PortadaHomeRadioCentro

Ecuador: julio 18, 2024

Ecuador Continental:

Ecuador Insular:

Ecuador, julio 18, 2024
Ecuador Continental: 08:15
Ecuador Insular: 08:15

Alberto Fernández: “No supimos sintonizar con la sociedad argentina”

El País .- El presidente de Argentina recibe a EL PAÍS a menos de tres semanas de entregar el poder al ultraderechista Javier Milei El peronista Alberto Fernández (Buenos Aires, 64 años) entregará en el 10 de diciembre el bastón de mando a su sucesor en la Presidencia de Argentina, el ultra Javier Milei. Ha estado al frente del país durante cuatro años convulsos, marcados por la pandemia de la covid-19, la ruptura con la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y una economía endeudada, sin reservas y con una inflación de más del 140%. “Fue un momento muy difícil el que me tocó vivir”, asegura Fernández al hacer balance de su gestión, sin esquivar la responsabilidad de su Gobierno por no haber logrado “sintonizar con la sociedad argentina” y abrir la puerta al ascenso de la ultraderecha. Le cuesta incluso encontrar un día feliz a lo largo de su mandato. Recibe a EL PAÍS en su despacho de la Casa Rosada, la sede del Gobierno argentino, donde ya ha comenzado la mudanza. Aún cuelgan de las paredes los cuadros de los grandes próceres del país sudamericano con los que reemplazó los de arte contemporáneo que había elegido su predecesor, el liberal Mauricio Macri. Pregunta. ¿Cómo fue la reunión que mantuvo el martes con Javier Milei? Respuesta. Fue una reunión de tipo institucional. Busqué sacarle dramatismo a una reunión institucional donde una fuerza política deja el poder y otra fuerza política se hace cargo. Fue una charla cordial, donde claramente no pensamos igual pero pudimos escucharnos. P. Lo que él propone son medidas muy radicales. Dada su experiencia, ¿qué posibilidades tiene de llevarlas a cabo? R. Él básicamente entiende que todo el problema se concentra en el déficit fiscal, que hay que bajarlo drásticamente, que para eso hay que dejar de hacer obra pública, de invertir en educación y en salud y, si no alcanza el dinero, hay que vender las empresas del Estado. Esto es menemismo puro. Él reivindica mucho a [Carlos] Menem (1989-1999). Nosotros ese tiempo ya lo hemos vivido y las consecuencias no fueron buenas. P. ¿Por qué tanta gente está dispuesta a dejar pasar la experiencia menemista de los noventa? R. Hay motivos que tienen que ver con el presente. El proceso inflacionario que estamos viviendo lastima el bolsillo de la gente y enoja mucho. Puedo entender que mucha gente, en ese enojo, votase lo contrario a los que estaba sin entender qué significaba. P. ¿Por qué están tan enojados los argentinos? R. Porque este presente es muy difícil. La Argentina este año perdió 23.000 millones de dólares como consecuencia de la sequía. Los precios en la Argentina se vinculan al dólar y si faltan dólares eso se traslada a los precios de todos los bienes y servicios. El proceso inflacionario es muy nefasto. P. ¿Se podría haber hecho otra cosa para evitar llegar a esto? R. Faltándote 23.000 millones de dólares no se puede hacer nada. Es como si te quitaran de tu sueldo el 30%, es muy difícil poder hacer algo. P. Había un lugar común en la política de Argentina que decía que el peronismo era una vacuna contra el surgimiento de figura disruptivas como Fujimori o Bolsonaro. La llegada de Milei parece decir que el peronismo ha perdido esa capacidad…. R. (interrumpe) Son fenómenos post pandemia. La pandemia ha dejado efectos psicológicos en la sociedad muy difíciles. Hemos visto morir 15 millones de personas y en ese ese momento tan trágico la derecha de todo el mundo se fortaleció, también en Argentina. P. Pero en Argentina no fue la derecha tradicional la que se fortaleció, porque surgió un personaje distinto. R. Acá la derecha se llama antiperonismo y el antiperonismo tiene aproximadamente el 40 de los votos. Esta vez llegó a 55%. P. El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, dijo que había que crear nuevas canciones para el peronismo. ¿Cuál sería ese nueva canción, tras la derrota? R. Me preguntaron si me sentía responsable de la derrota y lo que creo que acá no hay que buscar un responsable. Está claro que el que gobierna tiene una responsabilidad en todo esto. Está claro que hubo algo que no supimos sintonizar con la sociedad e hizo que la sociedad no nos acompañe. Tenemos que tener un sincero debate, que no es un debate contra nadie. Acá todo el mundo está pendiente si yo la trató mal a Cristina, si Cristina me trata mal a mí. P. O si no la trata. R. Sí, pero el problema que yo tengo no es Cristina, es la derecha. Algunos se ofenden más, se ofenden menos, por algo que uno dice tratando de explicar una situación, pero el verdadero problema lo tenemos ahí. Ya habrá un momento para que podamos juntarnos todos y decir qué salió mal, qué hicimos mal, qué fue lo que no pudimos sintonizar con la sociedad argentina, en qué fallamos. P. ¿Cuál es su hipótesis sobre por qué fallaron? R. Una primera hipótesis es que tuvimos demasiado debate público interno. También que el año de la sequía fue un año catastrófico para la economía argentina. Dejemos claro que en 2021 y 2022, Argentina creció 16 puntos y los salarios empezaron a recuperarse, pero vino la sequía y nos arruinó todo todos los planes. En 2022 sobrecumplimos las metas con el FMI, pero en 2023 se nos hizo imposible. P. Argentina ya arrastraba una crisis política previa a la sequía, al menos desde el rechazo del kirchnerismo al acuerdo fue firmó con el FMI. R. Eso es parte de los debates internos. P. Fueron más que debates, hubo una ruptura interna. R. No fue ruptura, porque siempre preservé la unidad y todos hicimos esfuerzos para preservarla. Lo peor que nos puede pasar es que nos rompamos. Estamos en un momento muy doloroso y si hablamos llenos de este dolor es muy posible que lastimemos a otros y a nuestra fuerza. Yo no quiero romper nada, yo quiero unir. P. El expresidente Macri, como aliado de Milei, ha dicho que en la calle enfrentar a los orcos que se opongan a las medidas del nuevo Gobierno. ¿Qué piensa? R. Verifica una vez más que es un caradura. Macri debería llamarse

Alberto Fernández: “No supimos sintonizar con la sociedad argentina” Leer más »

Milei gana ampliamente elecciones presidenciales en Argentina

Las expectativas se cumplieron, y el candidato de La Libertad Avanza, Javier Milei, ganó este domingo la segunda vuelta electoral en Argentina. Milei se posesionará el 10 de diciembre, precisamente al cumplirse 40 del retorno de la democracia. El aspirante libertario venció por casi 12 puntos a Sergio Massa, ministro de Economía del actual gobierno peronista. Milei había rematado en segunda posición en los comicios generales, pero en el balotaje se llevó la victoria con una diferencia mucho mayor de la esperada. Con casi el 98% de las mesas escrutadas, Massa reconoció la derrota, incluso sin resultados oficiales divulgados, debido a la enorme distancia señalada por los conteos rápidos. El ministro de Economía se comunicó con su rival y lo felicitó. “Es el presidente que los argentinos eligieron”, dijo. Y agregó: “Desde mañana la responsabilidad de dar certezas es de Milei”. Además, señaló que Alberto Fernández, el mandatario saliente, activará en los próximos días el traspaso de mando. Desde muy temprano, los simpatizantes de Milei lo acompañaron en sus recorridos, incluyendo la votación. El optimismo superó toda expectativa, como anticipo de lo que iba a ocurrir. VIVA LA LIBERTAD CARAJO pic.twitter.com/WzzzZaTcsz — Javier Milei (@JMilei) November 19, 2023 En la provincia de Buenos Aires, donde el oficialismo apostaba a sacar una diferencia, se da un virtual empate. Massa ganó solamente en Santiago del Estero y Formosa. En el resto de las provincias se impuso el libertario. Milei construyó principalmente su triunfo en Córdoba (74% a 26%) y Mendoza (71% a 28%), pero también en las provincias del sur y del norte, donde el justicialismo (peronismo) esta vez no pudo conservar su histórica hegemonía. Millones de argentinas y argentinos concurrieron a votar y definieron el destino de la patria por los próximos 4 años. La Libertad Avanza cuenta con ocho senadores nacionales, 38 diputados y ningún gobernador propio. En las provincias, Juntos por el Cambio manda en 10 distritos, el PJ en 9 y fuerzas provinciales en los cuatro restantes. Milei obtuvo 14,28 millones de votos, equivalentes el 55,76% del total, mientras Massa recibió 11,33 millones, que representaron el 44,23 por ciento. En el balotaje hubo un 76% de participación ciudadana, un par de puntos por encima del de las elecciones generales. Además, hubo un bajo porcentaje de votos en blanco: 403.187 votos, que representan el 1,55% del padrón. Javier Milei tiene 53 años, es economista y docente, y en 2020 fue electo diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. Es licenciado en Economía (Universidad de Belgrano), hizo un posgrado en Teoría Económica en el Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y un máster en Economía en la Universidad Di Tella. También tiene un doctorado honoris causa en la Universidad del ESEADE. Actualmente, está en pareja con la humorista Fátima Florez, y no tiene hijos. Es dueño cinco perros a quienes llamó como famosos economistas: Conan, Milton, Murray, Robert y Lucas.

Milei gana ampliamente elecciones presidenciales en Argentina Leer más »

El fútbol entra en la campaña electoral argentina incendiado por una propuesta de Milei

El País .- El candidato de ultraderecha quiere abrir los clubes profesionales al capital privado Rasgo indisociable de la cultura argentina, el fútbol se zambulló en la campaña para la segunda vuelta electoral que este domingo definirá al presidente entre el peronista Sergio Massa y ultraderechista Javier Milei. La propuesta de este último de transformar los clubes en sociedades anónimas ha incendiado el sector de tal manera que los afiliados a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) salieron abiertamente en contra del candidato libertario. En el caso de los jugadores, prácticamente todos han optado por el silencio. A diferencia de lo ocurrido en Brasil, donde en 2022 Neymar, Ronaldinho, Rivaldo y otras estrellas brasileñas anunciaron sus preferencias por Jair Bolsonaro o por Luiz Inácio Lula da Silva, solo un jugador de primera división se ha pronunciado públicamente a favor de un candidato. Aunque se trate de un asunto menor en comparación a los puntos más disruptivos de la campaña de Milei, como el negacionismo del terrorismo de Estado de la dictadura, la regulación de los mercados de armas y de órganos, la dolarización de la economía o la ruptura con el Vaticano y las economías chinas y brasileñas, el anuncio de un cambio drástico para la estructura de los clubes del fútbol profesional ha levantado ampollas. De convertirse este domingo en presidente, Milei anticipó que promocionará la llegada de las sociedades anónimas para las instituciones deportivas, un modelo de capitales privados que está prohibido por ley en Argentina, donde los clubes funcionan desde hace más de 100 años como sociedades civiles sin fines de lucro y son administrados por dirigentes electos a través del voto de sus socios. “A mí me gusta el modelo inglés, las sociedades anónimas, clubes que cotizan en Bolsa”, declaró Milei en octubre de 2022, cuando su fuerza política, La Libertad Avanza, parecía lejos de la Presidencia y faltaban dos meses para que la Albiceleste ganara el Mundial de Qatar. “Boca podría ser comprado por capitales árabes o River por capitales franceses. ¿Qué carajo te importa de quién es [el club] si le ganás 5 a 0 a River y sos campeón del mundo? ¿O preferís seguir en esta miseria, en este fútbol de peor calidad? ¿Cómo nos va cada vez que salimos de Argentina?”, dijo. Milei insistió esta semana con el modelo privatizador. “¿Por qué restringir la posibilidad de tener clubes que sean sociedades anónimas? ¿Qué pasa si alguien quiere que su club sea como el Manchester City? ¿Cuál es el problema? ¿En qué afecta a las otras instituciones?”, repitió el candidato libertario en las horas previas a la segunda vuelta. Sin embargo, en sintonía con el intento de moderación que mostró en las últimas semanas para sus propuestas más extremas, esta vez matizó: “Los clubes [también] pueden seguir como están ahora, sin problema. ¿Pero tiene que haber un sólo esquema de estructura societaria?”. La respuesta de los clubes fue lapidaria contra Milei. En gran parte por su característica histórica de no permitir capitales privados, pero también orientada por la cúpula de la AFA, que mantiene buena relación con Massa, que además de candidato y ministro es desde hace 20 años dirigente del club Tigre, de Primera División y con sede en la ciudad de ese nombre, vecina de Buenos Aires. Desde River Plate y Boca Juniors hasta los equipos más humildes del Ascenso, más de 100 clubes se pronunciaron en sus redes sociales en oposición a las sociedades anónimas, lo que en la práctica significaba un claro posicionamiento en contra del candidato libertario y de su nuevo socio político, Mauricio Macri, el expresidente de Argentina y de Boca que también aboga por la llegada de capitales privados. “Fiel a sus orígenes, respetuoso de los claros principios defendidos durante casi 120 años, Boca Juniors ratifica su carácter de asociación civil sin fines de lucro y la premisa de que nuestro club es de su gente, socios y socias que lo vuelven cada día más grande”, publicó la cuenta oficial. “Siguiendo el espíritu de nuestros fundadores, rechazamos a las sociedades anónimas en el fútbol argentino. El Club Atlético River Plate es una asociación civil sin fines de lucro, y siempre será de sus socios y socias, que son el sustento de estos 122 años de grandeza”, coincidió su clásico rival. Los clubes, que en Argentina no son únicamente equipos de fútbol –también ofrecen espacios para diversas actividades deportivas y conforman un tejido social en medio de la crisis económica–, concentran a multitudes no sólo los días de partido. Los 28 equipos que participan en la Liga Profesional suman 1,5 millones de asociados, el 3% de los 46 millones de la población argentina, un porcentaje que no incluye al resto de los simpatizantes que también son hinchas de los distintos equipos pero sin pagar la cuota mensual. Sin empresas privadas a cargo de los clubes, la Liga Argentina de Primera División y de las categorías del Ascenso es un caso atípico dentro del mapamundi del fútbol. En Sudamérica, sólo Ecuador y Paraguay repiten este patrón. En el resto de los torneos del subcontinente conviven los dos sistemas, en algunos casos con mayoría de gestión privada y en otros con autonomía. En Brasil, sólo seis de los 20 equipos de Primera División son sociedad anónima, y no los más poderosos. En Chile, la proporción es inversa: apenas dos de los 16 clubes de Primera son corporaciones, es decir clubes según la denominación argentina –el resto pertenece a empresas–. Algo similar ocurre en Colombia: de los 20 clubes de Primera, únicamente dos están por fuera de las sociedades anónimas. En Uruguay, de los 16 equipos de Primera, seis responden a capitales privados. En Perú gana el sistema tradicional: solo cuatro de los 18 participantes de Primera son gestionados por empresas. Pero más allá de la defensa de un modelo que atravesó generaciones de argentinos, que produce orgullo legítimo y que sigue generando buenos resultados –por éxitos deportivos y por generación de futbolistas con talento–, la avalancha de tuits en contra de Milei y de Macri también se

El fútbol entra en la campaña electoral argentina incendiado por una propuesta de Milei Leer más »

“Massa impuso su agenda” y “Milei no pudo”: así reseñó la prensa internacional el debate presidencial previo al balotaje

Infobae .- A una semana de la segunda vuelta, Sergio Massa y Javier Milei protagonizaron un cara a cara con sus propuestas de gestión para el país La carrera por la Presidencia de la Argentina llegó a su semana final con el encendido debate entre los candidatos Javier Milei y Sergio Massa. Tras el cara a cara, que tuvo lugar en la ciudad de Buenos Aires, los medios internacionales se hicieron eco de los argumentos expuestos por los candidatos así como de los análisis sobre el resultado. El País de España tituló: “Massa arrincona a un Milei apagado en el último debate presidencial en Argentina”. El medio explicó que el formato del debate, “que permitió las interrupciones y el diálogo entre los contrincantes, favoreció con claridad al peronista desde el inicio”. “El peronista Sergio Massa aporreó sin compasión durante dos horas a su rival, el ultra Javier Milei. El actual ministro de Economía concentró sus esfuerzos en exponer las contradicciones de Milei en la campaña, lo atosigó a preguntas que exigió contestar ‘por sí o por no’”, reseñó el medio en su nota. En la misma línea, El Observador, de Uruguay, aseguró que Massa impuso su agenda durante el debate y Milei no supo aprovechar las debilidades del actual ministro de economía. El Observador, de Uruguay, dedicó varias de sus notas principales al debate presidencial argentino “Lo acorraló a latiguillos ‘por sí o por no’ donde Milei pudo sortearlo en economía pero en el resto de los temas fue más complejo”, describió el diario en su artículo. Además, el medio calificó como una “gran sorpresa” la ausencia de los miembros del PRO entre los invitados de La Libertad Avanza. La prensa brasileña también dio su espacio al debate presidencial argentino en la Folha de Sao Paulo. El medio reseñó que los candidatos a ocupar la Casa Rosada “chocaron” por las relaciones con Brasil durante el último debate. Los medios internacionales se hicieron eco de los argumentos expuestos por los candidatos a una semana de la elección presidencial “El peronista impuso su agenda en la primera mitad del debate y el ultraliberal citó medios publicitarios ligados a Lula”, describe el sumario de la nota. “Massa domina psicológicamente a Milei en un debate presidencial de enorme audiencia en Argentina”, fue el titular con el que el portal de El Mundo en España difundió la noticia. “Fue, por momentos, una sesión de hipnosis”, dijo en su texto El Mundo de España sobre el transcurso del debate presidencial El Mundo, aseguró que “el debate fue un momento cumbre de la campaña, con una audiencia cercana a la de la final del Mundial de fútbol ganado por la selección de Lionel Messi hace once meses en Qatar.” En Chile, el portal BioBio también expuso los detalles del debate presidencial en Argentina: “Como era de esperar, el debate estuvo marcado por ácidas acusaciones cruzadas entre los candidatos”. Ambos candidatos se enfrentaron este domingo en un debate televisado “El candidato de Unión por la Patria (peronismo) se mostró muy incisivo haciendo innumerables preguntas a su oponente, al que invitó a ‘ir juntos al juzgado este lunes’ si disponía de alguna denuncia en su contra”, citó el medio.

“Massa impuso su agenda” y “Milei no pudo”: así reseñó la prensa internacional el debate presidencial previo al balotaje Leer más »

Massa arrincona a un Milei apagado en el último debate presidencial en Argentina

El País .- El ministro peronista expone las contradicciones ideológicas del ultraderechista, que apenas saca provecho de la crisis económica que pesa sobre su rival. El domingo se celebra la segunda vuelta Si un debate tiene alguna posibilidad de definir una elección, ninguno mejor que el celebrado este domingo en Argentina entre los dos candidatos a la Presidencia. El peronista Sergio Massa aporreó sin compasión durante dos horas a su rival, el ultra Javier Milei. El actual ministro de Economía concentró sus esfuerzos en exponer las contradicciones de Milei en la campaña, lo atosigó a preguntas que exigió contestar “por sí o por no”, puso en duda su estabilidad emocional y cerca estuvo de hacerlo perder los estribos. Milei ocupó la mayor parte de su tiempo en defenderse. Tildó a Massa de mentiroso y de ser parte de “la casta” que “ha empobrecido al país”, mientras agitaba el fantasma de un posible fraude en las elecciones del domingo próximo. Pero perdió, como un amateur, la oportunidad de sacar provecho de la crisis económica que dejará el kirchnerismo al presidente que llegará a la Casa Rosada el 10 de diciembre. El formato de este debate definitivo, que permitió las interrupciones y el diálogo entre los contrincantes, favoreció con claridad al peronista desde el inicio. Por algo es un político profesional con más de 30 años de experiencia, que fue candidato a presidente en 2015 despotricando contra el kirchnerismo (obtuvo el 21% de los votos) y ahora volvió al ruedo bajo la misma ala que tanto repudió. Milei, que saltó a la política hace poco más de dos años desde la televisión, padeció la falta de reflejos políticos y debió asirse a sus muletillas de campaña mientras perdía el tiempo respondiendo ataques. Javier Milei, durante el debate este domingo en Buenos Aires.POOL (VIA REUTERS) Massa se concentró en los cambios de opinión de su rival. Tras quedar segundo en la primera vuelta electoral, el ultra tomó distancia de sus propuestas más polémicas, como la libre portación de armas, el fin de las ayudas sociales o terminar con la educación pública. Massa le achacó también su alianza con Patricia Bullrich, tercera en el primer turno del 22 de octubre, y su jefe político, el expresidente Mauricio Macri (2015-2019). “Por sí o por no, ¿vas a eliminar los subsidios? Por sí o por no, ¿vas a dolarizar la economía? Por sí o por no, ¿vas a privatizar ríos y mares? Por sí o por no, ¿vas a eliminar el Banco Central? Por sí o por no, ¿vas a arancelar las universidades?”. “No me vas a condicionar, ustedes son unos mentirosos”, le respondió Milei, atosigado por lo que por momentos fue más una suerte de entrevista. “No vamos a tocar las tarifas. Vos nos reventaste los ingresos, si tuviéramos los ingresos de antes de la convertibilidad [del peso con el dólar, en 1991] tendríamos cuatro veces más que hoy. ¿Sabés por qué voy a terminar con la inflación? Porque es la forma en que ustedes nos roban a nosotros, el Gobierno de delincuentes que vos integrás”, le respondió. “Milei, el debate es largo, no te pongas agresivo”, le contestó Massa. “No te agredí, solo expreso con pasión lo que nos está pasando”, le dijo el ultra. Los primeros minutos del debate marcaron el tono de lo que serían las dos próximas horas. Milei estuvo titubeante, pero nunca llegó del todo a perder los estribos, pese a los esfuerzos de su contrincante. Siempre a la defensiva, sufrió la regla que le impedía tener apuntes. También el formato de los seis minutos. Ese era el tiempo del que disponía cada uno para desarrollar sus temas y perdían segundos cuando interrumpían al rival. Massa aprovechó la norma: disparaba preguntas cortas que dejaban sin tiempo a Milei, mientras él disponía más tarde de sus minutos para cerrar el bloque a gusto. “Entiendo que hiciste tu carrera en televisión, pero lo que está en juego hoy es el futuro de la nación. O te contradecís en la base que presentaste a la justicia electoral o en lo que decís esta noche. Estamos ante alguien que miente esta noche o mintió durante toda la campaña”, le achacó Massa a su rival. “Sos un mentiroso”, le respondía Milei a repetición. Sergio Massa, durante el debate este domingo en Buenos Aires.POOL (VIA REUTERS) El bloque de derechos humanos y convivencia democrática era una buena oportunidad para Massa, que inexplicablemente dejó pasar. El ultra propone la libre portación de armas y lleva de candidata a vicepresidenta a Victoria Villarruel, una negacionista del terrorismo de Estado. El debate, sin embargo, viró hacia la propuesta de Milei de reprivatizar el sistema de pensiones y sus constantes ataques a lo que llama “la casta política”. Fue en ese momento que Massa resumió cuál ha sido la estrategia de su campaña: “Esto no es entre [Mauricio] Macri o Cristina [Kirchner], Javier; esto es entre vos o yo. Ellos ya tuvieron su oportunidad, y los argentinos deciden sobre eso”. El bloque Seguridad fue, sin dudas, el que más benefició a Massa, que lleva años enarbolando la bandera de la mano dura contra la delincuencia, pese a pertenecer a un Gobierno que descree de ella. “El Estado se ocupa de la seguridad”, arrancó Milei, “pero como todo lo que hace el Estado lo hace mal, Argentina es un baño de sangre. No creemos en la lógica de que el delincuente es una víctima”. “Me alegra que por fin que coincidimos en algo”, le respondió el peronista, y usó su tiempo para explicar su política de seguridad en Tigre, el municipio del extrarradio de Buenos Aires del que fue alcalde entre 2007 y 2013. Massa instaló entonces cientos de cámaras de seguridad y se jactó de reducir al mínimo el delito en su distrito. Sergio Massa explicaba sus propuestas mientras Javier Milei esperaba su turno, este domingo en Buenos Aires.POOL (GETTY IMAGES) Para el final, Massa dijo que quiere ser presidente “para superar” la crisis, convencido “de que ahora viene el crecimiento”. Milei ya había perdido la oportunidad de sacar ventaja

Massa arrincona a un Milei apagado en el último debate presidencial en Argentina Leer más »

El apoyo electoral de Bullrich al ultra Milei dinamita al principal frente opositor argentino

El País .- Los sectores moderados de Juntos por el Cambio, la coalición que en 2015 llevó al poder a Mauricio Macri, advierten que no acompañarán la decisión de la excandidata a la presidencia Diez años tardó el expresidente Mauricio Macri en convertir a su partido, el Pro, en una alternativa al kirchnerismo; menos de 24 horas le bastaron para destruirlo. Mientras Patricia Bullrich, su candidata, derrotada con el 24% de los votos en la primera vuelta del domingo pasado, anunciaba su apoyo al ultra Javier Milei, el Pro estallaba. La ola expansiva alcanzaba también a Juntos por el Cambio, la coalición que el macrismo integra, al menos por ahora, junto a la centenaria Unión Cívica Radical (UCR) y otros partidos de centro, como la Coalición Cívica de la exdiputada Elisa Carrió. Las palomas del Pro se sintieron traicionadas y los radicales advirtieron que no acatarían una decisión “unilateral e inconsulta”. El apoyo de Bullrich y Macri a Milei se acordó durante una reunión tripartita y secreta celebrada el martes a la medianoche. “Mientras nos peleábamos halcones y palomas, nos surgió un pájaro loco”, resumió un senador integrante de la coalición. El “pájaro loco” es Milei. Javier Milei irrumpió hace dos años en la política argentina dispuesto a destruirlo todo. Se hizo de una motosierra y al grito de “la casta tiene miedo”, arremetió con furia contra lo que llamó la vieja política “chorra [ladrona] y asesina”. El kirchnerismo gobernante era “lo peor que le pasó a la Argentina, los radicales “unos estafadores mentirosos”, la izquierda “zurdos de mierda” y Bullrich una “montonera tirabombas” que en los setenta “mató niños en un jardín de infantes”. Cuando hablaba de Macri lo tildaba de “tibio”, el representante de un “kirchnerismo de buenos modales” que había arruinado al país como le resto de la “casta política”. Al grito de “Viva la libertad, carajo”, Milei destruyó durante la campaña todos los puentes posibles. Pero el lunes, tras quedar segundo en la primera vuelta detrás de Massa con el 30% de los votos, inició un acelerado proceso de reconstrucción. Llamó a hacer “tabula rasa” de los agravios que había lanzado en campaña y pidió a Juntos por el Cambio que se sumase a un gran frente para “aniquilar a la banda de criminales” que es, según su lectura, el kirchnerismo. “Sería una irresponsabilidad no perdonar”, dijo. Y Bullrich y Macri lo perdonaron. Los dos dirigentes más importantes del Pro, el partido más grande de la alianza Juntos por el Cambio, se reunieron en secreto con el ultra que los había insultado durante meses y acordaron, sin avisar al resto de la coalición, su apoyo en la campaña por la segunda vuelta. Bullrich justificó su voto a Milei con una frase del libertador José de San Martín: “Cuando la patria está en peligro todo está permitido, excepto no defenderla”. El “peligro” es “el kirchnerismo populista”, responsable “de la decadencia argentina”. Milei, Macri y Bullrich firmaron un acta en la que se comprometían a respetar algunos principios democráticos básicos puestos en cuestión por el libertario. Entre ellos, no avanzar en la legalización de las armas o la venta de órganos y no eliminar la educación y la salud públicas. El documento no menciona la dolarización de la economía, el caballito de batalla de Milei ante sus votantes. El anuncio de Bullrich tuvo el efecto devastador que todos esperaban. Dentro del Pro, puso en evidencia el quiebre soterrado que desde hace meses divide a halcones y palomas. El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, está entre los moderados. Derrotado por Bullrich en la interna partidaria, dijo que se “sorprendió” cuando supo de la reunión de medianoche con el ultra. “Milei está en los bordes de la democracia y sus ideas son peligrosas. Massa es la reelección del populismo kirchnerista. La tercera alternativa es trabajar para mantener a Juntos por el Cambio lo más fuerte posible para que sea una alternativa”, dijo el miércoles por la noche en rueda de prensa. “Nos debemos una autocrítica sobre las formas de funcionar y decidir, porque así nos fue”, agregó, en referencia a la derrota del domingo. Rodríguez Larreta insistió en la necesidad de mantener unida a la coalición que desde 2015 fue la alternativa al peronismo kirchnerista, aunque no aclaró si eso supone que Macri y Bullrich queden fuera. Más claro lo tienen en el resto de los partidos que integran Juntos por el Cambio. El gobernador de Jujuy (norte) y presidente de la UCR, Gerardo Morales, dijo que Bullrich le daba “vergüenza ajena” y que Macri era “el gran responsable de la derrota” en la elección por un sitio en la segunda vuelta. “Esto es lo que quería desde un principio, joder a Juntos por el Cambio”, disparó sobre el expresidente. Elisa Carrió, fundadora de la Coalición Cívica, fue igual de directa: “Macri siempre quiso estar con Milei”. Para ambos, tanto el expresidente como Bullrich ya no pertenecen a la coalición opositora. La forma que tomará en el futuro Juntos por el Cambio es aún una incógnita. Rodríguez Larreta se erigió como el garante de la unidad y dio algunas pistas: el poder debería estar en manos de los diez gobernadores, de 24 que tiene Argentina, que salieron de las filas del Pro y la UCR. Esos dirigentes no están dispuestos a hacer campaña por Milei y necesitan de Juntos por el Cambio para garantizar la gobernabilidad en sus provincias. Unidos en un solo bloque serán más fuertes en sus negociaciones con el Gobierno Nacional, que a partir del 10 de diciembre estará en manos de Milei o del peronista Massa. Cualquiera sea el resultado en la segunda vuelta por la presidencia, serán oposición.

El apoyo electoral de Bullrich al ultra Milei dinamita al principal frente opositor argentino Leer más »

Javier Milei abandona la motosierra y activa el ‘plan seducción’

El País .- El candidato ultra a la presidencia de Argentina modera su mensaje para pedir el voto a aquellos dirigentes que trató de asesinos y ladrones durante la campaña de la primera vuelta Un cambio ya se ha iniciado en Argentina, y no porque haya asumido un nuevo Gobierno. Javier Milei, el candidato ultra que encandiló a millones de argentinos con sus llamados a “exterminar a toda la casta política”, ha iniciado la rápida reconstrucción de los puentes que derribó con furia durante la campaña para la primera vuelta. Segundo en las elecciones del domingo con el 30% de los votos, a seis puntos del peronista Sergio Massa, lleva desde la misma noche electoral bajando los decibeles de su verba incendiaria. Necesitado de votos para vencer a Massa en la segunda vuelta del 19 de noviembre, El León, como se hace llamar, ya no muestra los dientes. Su nueva estrategia de seducción se inició con Patricia Bullrich, la conservadora que quedó tercera y a la que durante el debate presidencial acusó de “montonera tirabombas” por su pasado en la guerrilla peronista Montoneros. El nuevo Milei alcanzó el paroxismo este martes, cuando ofreció un ministerio a la izquierda tradicional, la misma a la que acusaba con los ojos en llamas de ser “mugres”, “escoria” y “zurdos de mierda”. El domingo por la noche, Milei debió enfrentar a cientos de seguidores que esperaban un claro primer lugar. Dejó debajo del escenario la motosierra, símbolo de sus promesas de destrucción total de todo lo establecido, y no habló de acabar con la “casta política” sino con el peronismo kirchnerista. La derecha y la izquierda tradicionales quedaron de un plumazo fuera de la larga lista de enemigos de la patria. “Vengo a dar por terminado el proceso de ataques y hacer tabula rasa para terminar con el kirchnerismo. Más allá de nuestras diferencias, tenemos que entender que enfrente tenemos una organización criminal”, dijo, refiriéndose al actual Gobierno. Javier Milei, durante la noche electoral de este domingo, en Buenos Aires.MATÍAS BAGLIETTO (REUTERS) Milei recorrió luego radios y canales de televisión ofreciendo cargos a sus enemigos de ayer. Hace menos de un mes, Bullrich, exministra de Seguridad del presidente Mauricio Macri, era una terrorista que había “colocado bombas en los jardines de infantes”. La acusación le ganó al candidato una denuncia penal promovida por la aludida. El lunes, sin embargo, dijo que Bullrich había hecho una excelente gestión como ministra y le ofreció sumarla a un eventual Gobierno de ultraderecha. “Si ella quiere, cómo le voy a decir que no”, dijo. Que Bullrich acepte el convite no es descabellado. Los coqueteos del macrismo con Milei comenzaron antes de las elecciones, sobre todo por decisión de Macri. El expresidente vio, con acierto, que Milei le quitaba votos a su coalición, Juntos por el Cambio, y adelantó que su partido, el Pro, debía apoyar en el futuro Congreso las leyes que estuviesen a tono con los ideales liberales de movimiento. La oferta de Macri cayó muy mal entre los socios moderados de Juntos por el Cambio, y ahora en la derrota se acelera la posibilidad de una ruptura. Milei, al igual que Massa, ha salido a la caza de los 6,2 millones de votos de Juntos por el Cambio. El ultra solía llamarlos “Juntos por el cargo”, y ahora estudia la forma más elegante de tragarse sus palabras sin perder la compostura. Su metamorfosis tiene sus riesgos: no está claro hasta dónde sus votantes, casi ocho millones de personas, le perdonarán que ahora abra la mano a aquellos que trató de ladrones, terroristas y asesinos. La nueva estrategia de campaña de Milei es que solo la unidad “de los defensores de la libertad” podrá sacar del poder al kirchnerismo. Y el expresidente Macri es la figura en la que confía para sumar votos. “Con Macri entendemos el riesgo de la continuidad del kirchnerismo en alguien tan hábil y perverso como Sergio Massa. Si estoy dispuesto a abrir el diálogo para que terminemos con el kirchnerismo, la elección es muy fácil. ¿Se quieren quedar discutiendo lo que pasó en la campaña o damos vuelta a la hoja y sacamos a los kirchneristas del poder?”, dijo. Javier Milei saluda a un grupo de simpatizantes, este domingo en Buenos Aires.JUAN IGNACIO RONCORONI (EFE) Desde el macrismo no descartan aceptar, finalmente, algún tipo de acuerdo con Milei, aunque ello suponga romper con los sectores moderados de la coalición que integran. Federico Angelini, diputado y vicepresidente del Pro, dijo este martes que bastará con que Milei pida disculpas a Bullrich para dar por terminado el asunto de las bombas contra niños. “Lo personal tiene que estar por debajo del interés general, que es que Argentina salga adelante”, dijo Angelini. La invitación de Milei alcanza a Macri, pero no al resto de sus socios radicales de Juntos por el Cambio. El ultra tiene un odio visceral hacia los herederos del presidente Raúl Alfonsín (1983-1999), a los que acusa de haber traicionado a Bullrich votando por Massa el domingo pasado. No piensa lo mismo de la izquierda, al menos ahora que necesita sus 700.000 votos. Durante el último debate de candidatos los acusó de defender al comunismo, “una ideología que mató a 100 millones de personas”. “Con los zurdos de mierda no hay que negociar nada de nada”, repetía el ultra en las redes sociales. Este martes les ofreció un eventual Ministerio de Capital Humano, con el que piensa terminar con los actuales de Educación, Salud, Trabajo y Desarrollo Social. “Las personas de izquierda son las que más saben” sobre capital humano, dijo Milei. En cualquier caso, su campaña ya no habla de aniquilar a toda la casta política, dinamitar el banco central, dolarizar la economía y legalizar la portación de armas. La nueva batalla que ofrece a sus votantes es “libertad vs kirchnerismo”.

Javier Milei abandona la motosierra y activa el ‘plan seducción’ Leer más »

Los votos de Patricia Bullrich, territorio de disputa en Argentina

El País .- Los 6,2 millones de personas que votaron por la candidata conservadora en la primera vuelta son la llave del triunfo del peronista Massa o el ultra Milei en el segundo turno de noviembre La segunda vuelta electoral del 19 de noviembre en Argentina será una pelea voto a voto. El peronista Sergio Massa, ganador del primer turno, y el ultra Javier Milei, el segundo en discordia, ya salieron de pesca. El botín más preciado le pertenece a Patricia Bullrich, la candidata conservadora de la alianza Juntos por el Cambio, la misma que en 2015 llevó al poder a Mauricio Macri. La exministra de Seguridad obtuvo 6,2 millones de votos que pueden ser la clave de un triunfo. Sus votantes no conforman un bloque homogéneo, producto del origen variopinto de los partidos que integran la alianza conservadora. Tanto Massa como Milei utilizaron los discursos de la noche electoral para pedir su apoyo. Tienen por delante cuatro semanas para convencerlos. En los votos de Juntos por el Cambio hay un núcleo duro y mayoritario que sale del Pro, el partido que Macri fundó en 2005 como plataforma para gobernar la ciudad de Buenos Aires y más tarde la presidencia. Sus integrantes se consideran republicanos y liberales, pero lo que realmente los une es un odio común hacia el peronismo, mucho más si se trata de su versión kirchnerista. El segundo grupo de votantes sale de la Unión Cívica Radical, la UCR. Fundado en 1891, fue el primer partido de masas de Argentina. A partir de la década del cuarenta, la política nacional se estructuró a partir de la relación dialéctica que los radicales mantuvieron con el peronismo. El protagonismo de los radicales alcanzó su cenit en 1983, con Raúl Alfonsín y la transición democrática, y se apagó el día que otro presidente del partido, Fernando de la Rúa, abandonó el poder anticipadamente en 2001, durante la crisis del corralito. La UCR nunca perdió control territorial, pero a nivel nacional quedó reducido a un apéndice del Pro en Juntos con el Cambio. Su votante es antiperonista, pero sin fanatismo. Massa fue por ellos el mismo domingo por la noche. “Quiero hablarles a esos miles de radicales que comparten con nosotros valores democráticos como la educación pública y la independencia de poderes. Voy a hacer el mayor de los esfuerzos en los próximos 30 días para ganarme su confianza”, les dijo. Milei, en cambio, simplemente detesta a los radicales. Hizo campaña insultándolos y el lunes los acusó sin matices de traicionar a Bullrich. “Subió el voto de Massa y bajó el de Bullrich. Ahí está claro quiénes son los que traicionaron” a la alianza, dijo el candidato ultra. El ministro de Economía y candidato presidencia, Sergio Massa, durante una rueda de prensa en Buenos Aires, el lunes.JUAN MABROMATA (AFP) ¿Por qué Milei se da el lujo de despreciar a los radicales? “Porque cree que ese voto ya se fue con Massa. Y que los seis millones de votos que se quedaron con Bullrich es el [voto] más puro y duro, y, por lo tanto, más cercano a quedarse con él”, dice Sergio Morresi, catedrático de la Universidad Nacional del Litoral. “El asunto es si realmente es cierto que los radicales ya votaron por Massa, porque Milei no tiene gente estudiando ese fenómeno con datos empíricos; por ahora es nada más que una impresión”, explica. Si Massa tiene más chances de sumar esos votos, Milei podrá quedarse con buena parte de los seguidores del Pro, un partido que “se declara muy republicano, pero que es ante todo profundamente antiperonista y antikirchnerista”, dice Morresi. Este sentimiento es más fuerte que los llamados de Milei a dinamitar todo el sistema político, legalizar la venta de órganos o cerrar los ministerios de Educación y Salud. Eduardo Fidanza, director de la consultora Poliarquía, coincide en que el voto de Juntos por el Cambio se dividirá entre Milei y Massa, pero advierte que es pronto para saber en qué proporción. “Tanto los radicales como el sector moderado del Pro no estarían dispuestos a votar a Milei”, dice, “pero indudablemente se llevará una parte, la de los votantes duros de Macri y de todos aquellos que aborrecen al kirchnerismo, que son muchos”. La migración hacia Massa “será más encubierta, como sucede con los votos vergonzantes”, agrega. En cualquier caso, si Milei logra quedarse con los 6,2 millones de votos de Bullrich tendrá suficiente para ganar la segunda vuelta. Por ahora no parece posible. Podrá completar la grilla con parte de los 1,7 millones de votos que obtuvo el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, un peronista profundamente antikirchnerista que en algún momento coqueteó con su ingreso a Juntos por el Cambio. Massa podrá compensar con los 700.000 votos de la izquierda tradicional, que en la primera vuelta fueron a parar a la candidata Myriam Bregman. El candidato de la Libertad Avanza Alliance, Javier Milei, se dirige a sus simpatizantes en la noche electoral.NATACHA PISARENKO (AP / LAPRESSE)

Los votos de Patricia Bullrich, territorio de disputa en Argentina Leer más »

Analista argentino considera favorito a Massa en la segunda vuelta

Los resultados de las elecciones presidenciales en Argentina, generan sorpresa en propios y extraños. Federico González, reconocido analista político de ese país, reconoció que el triunfo de Sergio Massa en la primera vuelta fue algo inesperado, debido a las fuertes críticas que recibe en calidad de ministro de Economía del actual gobierno peronista, identificado con el Socialismo del Siglo 21. Massa llegó al 35% de los votos, mientras Javier Milei, del movimiento Libertario, sumó el 30%. Como ninguno de ellos logró la mayoría absoluta, irán a un balotaje el 19 de noviembre. González afirmó que, en efecto, el triunfo del actual ministro “es una paradoja”, pero demuestra que fue capaz de revertir la campaña en contra, y remontar la desventaja que tenía en los sondeos previos. A su criterio, el aspirante mostró inteligencia y astucia para “asustar” al electorado, sobre las propuestas económicas de Milei. En resumen dijo que “estamos mal, pero podríamos estar peor”. Sobre Patricia Bullrich, candidata del “macrismo”, y que quedó fuera de la contienda, opinó que nunca terminó de involucrarse con los jóvenes, y que sus propuestas no fueron bien explicadas. Para la segunda vuelta el analista ve como favorito a Massa, debido a los amplios frentes que abrió Milei con otras fuerzas políticas, y que seguramente le impedirán recibir su apoyo. Además, Massa no es realmente partidario del socialismo, y mucho menos del peronismo. El experto afirmó que si entró al gobierno fue por “supervivencia política”, ya que en su ideario no consta la agenda progresista. En cambio, González advirtió que el postulante libertario creó demasiados conflictos, habló mal de los viejos y lanzó acusaciones que no pudo probar. Sí, generó entusiasmo en ciertos sectores, pero en otros provocó inquietud.

Analista argentino considera favorito a Massa en la segunda vuelta Leer más »

Argentina elige presidente bajo la amenaza de la ultraderecha

El País.- Javier Milei, un negacionista de la dictadura que promete dolarizar la economía, encabeza los sondeos frente a opciones más moderadas de peronistas y conservadores Argentina enfrenta las elecciones de resultado más incierto desde el regreso a la democracia, hace 40 años. La irrupción de Javier Milei, un candidato que entró por la ventana a la escena política hace poco más de dos años, ha trastocado todas las previsiones. Con una agenda que impulsa la dolarización y la reducción del Estado, negacionista del cambio climático y la dictadura y contrario al aborto legal, Milei encabeza los sondeos de la primera vuelta presidencial que se celebra este domingo. Tiene enfrente al ministro de Economía, Sergio Massa, candidato del peronismo en una versión cada vez más alejada del kirchnerismo, la fuerza que domina la política argentina desde hace dos décadas, y a Patricia Bullrich, de Juntos por el Cambio, la alianza que en 2015 llevó a Mauricio Macri a la Casa Rosada. La exministra de Seguridad de aquel Gobierno fallido ha perdido la estrella de la opción de un cambio, valor que le ha arrebatado Milei. Los argentinos están cansados de las crisis económicas recurrentes y las promesas incumplidas por un Estado con aspiraciones de benefactor que pierde recursos día a día y cada vez pide más y ofrece menos. De ese caldo de cultivo ha salido el votante de Milei, donde abundan jóvenes, sobre todo varones, convencidos de que vivirán peor que sus padres. Los seguidores del ultra achacan sus frustraciones al Estado y a sus administradores: los políticos. Hacia allí ha apuntado los cañones Milei, en un coctel muy efectivo de frases simples que acompaña con un gran despliegue en redes sociales y una estética de campaña vinculada al rock and roll más duro. Cuando un estadio comienza a cantar eufórico “la casta tiene miedo” o “dolarización, dolarización” sube la adrenalina y queda poco espacio para las sutilezas. La verba incendiaria de Milei, con llamados a “aniquilar” el Estado con una motosierra, ha echado raíces sobre todo entra las clases baja y media baja. Los enemigos de Milei son la “lacra” del kirchnerismo, pero también la derecha liberal clásica, a la que acusa de inepta y tibia. En las elecciones primarias obligatorias de agosto, Milei sumó siete millones de votos, el 30% de los emitidos, y quedó por delante de Juntos por el Cambio y el peronismo. Si este domingo repite el resultado, pasará a la segunda vuelta, agendada para el 19 de noviembre. Si, en cambio, obtiene el 45% o alcanza el 40% con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo, será presidente. Los rivales de Milei tienen poco para ofrecer. Sergio Massa, el elegido por el peronismo gobernante, carga con el lastre de la gestión económica. Sus resultados son catastróficos. La inflación interanual se acerca al 140%, cuatro de cada 10 argentinos son pobres y las reservas del Banco Central están en rojo. El descalabro económico es tal, que la semana previa a las elecciones muchos comercios cerraron sus puertas por no tener precios de referencia para sus productos. Un acuerdo de última hora con China dio un respiro al Gobierno con el aporte de 6.500 millones de dólares de libre disponibilidad que le permitirá llegar con la economía a flote al menos hasta el 10 de diciembre, cuando asume el nuevo Ejecutivo. El candidato presidencial por el peronismo, Sergio Massa, saludaba el martes al público del acto de cierre de campaña de su coalición en la provincia de Buenos Aires.JUAN IGNACIO RONCORONI (EFE) Massa ha hecho campaña tomando toda la distancia posible del presidente, Alberto Fernández, una figura que se ha hundido en la irrelevancia política, y de Cristina Kirchner, ausente de la campaña electoral por voluntad propia. Pese a todas las dificultades, la candidatura de Massa sigue con vida y los sondeos auguran incluso que podría pasar a la segunda vuelta. Al final del día, tiene detrás al peronismo, una maquinaria que, aunque en declive, aún mantiene su poder de fuego y a un votante fiel. La cuesta de Bullrich es más empinada. Su alianza, Juntos por el Cambio, no vio venir al tsunami Milei y el segundo puesto que obtuvo en las primarias la sumió en el desconcierto. Los argentinos descontentos con el peronismo en su versión kirchnerista ya no consideran que el macrismo sea la esperanza de algo nuevo. Macri entregó el Gobierno en 2019 con un 50% de inflación y con más pobres que cuatro años antes. Bullrich, su heredera, estructuró su campaña alrededor de las ideas de seguridad y orden, sin percibir que la profundidad de la crisis económica había cambiado las prioridades de los votantes. En ese escenario de incertidumbre llegó Milei con sus promesas de romperlo todo para erigir desde los escombros, aunque no quede claro cuál es su plan definitivo. Argentina atraviesa un momento bisagra. La irrupción de Milei es evidencia de la crisis de un modelo de democracia que se sostenía sobre el eje peronismo-antiperonismo. El candidato ultra rompe el equilibrio con disparos hacia ambos bandos y se coloca fuera de esa relación dialéctica que, aunque conflictiva, ha garantizado la gobernabilidad durante 40 años. La única duda que carcome a los electores es la capacidad de gestión que tendrá, en caso de ganar la presidencia, el recién llegado. Sea cual sea el resultado, estará en minoría en las cámaras de diputados y senadores. Su partido no tendrá, además, ni uno solo de los 24 gobernadores que controlan el poder territorial argentino. El lunes se sabrá también si el peronista Axel Kicillof logra retener o no el poder en la provincia de Buenos Aires. El mayor distrito electoral del país no prevé una segunda vuelta y los sondeos son favorables al político kirchnerista, aunque sea por una mínima ventaja. La candidata presidencial de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, cerraba el jueves su campaña en la periferia de Buenos Aires.MARTIN COSSARINI (REUTERS) El éxito encontró desprevenido a Milei, que durante el último mes ha apurado la construcción de puentes con el mundo político y empresarial que no le tiene confianza. Se ha rodeado para ello de políticos con historia, muchos

Argentina elige presidente bajo la amenaza de la ultraderecha Leer más »

Milei llega al día de la elección argentina primero en las encuestas, pero en una competencia ajustada

El País .- Sergio Massa se perfila como su rival en una segunda vuelta que, salvo un vuelco de última semana en las encuestas, será un enfrentamiento entre la vieja izquierda y la nueva derecha A cierre de las últimas encuestas publicadas para la primera vuelta, el conjunto de las mismas continúa mostrando a Javier Milei en una posición de liderazgo con un 34,6%. Sergio Massa le sigue a solo cuatro puntos (30,4% de la intención de voto). Patricia Bullrich mantiene una presencia significativa, con el 26,1%. Esto deja a los tres líderes del favor popular en un margen de menos de nueve puntos, mientras que Schiaretti y Bregman, en cuarto y quinto lugar respectivamente, parecen no tener grandes posibilidades de sorpresa, ya que no alcanzan siquiera el 5%. Estas cifras provienen de un promedio de las encuestas publicadas entre el 14 de septiembre y el 14 de octubre, y han sido ajustadas eliminando a los indecisos para reflejar de manera más precisa las expectativas actuales. El hecho de que Milei siga en los entornos del 35% y a poca distancia de sus rivales prácticamente asegura que habrá segunda vuelta. Ninguna de las encuestas realizadas en los últimos dos meses prevén una victoria en primera, de hecho, por ninguna de las dos vías que ofrece para ello la norma electoral argentina: ni el 45% ni un 40% con diez puntos de ventaja respecto al segundo. La última (y única) que sí lo preveía es del 18 de agosto, y esa misma casa tiene mediciones posteriores descartando el escenario. Opciones de victoria en primera vuelta según cada una de las últimas encuestas para la 1a vuelta de las presidenciales argentinas  Página 1 de 2   MISSING: summary MISSING: current-rows. MISSING: sort-direction / descending MISSING: sort-column Encuestadora Fecha Primero Voto para el 1o Victoria por 45% Distancia 1o-2o Victoria por ventaja Atlas Intel 12-oct Massa 32% No 4,5 No Tendencias 11-oct Milei 32% No 0,4 No Clivajes 10-oct Milei 33% No 1,7 No Circuitos 10-oct Milei 35% No 1,8 No CB Consultora 10-oct Milei 32% No 0,9 No Opinaia 10-oct Milei 32% No 3,0 No Atlas Intel 9-oct Massa 31% No 5,5 No DC Consultores 9-oct Milei 37% No 6,9 No CIGP 7-oct Massa 34% No 1,1 No Fixer 4-oct Milei 34% No 8,2 No Zuban Córdoba 3-oct Milei 35% No 2,0 No Reale Dalla Torre 2-oct Milei 40% No 12,6 No Aresco​ 28-sep Milei 36% No 3,0 No CB Consultora 27-sep Milei 34% No 3,5 No Atlas Intel 24-sep Massa 32% No 2,9 No Circuitos 24-sep Milei 35% No 3,5 No UdeSA 24-sep Milei 35% No 4,9 No Aresco​ 21-sep Milei 36% No 5,5 No Proyección 20-sep Milei 37% No 5,0 No Opinaia 19-sep Milei 35% No 7,5 No La victoria por ventaja se produce cuando el primer candidato alcanza el 40% y al mismo tiempo tiene +10 puntos de ventaja respecto al segundo Donde sí se ha abierto una cierta variación interesante es en quién llegará primero a la mesa. Sergio Massa ha logrado encabezar varios de los últimos sondeos publicados antes de la veda del 14 de octubre. La mayoría siguen poniendo a Milei al frente, pero es notable que Massa haya logrado colocarse aquí. Al mismo tiempo, también lo es que Patricia Bullrich haya desaparecido de las duplas previstas por la todas menos una de las casas encuestadoras en los últimos días. Primera y segunda posición esperada por cada una de las últimas encuestas para la 1a vuelta de las presidenciales argentinas  Página 1 de 2   MISSING: summary MISSING: current-rows. MISSING: sort-direction / descending MISSING: sort-column Encuestadora Fecha Primero Segundo Atlas Intel 12-oct Massa Milei Tendencias 11-oct Milei Massa CB Consultora 10-oct Milei Massa Circuitos 10-oct Milei Massa Clivajes 10-oct Milei Massa Opinaia 10-oct Milei Massa Atlas Intel 9-oct Massa Milei DC Consultores 9-oct Milei Bullrich CIGP 7-oct Massa Milei Fixer 4-oct Milei Massa Zuban Córdoba 3-oct Milei Massa Reale Dalla Torre 2-oct Milei Massa Aresco​ 28-sep Milei Massa CB Consultora 27-sep Milei Massa Atlas Intel 24-sep Massa Milei Circuitos 24-sep Milei Massa UdeSA 24-sep Milei Massa Aresco​ 21-sep Milei Massa Proyección 20-sep Milei Massa CELAG 19-sep Milei Massa Fuente: Última encuesta de cada casa registrada en el CNE publicada durante el mes anterior al promedio, excluyendo a los indecisos de la base de cáculo. Estos datos apuntan a un enfrentamiento entre la vieja izquierda y la nueva derecha a la segunda vuelta, abriendo un nuevo escenario de polarización para Argentina que ya se anticipó en las PASO y vendría a confirmarse, de producirse estos resultados, en las presidenciales. Sin embargo, vale la pena ser cuidadosos a la hora de extraer conclusiones demasiado contundentes. La variación en las diferencias entre Bullrich y Massa es considerable de una casa a otra, y en pocos casos supera los 6 puntos. El promedio de esta diferencia es de apenas 4 puntos, perfectamente dentro del margen de error aceptable para encuestas bien calibradas. Bullrich vs Massa en las últimas encuestas publicadas para la 1a vuelta de las presidenciales argentinas | 14-oct Fuente: Última encuesta de cada casa registrada en el CNE publicada durante el mes anterior al promedio, excluyendo a los indecisos de la base de cáculo. Dicho de otro modo: pronosticar una carrera de este tipo, en la que la pregunta central es qué dos de tres candidatos igualados pasarán primero, es muy difícil para cualquier entidad demoscópica. Primero, porque márgenes de dos, tres y cuatro puntos son casi irrenunciables, difíciles de reducir incluso con inversiones notables en muestra y método. Pero también porque la luz sobre la evolución de las preferencias de la ciudadanía se “apagó” el pasado día 15, cuando entró en vigor la veda para nuevos sondeos. En ese punto las preferencias agregadas de la ciudadanía argentina no estaban necesariamente fijadas. No al menos fuera de las grandes líneas que no resuelven la pregunta central de quién va a pasar a la segunda vuelta: sabíamos entonces, como hace dos o tres semanas, que serán dos de la tríada Milei-Massa-Bullrich. Pero mientras Milei parecía haber encontrado algo parecido a un techo al perder el momentum inicial que le

Milei llega al día de la elección argentina primero en las encuestas, pero en una competencia ajustada Leer más »

Los planes de Cristina Kirchner en la última semana de campaña: seguirá el acto de Massa y Kicillof desde Santa Cruz

Infobae .- La Vicepresidenta está en el sur del país y no participará del encuentro de mañana en el estadio de Arsenal, en Avellaneda En ese esquema es que Unión por la Patria prepara un gran acto para mañana en el estadio de Arsenal de Sarandí, en Avellaneda. El lugar y la fecha no es antojadizo, ya que será el 17 de octubre, el día de la Lealtad Peronista, en el mismo lugar en donde en junio de 2017 Cristina Kirchner lanzaba Unidad Ciudadana. Pero, en esta ocasión, la Vicepresidenta no estará presente. La mujer, que hace seis años ocupaba el centro del escenario y se presentaba como única oradora, decidió no participar del encuentro. La convocatoria formal para el acto de mañana en Avellaneda A la hora de explicar la ausencia de la máxima figura del kirchnerismo, desde su entorno explicaron que mantiene su tesitura de no participar de actos de campaña. La ex mandataria entiende que su rol hoy pasa más por aglutinar internamente más que por sumar en el electorado, en donde no tiene una imagen positiva muy alta. La idea de Cristina Kirchner, quien aún no confirmó cuándo regresa del sur en donde pasó el Día de la Madre junto a sus nietos, es retomar las reuniones que viene manteniendo con la dirigencia para ajustar lo que será el acto electoral. Esos encuentros se realizan generalmente en el despacho que tiene en el primer piso del Senado de la Nación, lugar hasta donde peregrina buena parte de la dirigencia del kirchnerismo. Desde ahí monitorea toda la campaña y hará lo mismo en estos últimos días de cara a las elecciones del domingo 22 de octubre. El intendente de Ensenada, Mario Secco, fue quien terminó de confirmar la ausencia de Cristina Kirchner al señalar que no cree que se presente. “Es una decisión de ella. Ya será el momento en que Cristina tendrá que salir. Mientras tanto, está poniendo en valor a los candidatos”. “Si ella aparece, es otra cosa: empezamos a hablar de ella y no de los candidatos”, explicó el intendente ultrakirchnerista. La otra persona en donde apuntarán las cámaras es Máximo Kirchner. La relación entre el diputado y presidente del PJ bonaerense con el gobernador y candidato a la reelección en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, no está pasando por el mejor momento como consecuencia del caso Insaurralde. Desde el entorno del diputado líder de La Cámpora aseguran que va a estar presente “como estuvo en la caravana del fin de semana pasado”, pero no explican qué rol va a tener. Su presencia arriba o abajo del escenario marcará el lugar que le dieron los organizadores o que decidió ocupar. Por lo pronto, los organizadores tienen previsto que sólo habrá tres oradores en el acto. El primero en tomar la palabra en el acto en el estadio de Arsenal será Jorge Ferraresi, el intendente de Avellaneda; luego será el turno del gobernador bonaerense y candidato a la reelección, Axel Kicillof; y por último el cierre del acto estará a cargo del ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria, Sergio Massa. Más allá de este encuentro, el oficialismo tiene previstos otros cierres de campaña de cara a los comicios del domingo. El gobernador bonaerense tiene preparadas varias recorridas, mientras que Massa hará acto final en una fábrica del conurbano bonaerense.

Los planes de Cristina Kirchner en la última semana de campaña: seguirá el acto de Massa y Kicillof desde Santa Cruz Leer más »

Argentina se acerca a las elecciones con una economía incendiada

El País .- La devaluación del peso en los mercados paralelos y el aumento de la inflación hacen pensar en una difícil transición hasta el 10 de diciembre Argentina se acerca a una de las elecciones más inciertas de su historia reciente, con la economía convertida en un campo minado que deberá desactivar el próximo presidente. Gane quien gane el 22 de octubre, se anticipa una transición muy compleja hasta su asunción, el 10 de diciembre. A diferencia de los últimos comicios, tres candidatos —y no dos— se disputan la jefatura de Estado: el ultra Javier Milei, el ministro de Economía Sergio Massa y la conservadora Patricia Bullrich. El peronista Alberto Fernández, con la popularidad por los suelos, renunció a buscar la reelección y cedió la candidatura oficialista a Massa, quien ha perdido la pelea contra la inflación —roza el 140% interanual— pero busca ganarla en las urnas. No lo tiene nada fácil. Todas las encuestas anticipan la victoria del candidato del partido de ultraderecha La Libertad Avanza, quien alimenta la zozobra económica en busca de más apoyo popular y acumula denuncias en los tribunales por sus declaraciones incendiarias. El ganador o ganadora debe obtener el 45% de los votos o el 40% a 10 puntos de distancia del segundo para ser elegido presidente el 22 de octubre. De no ser así, competirá contra el segundo más votado en segunda vuelta el 19 de noviembre. El candidato Javier Milei en un mitin de campaña.NATACHA PISARENKO (AP) Milei, diputado desde 2021, ha sido el protagonista de esta campaña electoral. El duro mensaje de este economista ultraliberal contra la casta política —a la que tilda de ladrona, parasitaria e inútil— le permitió atraer el voto de millones de personas hartas de años de deterioro económico y social y convertirse en el candidato más votado en las primarias del 13 de agosto. Ganó en 16 de las 24 provincias del país. Desde entonces, Milei se ha mantenido en cabeza en intención de voto, aunque el fracaso de los sondeos en las anteriores elecciones deja margen para la sorpresa. El candidato antisistema creció a través de las redes sociales, por fuera del radar de los medios y de la red territorial de la que disponen los partidos tradicionales. “Nunca hubo un cartel de Milei acá, no lo vimos venir, entró por la ventana”, señalaba días atrás un referente de la Villa 21-24, el barrio popular más grande de Argentina, durante una recorrida. Milei obtuvo un gran apoyo de los sectores más vulnerables, tradicionalmente afines al peronismo, aunque también de votantes de clase media y alta. Su promesa de podar con motosierra el gasto público no asusta a una ciudadanía cansada de vivir con una inflación que devora los salarios. Buenos Aires, en disputa En las últimas semanas, Milei ha recorrido provincias que ganó en primarias sin haber pisado. Es el caso de Salta, en el noroeste de Argentina, donde arañó el 50% de los votos. El economista cerró allí su campaña federal —que ha bautizado como “tour de la libertad”— el pasado jueves antes de concentrarse esta última semana en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral, que aporta casi el 40% de los votos. La provincia bonaerense es el territorio más disputado. A diferencia de otras regiones, que optaron por anticipar sus elecciones provinciales y municipales, el 22 de octubre Buenos Aires vota presidente, legisladores, alcaldes y gobernador provincial. El kirchnerista Axel Kicillof, que busca la reelección, fue el más votado en las primarias y confía en retener el control de este distrito clave. Kicillof tiene a su favor la división de la oposición: en Buenos Aires no hay segunda vuelta y el domingo que viene se conocerá el ganador. Le juegan en contra, en cambio, una situación económica que empeora semana a semana y los escándalos que han salpicado a su equipo más cercano. Su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, renunció al cargo y a su candidatura a concejal del municipio de Lomas de Zamora tras la difusión de imágenes que lo mostraban a bordo del yate de lujo Bandido en Marbella en compañía de la modelo Sofía Clérici. Las fotografías se viralizaron pocos días después de que se diese a conocer un nuevo aumento de la pobreza en el país sudamericano: cuatro de cada diez argentinos son pobres y uno de cada diez ni siquiera tiene ingresos suficientes para comprar alimentos. Tanto Milei como Bullrich esperan robarle votos por un escándalo que las bases kirchneristas consideran parte de una campaña sucia contra ellos y las opositoras blanden como un nuevo ejemplo de corrupción mientras avanzan las causas pendientes contra la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. La economía, centro de la campaña Massa, segundo en los sondeos, intenta evitar fuga de votos por derecha a Milei, por el centro al peronista disidente Juan Schiaretti y por izquierda a Myriam Bregman, una de las oradoras destacadas en los debates presidenciales. Sin logros que mostrar tras un año al frente del Palacio de Hacienda, Massa teme además el impacto que tendrá en las urnas el último estallido de la economía argentina: la brusca devaluación del peso en los mercados paralelos. A principios de octubre, un dólar se cambiaba por 800 pesos en las calles de Buenos Aires, pero la divisa estadounidense tocó un techo de 1.050 pesos antes de retroceder por debajo de los mil el jueves, último día hábil en Argentina. Sergio Massa durante el debate presidencial.AGUSTIN MARCARIAN (REUTERS) Faltan cuatro jornadas cambiarias antes de las elecciones del 22 de octubre y se prevé que el Gobierno ordenará nuevas redadas policiales para intentar desalentar operaciones en el mercado informal, el único que opera sin restricciones. Será más difícil que pueda frenar el nuevo aumento de precios derivado de la última depreciación de la moneda. Tras un dato de inflación récord en septiembre, del 12,7% mensual y el 138,3% interanual, se espera uno todavía peor para octubre. La espiral inflacionaria es la punta del iceberg de los grandes desequilibrios macroeconómicos de un país con déficit fiscal, abultada emisión monetaria, una deuda externa que no puede pagar y sin

Argentina se acerca a las elecciones con una economía incendiada Leer más »

Milei azuza la tensión cambiaria en Argentina: el peso “no vale ni excremento”

El País .- El candidato ultra a la presidencia llama a no renovar los plazos fijos. En el mercado paralelo un dólar se cambia a más de mil pesos. En tiempos de crisis económica e incertidumbre electoral los argentinos se refugian aún más que de costumbre en el dólar. La divisa verde es la moneda tradicional de ahorro en un país que, a diferencia de sus vecinos, no ha logrado domar una inflación que este año es de tres dígitos. Pero el aumento reciente de la tensión cambiaria se ha visto azuzado además por el favorito en la carrera presidencial, el candidato ultra Javier Milei. El lunes, Milei desalentó la renovación de plazos fijos en pesos y el uso de cualquier instrumento de ahorro en la moneda nacional de Argentina, que él considera que no tiene ningún valor y que promete reemplazar por el dólar si llega a la Casa Rosada. Sus declaraciones desataron numerosas críticas en una jornada en la que el peso marcó un nuevo récord negativo en el mercado paralelo, el único que opera sin restricciones, al cambiarse a 945 unidades por dólar. En las primeras operaciones de este martes, la divisa estadounidense cruzó la frontera de los mil pesos, un nuevo récord. “El peso es la moneda que emite el político argentino y por ende no puede valer ni excremento, porque esa basura no sirve ni para abono”, dijo Milei en una entrevista con Radio Mitre. La semana pasada ya había lanzado otra declaración incendiaria: “Cuanto más alto esté el precio del dólar, más fácil es dolarizar”. Los mensajes de Milei suman nerviosismo a una población con los bolsillos cada día más vacíos: el ritmo de aumento de los precios ha sido del 124,4% en los últimos doce meses, cinco puntos más que el promedio de alza salarial. El ministro de Economía y candidato a presidente por el peronismo gobernante, Sergio Massa, criticó con dureza a Milei, al que acusó de echar leña al fuego con fines electorales. “Poner en riesgo los ahorros de la gente por un voto no vale. Hay gente que le costó toda la vida”, declaró Massa. La conservadora Patricia Bullrich, postulante por la alianza opositora Juntos por el Cambio, también había denunciado la estrategia del economista ultraliberal. “No vale todo para defender la dolarización”, escribió Bullrich en las redes sociales. “Con su propuesta te destruye el bolsillo y te encarece los precios. Todo para justificar su dolarización. Es conocida la teoría: cuanto peor, mejor. En el medio, 46 millones de argentinos que están cada día más pobres”, agregó. Este martes, Bullrich repartió culpas: “Entre el pirómano de Massa que nos está llevando a la hiperinflación, y la irresponsabilidad de Milei, que fomenta la corrida cambiaria, están los argentinos angustiados por el presente y el futuro”. El fantasma del ‘corralito’ El titular de la cartera económica acusó también a Milei de poner en riesgo el sistema financiero y recordó las heridas traumáticas que dejó la crisis de 2001-2002, cuando se estableció un corralito que impidió que las familias retirasen sus ahorros de los bancos. El PIB per cápita se desplomó y la pobreza superó el 60%. La situación es muy distinta a la de esa crisis por los cambios de regulación impuestos desde entonces. Los bancos sólo pueden prestar divisas a los sectores que las generan y su liquidez en moneda extranjera es hoy superior al 80%. Aún así, las entidades financieras han salido a defender su solidez económica para intentar evitar que los ahorristas entren en pánico. Para este martes, solicitaron al Banco Central el envío de casi 125 millones de dólares físicos, el monto más alto para un sólo día en lo que va de 2023, según los datos del Mercado Abierto Electrónico. El objetivo es garantizar que todos los clientes que se presenten a retirar los dólares que tienen en sus cuentas puedan hacerlo sin problemas. El Gobierno argentino unificó este martes algunos de los tipos de cambio que coexisten entre la cotización libre y la oficial, fija en 365 pesos por dólar, para intentar reducir la demanda de divisas. Así, los conocidos como ‘dólar tarjeta’, ‘dólar solidario’ y ‘dólar Qatar’ pasaron a valer 731 pesos, más del doble que la cotización oficial pero aún por debajo de las demás. Las últimas medidas oficiales no han logrado aportar demasiada calma y todas las miradas estaban atentas a la apertura del mercado cambiario ante el riesgo de que continuase la caída libre del peso en el mercado paralelo. A diferencia de lo que ocurre en el resto del mundo, los medios de comunicación de Argentina informan a diario del valor del peso respecto al dólar. La incertidumbre se mantendrá al menos hasta que se conozcan los resultados de las elecciones generales del 22 de octubre. Las encuestas dan como vencedor a Milei pero sin apoyo suficiente para evitar una segunda vuelta el próximo 19 de octubre.

Milei azuza la tensión cambiaria en Argentina: el peso “no vale ni excremento” Leer más »

Ganadores y perdedores del segundo debate presidencial, según la mirada de cuatro expertos

Infobae .- Analistas consultados por Infobae coincidieron en que Bullrich mejoró su performance, Massa resistió las embestidas y Milei retrocedió respecto al primer debate. Schiaretti se destacó y Bregman no desentonó. El desempeño de los candidatos, uno por uno. Los cinco candidatos que se enfrentaron anoche en el segundo debate presidencial en el salón de actos de la Facultad de Derecho de la UBA volvieron a cumplir lo que se esperaba de cada uno. No hubo sorpresas y el consenso de los analistas consultados por Infobae coincidieron en subrayar el desempeño de Patricia Bullrich y de Juan Schiaretti, la resistencia de Sergio Massa ante la previsible embestida de sus rivales, la menguada performance del favorito Javier Milei y el desempeño parejo de Myriam Bregman. El análisis mezcla, al mismo tiempo, la comparación con el primer debate, que se realizó la semana pasada en el Forum de Santiago del Estero, y la mirada analítica sobre las fortalezas y debilidades que mostraron los candidatos, a doce días de que los argentinos tengamos que enfrentar las urnas para elegir mucho más que la persona que ocupará la Presidencia de la Nación. Como se esperaba, Bullrich, de Juntos por el Cambio, arriesgó más después de la mala imagen que dejó en el primer round; y Massa, de Unión por la Patria, recibió la embestida simultánea de los cuatro rivales que no habían aprovechado todo el potencial de daño que tenían los escándalos de Insaurralde y de “Chocolate” Rigau. Y Milei sufrió más que en la anterior competencia. De izquierda a derecha. Schiaretti y Bullrich mejoraron, Milei empeoró, Bregman tuvo el mismo desempeño y Massa enfrentó una fuerte embestida conjunta de sus rivales Para analizar el desempeño de los candidatos, Infobae convocó a Augusto Reina, consultor político y director de PulsAr; a Federico Aurelio, de Aresco-Julio Aurelio; y al analista Sergio Berensztein. Además, se incorporó las opiniones sobre el debate del experto en comunicación política Mario Riorda. Antes del análisis caso por caso, es oportuno incluir las miradas generales de los expertos sobre lo que ocurrió anoche en la Facultad de Derecho de la UBA. “Fue muy distinto al primer debate. Hubo una búsqueda más intensa a Javier Milei, tanto de Patricia Bullrich como por el lado de Sergio Massa, como por el lado de Myriam Bregman”, explicó Reina. El director de PulsAr comandó la noche del domingo un equipo de 140 profesionales que monitorearon las reacciones en redes sociales del debate. Al respecto, afirmó que registraron con Pulsar que “dos de las tres frases de mayor rechazo fueron de Javier Milei, sobre todo las que hablan sobre el cambio climático, que tuvieron un rechazo unánime de todos los segmentos de votantes”, mientras que los candidatos que “tuvieron mejor resultado sobre todo entre el público abstencionistas fueron Schiaretti, Bregman y Patricia Bullrich”. En tanto, Sergio Berensztein subrayó que hubo “un cambio importante en lo actitudinal en casi todos los casos. Se vieron actitudes mucho más definidas de ir a buscar el debate, de ir a buscar la confrontación, de plantear incluso mano a manos fuertes. Son situaciones que en el primer debate no tuvimos”. A su turno, Federico Aurelio planteó que “de la misma manera que el domingo pasado, los dos que tenían más desafío, que eran Massa y Milei, habían salido airosos, en este domingo la que tenía más desafíos era Bullrich, porque era la que había tenido un desempeño más pobre”. “No es fácil quién fue el mejor y el peor. Si nos basamos desde la óptica de la intención de voto no creo que nada se haya modificado, porque me imagino que los votantes de cada uno deben considerar que su candidato fue el mejor”, explicó. Milei, Bregman y Massa. Escenas de debate explícito en la Facultad de Derecho. Y agregó el titular de Aresco-Julio Aurelio: “De la que se esperaba que actuara con más firmeza, teniendo en cuenta que es la que necesitaba crecer en su intención de voto, tuvo una actuación con mucho más fuerza, siendo mucho más Bullrich. Habrá que ver si tiene o no efectos electorales, pero seguro le genera más satisfacción a ella, a todo su equipo y al votante de Cambiemos. Se puede generar algún nivel de reflexión del votante de Cambiemos que se fue para Milei”. En tanto, Riorda advirtió que “la Teoría Dramática de la Comunicación tiene un concepto llamado ‘libreto recíproco preestablecido’, esto es, hay roles sociales que se esperan de cada quien. En debates, si estos roles son esperados, si las estrategias los satisfacen, lo que no hay es cambio. Lo previsible se confirma”. Además, resaltó que hubo “poco cambio en Milei, en Massa -aunque algo más incisivo en réplicas, mucho cambio en Bullrich, más dura y más suelta en réplicas, Schiaretti fue más incisivo en réplicas y algo menos de Córdoba y poco cambio en Bregman”. PATRICIA BULLRICH Patricia Bullrich mejoró su performance respecto al debate de Santiago del Estero Augusto Reina: “Patricia Bullrich necesitaba un poco más de notoriedad y claramente la tuvo. Se notó, sobre todo entre los propios votantes, que tuvieron en redes sociales una media más alta que los debates anteriores, con mucho más entusiasmo en término de lo que la vez pasada hizo Sergio Massa. Ella esta vez reforzó la identidad partidaria, movilizó y generó un poco más de entusiasmo”. Te puede interesar:Segundo debate presidencial: Bullrich endureció su discurso, Massa recibió críticas por la economía y Milei tuvo un traspié “Lo que trató de hacer es cercar un poco su electorado para que no tenga más filtraciones ¿Qué impacto puede tener el debate sobre intención de voto? No se puede dimensionar cómo impactó en el votante abstencionista o que votó en blanco. Bullrich logró una centralidad que en el debate anterior claramente no tuvo. No creo que sea suficiente lo que pasó en el debate para revertir una tendencia. Pero es mejor que lo que había hecho en el anterior debate”. Sergio Berensztein: “A Patricia Bullrich se la vio con una vocación más ofensiva, más decidida. Encaró la noche yendo a buscar sobre todo a Massa, pero también a Milei. Estuvo rápida al decir ‘nosotras

Ganadores y perdedores del segundo debate presidencial, según la mirada de cuatro expertos Leer más »

Milei busca capitalizar el escándalo de Insaurralde y hará una recorrida en Lomas de Zamora antes de las elecciones

Infobae .- El candidato a presidente y sus armadores aseguran que el caso que involucra al ex funcionario bonaerense afectó las adhesiones de Kicillof y podría apuntalar tanto la boleta nacional como la de Píparo a nivel local Mientras el kirchnerismo baja la propaganda oficial con la cara de Martín Insaurralde de las carteleras de Lomas de Zamora, el candidato presidencial de La Libertad Avanza, Javier Milei se prepara para desembarcar en el distrito que quedó en el ojo de la tormenta en plena campaña, desde que la modelo Sofía Clerici publicó una serie de fotos y videos con el intendente en uso de licencia en un ostentoso barco en Marbella. Muy cerca de las elecciones generales, el candidato a presidente intentará apuntalar a sus aspirantes a la intendencia, Antonio Volponi, y a la gobernación, Carolina Píparo, pero principalmente, para mejorar él mismo su intención de voto a nivel nacional y evitar el balotaje. Lomas de Zamora es el segundo distrito más poblado de PBA, sólo por detrás de La Matanza, y una buena performance podría acercar al economista de derecha a cumplir con su principal cometido, ganar en primera vuelta, e inclusive, aunque parece una posibilidad lejana por los resultados que obtuvo Píparo en la PASO, de imponerse en el distrito que gobierna Kicillof. El arribo a la localidad del conurbano sur, probablemente con una nueva caravana, será parte del rally de recorridas que terminó de diseñar para las dos semanas previas a las Generales. En La Libertad Avanza están particularmente entusiasmados. Sus encuestan les indican que el escándalo del ahora ex jefe de Gabinete bonaerense afectó, por primera vez, las adhesiones del gobernador, Axel Kicillof, que busca la reelección y que hasta la semana pasada se mantenía estable en la cima después de ganar la PASO local. “Antes caían Massa y Patricia, y Grindetti no crecía. Pero ahora, con estos golpes, también empezó a bajar Kicillof. Y el dólar descontrolado no ayuda a ninguno que esté vinculado al Gobierno. Hoy vemos un escenario donde ganamos en primera vuelta”, dijo un importante armador bonaerense que suele dialogar con Milei. Los libertarios sienten que prácticamente no tienen competencia. Están convencidos de que se quedarán con la mayor parte de los votos que pierda el kirchnerismo en la Provincia de Buenos Aires, y descartan de lleno que también pueda verse beneficiada la otra gran coalición opositora, Juntos por el Cambio. “Somos los únicos que salimos totalmente airosos, tanto con lo de Insaurralde como con Chocolate”, dijo un armador. La ex pareja de Insaurralde, Jesica Cirio, se llevó toda la atención durante su entrevista para explicar su visión sobre el escándalo del viaje a Marbella Se refería a la causa que investiga el supuesto manejo irregular de fondos de la Legislatura, que se desencadenó a partir de que trascendiera un video que muestra cómo un puntero del PJ, Jorge “Chocolate” Rigau, retiraba millones de pesos con 48 tarjetas de débito pertenecientes a empleados legislativos en un cajero automático. Ese caso afecta especialmente al presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín, delfín de Insaurralde en la pelea por la intendencia. Mientras más se complican las carreras de los aliados de Máximo Kirchner, mayor luz ven los libertarios para derrotarlos en el distrito y sumar adhesiones a nivel provincial y nacional. Mientras tanto, el caso Insaurralde-Clerici crece y se ramifica a medida que avanza la investigación en la Justicia. El funcionario se vio obligado a renunciar a su candidatura como primer concejal, además de dejar el cargo de jefe de Gabinete provincial (aunque mantiene su lugar en la intendencia, con uso de la licencia que pidió en 2021 para reemplazar al amigo de Kicillof, Carlos Bianco). Además, la Justicia ordenó levantar el secreto fiscal y bancario tanto del funcionario como de la modelo. Y la ex pareja de Insaurralde, Jésica Cirio, dio una larga entrevista que se llevó toda la atención en el mediodía del viernes. No parece que las repercusiones de las fotos vayan a disminuir y probablemente el tema continúe en el centro de la agenda pública. El encargado de preparar la bajada al territorio lomense es Sebastián Pareja, el principal armador de las campaña bonaerense junto a la hermana del candidato, Karina Milei, que conoce a fondo la localidad donde se crió y militó. Los estrategas de la fuerza de derecha que es el momento ideal para apuntalar al candidato a intendente libertario, Volponi, importante empresario gastronómico del distrito, que integra la agrupación La Julio Argentino y se postula al cargo por primera vez. +, cerca de Milei lo suman a la lista de los poquísimos bastiones peronistas donde LLA cree que tiene chances de meter un intendente (hasta ahora solo mencionaban a Oscar Liberman, de Bahía Blanca). Las fotos de Insaurralde con la modelo Sofía Clerici se conocieron el sábado pasado y desataron una crisis política en Lomas de Zamora Milei irá a Lomas luego de que el ex concejal lomense de LLA, Víctor Guzmán, denunciara en una entrevista de radio que la lista libertaria municipal se armó en acuerdo con el peronismo, una acusación que en el espacio de derecha negaron. “No hubo absolutamente ninguna relación. Antonio (Volponi) se ha tenido que comer miles clausuras de sus locales justamente porque no tenía nada que ver con Insaurralde. Antes de nosotros nunca se había metido en política”, dijo un referente bonaerense de las filas libertarias. Otro dirigente que responde a Milei recordó, para contrarrestar las acusaciones, que el candidato a intendente de JxC, Guillermo Viñuales, fue durante años jefe de Gabinete de Insaurralde, antes de pasarse a la fuerza opositora. “En este momento, todo le resta al oficialismo y a Cambiemos, y todo nos suma a nosotros”, se envalentonó. El desembarco en Lomas no será inmediato. Milei irá después de mostrarse por primera vez con su reciente pareja, Fátima Florez, en la primera emisión del nuevo ciclo del programa de Mirtha Legrand -el sábado-; de participar en el segundo y último tramo del debate presidencial -el domingo-; y de visitar otros distritos del conurbano y del interior de la Provincia. El esquema de recorridas para el escaso período que resta antes de los comicios incluye, en principio, a Pergamino, Junín, Chivilcoy y Lanús. Pero la fecha exacta para

Milei busca capitalizar el escándalo de Insaurralde y hará una recorrida en Lomas de Zamora antes de las elecciones Leer más »

Scroll al inicio