universitario y analista oficial de la CNN durante 22 años. Casi nada. Dentro de un gabinete en que predomina la juventud, Izurieta dejó con rapidez su impronta, su experiencia y sus buenas vibras. Y sobre todo su capacidad de conjugar los mismos verbos que el presidente, pese a que los separa 25 años de diferencia. Lo que sí quedó claro desde el principio es que, al menos esta vez, su presencia tenía fecha de expiración. El tiempo transcurrió y el secretario decidió dejar su puesto, casi a los 5 meses de ocuparlo. En “Vera a su Manera”, abordó con Carlos Vera este y muchos otros temas. Y como siempre, conseguimos las respuestas que el país quería escuchar. Metas y no tiempos Como parte del gobierno, más que tiempos Izurieta se estableció metas. Y reconoce que la Consulta Popular, el gran objetivo trazado desde el principio del mandato, se convirtió en el punto de inflexión. En la marca que señalaba el fin de su particular periodo. Tal vez el primero bajo el mando de Daniel Noboa. Su tarea –nos dice- consistía en explicarle al país las decisiones que tomaba el Ejecutivo. El por qué de aquellas. En los motivos. En los beneficios. En los objetivos. Un trabajo muy intenso, pero que supo ejecutar de buena manera. Y el país se acostumbró a verlo en reportes y entrevistas, dando la cara y respondiendo, siempre de forma mesurada y clara. Su visión a corto plazo estaba puesta en la Consulta, pero nadie se esperaba que el ataque despiadado del crimen organizado, y que se agudizó en enero, movería los planes. A las decisiones cotidianas se sumaron tantas otras, que su labor pasaba por hablar con el presidente Noboa 20 veces al día. En ese ámbito, recuerda el atentado contra TC Televisión –“horroroso”, es su calificativo- que tanto trastocó todo. En esas circunstancias, señala, los países deben afrontar el mal. O pelean o sucumben. Su experiencia como consultor externo y estratega, siempre se basó en establecer objetivos claros, para luego priorizarlos. Y con eso en mente, buscó siempre la forma de aportar. De ser una ayuda. Como si de un partido de fútbol se tratase, salía a la cancha a dar el todo por el todo. Podían ganar o perder, pero el esfuerzo no es escatimaba. Como resultado, termina agotado pero sin arrepentimientos. Feliz con el compromiso adoptado con el país, y como mencionaba Guayasamín, “se va para volver”. Una alusión común al Quito que siente suyo, pese a su vida cosmopolita. Tanto así, que su mayor admiración siempre será para el legendario comediante Evaristo. “Saldremos adelante” El panorama actual del país no lo aterra. Tiene la firme certeza de que saldremos adelante, gracias a la riqueza única del Ecuador. Un país privilegiado, y posiblemente el más megadiverso del planeta. Izurieta lo resume así: todo es recuperable. Y como prueba menciona la Consulta Popular del 21 de abril. Un proceso en el cual los ecuatorianos votaron por un cambio. Como antes votaron por un cambio en la persona de Daniel Noboa, a pesar del terror que inspiró el asesinato de Fernando Villavicencio. Es la muestra, puntualiza, de una madurez como sociedad. Los ecuatorianos saben lo que desean y lo que necesitan. No quieren regresar al correísmo, e incluso en la Consulta, escogieron de forma libre e independiente en cada una de las preguntas. No fue una posición “en bloque” ni homogénea. A su criterio, lo del 21 de abril deja varias lecturas interesantes. Deja un mensaje claro de avanzar en todos los frentes, y de que la gente demanda seguridad, justicia y bienestar político y económico. Algo que debemos conseguir, porque Ecuador es un país rico, pero lamentablemente con gente pobre. Maestro y alumno Su relación con el presidente Noboa ha sido y es más que cordial. Izurieta reconoce que ha aprendido muchísimo de él –pese a su mayor edad y experiencia- por la enorme capacidad que tiene de adaptación. Según dice, el mandatario sabe leer tiempos y situaciones, y es capaz de procesar los sucesos con mucha rapidez. Haciendo una analogía, tiene una memoria RAM muy poderosa. Él, en cambio, es “de la vieja escuela”. Es decir, más lento y analítico. Pero no tiene nada de malo. Fue una buena experiencia “complementar” ambos estilos. ¿Y de qué manera? Más que cuestionar o confrontar sus ideas, se encargaba de analizarlas, confirmarlas, compararlas y comentarlas. Esa fue parte de su responsabilidad como vocero del gobierno. Construir los relatos y darles el significado adecuado. Algo de lo cual se siente muy orgullo, y más aún por la calidad de otros miembros del equipo, y por una característica común: nadie tiene rabo de paja. Su mayor logro como secretario de Comunicación: interpretar y adaptarse a la mentalidad del presidente Noboa. Y su mayor revés, verse envuelto a veces, aunque sea de forma involuntaria, en confrontaciones políticas y partidistas. Aunque “partidista” –acota- debe leerse como “grupos de interés”, disfrazados de partidos. Una vez fuera del cargo, aspira que la vocería quede en buenas manos. Que lo superen, incluso. Porque se va con el orgullo de saber que nunca lo llamaron de la Presidencia, para quejarse

Roberto Izurieta analiza su paso por el gobierno, y el vínculo que creó con el presidente Noboa como su vocero Leer más »

Presidencia destinará USD 2,5 millones para propaganda con énfasis en redes

Primicias .- El presidente Daniel Noboa y su equipo tienen una predilección por las redes sociales y su alcance masivo, lo demostraron en campaña y ahora lo aplicarán en el Gobierno. Siguiendo los pasos del plan estratégico de comunicación del gobierno anterior, la Secretaría de Comunicación del presidente Daniel Noboa lanzó un proceso de contratación para el “servicio de pautaje y difusión de los mensajes y campañas del gobierno nacional”, por USD 2,5 millones. El proceso se tramita bajo el argumento de que “la comunicación pública y el diálogo son más necesarios que nunca para sostener los procesos democráticos, fortalecer la resiliencia de nuestros ecosistemas de información y superar la pérdida de confianza de las personas en las instituciones públicas”. El informe de necesidad se justifica con el cambio de gobierno, para “replantear las acciones y estrategias”, debido a la modificación de las actividades gubernamentales planificadas para lo que resta del año fiscal 2023, así como para 2024. Y el objetivo de la Secretaría de Comunicación es “contrastar la información falsa y visibilizar el trabajo gubernamental”. Mientras que la Subsecretaría de Imagen explica, además, la imposibilidad de cumplir con el artículo 95 de la Ley de Comunicación, que manda que la distribución de la pauta estatal entre medios públicos (33%), privados (33%) y comunitarios (34%). Esto debido a las necesidades y metas comunicacionales del Gobierno, por lo que deben “incorporarse rápidamente herramientas como banners, social media, mobile y otros medios digitales que, hoy en día, son imprescindibles para cualquier estrategia de comunicación”. El último contrato de la Presidencia de este tipo fue en agosto, por USD 2,24 millones, que se ejecutó en su totalidad. Por lo que, el 5 de diciembre, el gobierno entrante decidió firmar un contrato complementario por USD 179.404, para 20 días. La importancia de las redes para Noboa Desde la campaña electoral, el ahora presidente Daniel Noboa demostró que las redes sociales le permitían alcanzar a más votantes y diversificar sus contenidos de acuerdo al mensaje y la audiencia. Lo mismo sucede desde que llegó a Carondelet. Por ejemplo, el tipo de contenido varía de acuerdo a la red social: Sus 11 vídeos en TikTok tienen un tono más juvenil, divertido y corto. Las 38 publicaciones en Instagram, se dividen entre lo oficial y lo familiar, con breves descripciones de cada evento. Mientras que las 27 entradas en Facebook y los 18 posteos en X se limitan a temas gubernamentales, con mensajes igualmente breves. Pero en estas redes también comparte las publicaciones de la Secretaría de Comunicación, la Presidencia y sus ministros. Como el mismo Mandatario lo advirtió, es un hombre de pocas palabras y discursos breves, que prefiere las ‘acciones’. Y eso se refleja en sus cuentas de redes sociales, en las que no se explican las medidas o argumentos del Ejecutivo. El alcance masivo que ha permitido el Internet, se contrarresta con el bajo contenido de los mensajes. Por ejemplo, las redes del Gobierno comparten videos breves, de menos de 60 segundos, en los que el presidente Noboa habla sobre su gestión. En esas publicaciones el Mandatario hace anuncios o afirmaciones, la mayoría sin explicar cómo se ejecutarán, en qué plazos, con qué recursos o a través de qué herramientas legales. Por ejemplo, en un video del 21 de diciembre, Noboa cuenta que ya finalizaron las negociaciones con “grupos internacionales”, que habrían construido las cárceles en El Salvador y en México. Pero no ha dicho cuál es el costo de la obra y cuáles son estas empresas. El 22 de diciembre, el Mandatario anunció que al finalizar esa semana enviaría las preguntas de su consulta popular a la Corte Constitucional, situación que no ha sucedido y el número de preguntas y su contenido siguen siendo una incógnita. Pero, como ha dicho el mismo Jefe de Estado: “No tenemos que andarle contando a la prensa, a diario, qué es lo que se hace”.

Presidencia destinará USD 2,5 millones para propaganda con énfasis en redes Leer más »

El manejo de la comunicación gubernamental ha sido una ‘falla’ que el presidente Guillermo Lasso reconoce

EL UNIVERSO .- Expertos señalan que el problema está anclado a la falta de gestión del Gobierno y a una desconexión con la realidad del país. La comunicación gubernamental es una de las debilidades del régimen. En los dos años de la administración de Guillermo Lasso, han pasado tres secretarios de Comunicación y un vocero presidencial.   El último en abandonar el cargo fue Andrés Seminario, quien renunció el lunes 3 de abril, luego de cinco meses en funciones. Su salida se produjo al día siguiente de que el presidente Lasso, en una entrevista en Ecuavisa, el domingo 2, reconoció que su Gobierno ha “fallado en la comunicación”.   Tras dimitir al cargo, Seminario cerró su cuenta de Twitter, la cual tenía como verificada. El último mensaje que publicó fue: “Gracias por la oportunidad de servirles, ecuatorianos y ecuatorianas”.   Este Diario intentó contactarse con el exsecretario para conocer los motivos de su decisión. Sin embargo, el número telefónico al que normalmente contestaba también fue inhabilitado. Seminario ingresó a Carondelet el 12 de octubre de 2022, en reemplazo de Leonardo Laso, que estuvo al frente de la Secretaría de Comunicación del 17 de junio al 11 de octubre del año pasado. A su vez, Laso sustituyó a Eduardo Bonilla, quien comandó la comunicación oficial desde que Guillermo Lasso, asumió la presidencia en mayo de 2021.   Por otro lado, Carlos Jijón fue vocero oficial del Gobierno Nacional entre octubre de 2021 y marzo de 2022. Su cargo fue creado para “brindar respuestas ágiles e inmediatas a la ciudadanía y a los medios de comunicación sobre asuntos coyunturales, decisiones gubernamentales y temas de alto interés para el país”, según un comunicado de la época. Hasta ahora, Jijón ha sido el único en ejercer esa función.   Ahora la batuta de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia (Segcom) la toma la abogada y consultora en comunicación política, Wendy Reyes, que será posesionada en el cargo la mañana de este miércoles 5 de abril.   La nueva funcionaria tendrá el reto de levantar la desgastada imagen del Gobierno, considerando que el jefe de Estado comentó durante la entrevista del domingo: “sí hay algo que critican a mi Gobierno, y en esto tienen razón, es que hemos fallado en la comunicación”.   Analistas consultados por este Diario coinciden en que el problema no necesariamente está relacionado en quién lidera la Segcom, sino que los obstáculos están en la falta de gestión de obras y servicios para la población desde el Ejecutivo. El jefe de Estado no goza de buenos niveles de aceptación en la población debido a la inseguridad, falta de empleo, deterioro de los servicios públicos, entre otros factores.   La popularidad del presidente es baja. Un reporte de Perfiles de Opinión, publicado en marzo de 2023, revela que el 52,17 % de personas consultadas calificaron de mala a la gestión de Guillermo Lasso y el 33,29 % la considera muy mala; a penas el 12,33 % cree que es buena.   Atrás quedó la alta aceptación que tuvo Lasso en sus primeras semanas, empujado por el rápido avance de la vacunación contra el COVID-19, cuando llegó inclusive a superar el 70 % de aprobación en agosto del 2021, según Cedatos.   Un informe del Observatorio de Gasto Público recoge que para 2023, la Presidencia prevé gastar alrededor de $ 7,1 millones en publicidad, producción audiovisual, pauta y estrategias para la difusión mediática de las actividades del Gobierno Nacional y de los mensajes del primer mandatario. Esto equivale a un 21,6 % del presupuesto anual codificado de esta entidad o también al 51 % del presupuesto previsto para el pago de las remuneraciones de los 555 funcionarios en la nómina de esa institución, según sus registros presupuestarios al cierre de enero 2023.   Entre enero y diciembre de 2022 se registran egresos por $ 4,1 millones en publicidad, producción audiovisual y organización de eventos oficiales. El rubro más significativo es el de Difusión Información y Publicidad por $ 2,8 millones, señala el Observatorio.   Pedro Donoso, director de la consultora de comunicación y análisis político ICARE, comentó que la comunicación “es un proceso de alquimia” en el que se pueden transformar las cosas, dependiendo de la materia prima que se tenga. Los inconvenientes surgen cuando “no hay qué comunicar”, comentó.   En ese contexto, citó cifras recogidas por el Observatorio de Gasto Público acerca de la ejecución presupuestaria de las 26 entidades adscritas al Ejecutivo, incluidas la Presidencia y la Vicepresidencia de la República, al cierre del primer semestre de 2022. De acuerdo con esos datos, los ministerios de Vivienda; Energía y Recursos Naturales No Renovables; y la Secretaría de Pueblos y Nacionalidades habían devengado menos del 10 % de su presupuesto anual. El presidente de la República, Guillermo Lasso, se dirigió a los ecuatorianos la noche de este 30 de marzo mediante cadena nacional, tras la resolución de la Corte Constitucional respecto al juicio político en su contra. Foto: cortesía Presidencia. “Si no hay gestión, es ilógico culpar a la comunicación”, reiteró Donoso y añadió que además el Gobierno no refleja una conexión con la realidad nacional, que no existe capacidad de leer el contexto político y de tener procesos de levantamiento de datos.   Otro error que advirtió es que “el presidente es un vocero indisciplinado” que no transmite los mensajes que corresponden al momento. “En lugar de desmitificar, crean más mitos”, analizó el director de Icare, poniendo como ejemplo aquella vez que el presidente, durante una visita a EE.UU. por temas comerciales, insinuó que buscaría la reelección, de lo cual se desdijo días después.   También reconoció equivocaciones en la planificación y ejecución de los actos de comunicación, como la cadena nacional del 30 de marzo donde el presidente, rodeado de varias personas, se refirió al juicio político en su contra y manifestó que se intenta “asesinar su reputación”.   Aquella frase desencajó con la situación de violencia que ese día el país experimentó, nuevamente, a manos de la delincuencia, reflexionó Marianella Valdez, asesora de comunicación política.   Más temprano, un guardia de seguridad de una joyería pasó horas de terror luego de que varios antisociales adhirieron explosivos a su

El manejo de la comunicación gubernamental ha sido una ‘falla’ que el presidente Guillermo Lasso reconoce Leer más »

Scroll al inicio